Enlaces de accesibilidad

Mandan a la cárcel a expresidente salvadoreño


Agentes de la Policía Nacional Civil custodian al expresidente de El Salvador Francisco Flores (c) durante su traslado a una celda policial hoy, viernes 19 de septiembre de 2014, en San Salvador.

Francisco Flores huía de la justicia y tenía una difusión roja de la Interpol y orden de captura desde mayo por los delitos de malversación de fondos públicos y enriquecimiento ilícito.

Fuerzas especiales de la policía trasladaron el jueves al ex presidente Francisco Flores a los calabozos de la División Antinarcóticos, donde esperará la audiencia inicial en los tribunales de justicia para responder los delitos de malversación de fondos públicos y enriquecimiento ilícito por unos 15 millones de dólares.

Flores es el primer ex presidente salvadoreño que es enviado a la cárcel.

El ex mandatario, que vestía camisa blanca y una chaqueta, salió caminando de su casa, con las manos esposadas, fue introducido en un vehículo del Grupo de Reacción Policial y trasladado al cuartel de la División Antinarcóticos donde permanecerá hasta noviembre cuando inicie el juicio.

El expresidente salvadoreño Francisco Flores (i) es trasladado a una celda policial.
El expresidente salvadoreño Francisco Flores (i) es trasladado a una celda policial.



La Cámara Primera de lo Penal revocó la víspera el arresto domiciliario y ordenó que fuera enviado a una cárcel del sistema público.

Flores huía de la justicia salvadoreña y tenía una difusión roja de la Interpol y orden de captura desde mayo.

El juez de instrucción, Levis Italmir Orellana, ordenó el 5 de septiembre que el expresidente, de 54 años, fuera puesto bajo arresto domiciliar luego de que se presentara sorpresivamente en los tribunales para responder a las acusaciones en su contra tras estar prófugo durante cinco meses, pero un tribunal superior revocó la decisión.

La resolución de la Cámara Primero de lo Penal, firmada por los magistrados Guillermo Arévalo Domínguez y Carlos Sánchez, indica que aún persiste el peligro que el exmandatario se fugue.

Dicen que el expresidente no ha justificado de manera razonable y objetiva los motivos que le impidieron asistir al llamamiento de la justicia, y por ende su evasión no se encuentra justificada.

Los magistrados también señalan que el haber huido sin que lo pudieran capturar durante cinco meses, demuestra que hubo "una necesaria red de apoyo", que le permitió permanecer oculto y también presentarse de manera inesperada, rebasando los controles normales de las autoridades.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG