Enlaces de accesibilidad

Brasil moviliza tropas a la frontera con Argentina y Paraguay


Unos 10 mil soldados brasileños fueron enviados a patrullar las fronteras con Argentina y Paraguay.

Junto a soldados también han sido desplegados en la zona barcos y aviones de combate según el gobierno brasileño para combatir el contrabando y el narcotráfico.

Las fuerzas armadas de Brasil han movilizado tropas, barcos y aviones para vigilar las zonas limítrofes con Argentina y Paraguay con la finalidad de combatir actividades ilícitas como el contrabando y el tráfico de drogas.

Además de 10 mil soldados, la denominada Operación Ágata 5 incluye la participación de al menos 30 barcos en los afluentes que forman la cuenca del río de la Plata, y de cazas F-5 para patrullar áreas limítrofes que comprenden desde Río Grande do Sul, Santa Catarina, Paraná hasta Mato Grosso do Sul.

"Es una operación transfronteriza que pretende, sobre todo, la represión de la delincuencia", dijo a la BBC el ministro de Defensa brasileño, Celso Amorim.

Fuentes militares detallaron que la operación se lleva a cabo en tres frentes: acción directa contra el crimen, apoyo a otras agencias gubernamentales, y también a personas que viven en la región.

De acuerdo con el diario digital argentino Infobae, la movilización militar de Brasil es vista con recelo por los países vecinos.

En recientes declaraciones a la publicación, Amorim precisó que “los objetivos (de las operaciones Ágata) son varios: narcotráfico, contrabando, minería ilegal en la Amazonía”.

Pero también dijo que siendo una de las siete grandes economías del mundo, Brasil tiene que tener un poder militar disuasivo frente a amenazas, aunque no provenientes de América del Sur.

“Para garantizar la paz y proteger nuestros recursos tenemos que asegurar la disuasión ante posibles amenazas externas”, precisó.

No es la primera vez que Brasil moviliza tropas a zonas fronterizas. En abril pasado, unos 35.000 efectivos militares fueron enviados al borde limítrofe con Bolivia, después de que colonos brasileños denunciaron incursiones violentas de soldados bolivianos en la región que separa los departamentos de Pando y Acre.

De acuerdo con la versión de los colonos, los soldados coparon viviendas, mataron ganado y maltrataron a los pobladores. Desde 2006 hay tensión entre los dos países, luego de que el presidente boliviano Evo Morales decretó que en una franja de 50 kilómetros a lo largo de la frontera no puede haber propiedades de extranjeros.
XS
SM
MD
LG