Enlaces de accesibilidad

La Nación: nexos Argentina-Irán doblemente cuestionables


Familiares de las víctimas del atentado en 1994 contra la mutualista judía AMIA frente al Parlamento argentino, en Buenos Aires.

Un artículo publicado por el diario argentino La Nación enfoca la penetración iraní en América Latina y el acercamiento de la presidenta Cristina Fernández con el régimen de Teherán.

El memorando de entendimiento suscrito con Irán por el gobierno de Argentina no es un caso de acercamiento aislado en América Latina, según destaca este viernes un artículo publicado en Buenos Aires por el diario La Nación.

Sin embargo, el periódico destaca que a diferencia de otros países de la región que también han estrechado vínculos con el régimen iraní, Argentina es el único de ellos que sufrió un atentado terrorista “en carne propia”, en referencia al atentado de 1994 contra la mutual judía en Buenos Aires, la AMIA, en el que están implicados funcionarios iraníes.

Además está el hecho, señala, de que “nuestra política exterior tradicionalmente ha hecho de los derechos humanos y la no proliferación banderas fundamentales, y la Argentina, como ningún otro país de América Latina, ha tenido una política activa y responsable en el largo conflicto que afecta esa región (Oriente Medio)”.

El artículo pasa revista a los fuertes nexos de Irán con Ecuador, Bolivia y “sus lazos más profundos” con Venezuela, y a propósito cita que “(Hugo) Chávez realizó nueve visitas oficiales a Irán desde el inicio de su primera presidencia mientras que (Mahmud) Ahmadinejad ha visitado Venezuela seis veces”.

También alude a las tres visitas que el gobernante iraní ha hecho a Bolivia, las dos del presidente boliviano Evo Morales a Irán, de quien se conoce el apoyo al programa nuclear de Teherán—destaca—, y pone de relieve en adición la gira de Ahmadinejad el año pasado por Venezuela, Nicaragua, Cuba y Ecuador .

Para La Nación “cabe notar que la relación con Irán para algunos de estos países llegó a ser priorizada por sobre el proyecto de unidad latinoamericana” y pone de ejemplo la votación en la Asamblea General de Interpol de 2007, relativa las órdenes de captura de cinco ex funcionarios iraníes sospechosos en el caso de la AMIA.

Se trata, dice, de “un tema claramente central para nuestro país. Allí Brasil se abstuvo y Venezuela se ausentó, mientras que Nicaragua y Cuba votaron a favor de Irán”.

El diario resalta que el afianzamiento de relaciones con Irán se da dentro de los simpatizantes del "eje bolivariano" y no entre los países de la Alianza del Pacífico que “apuestan a consolidar su institucionalidad y su crecimiento mirando hacia Occidente y Asia”.

Luego precisa que lo más preocupante es que “parte de América Latina no está necesariamente incómoda por el hecho de estrechar relaciones con un país, como el Irán actual, que ha sido duramente censurado en materias de derechos humanos, calidad institucional y no proliferación nuclear por el Consejo de Derechos Humanos, la OIEA y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”.

El artículo concluye que “encarar negociaciones formales con un Irán sospechado de promover el terrorismo por nuestra justicia y por otros países, es más riesgoso para la Argentina que para sus vecinos porque se da en un área muy sensible, relacionada con la paz y la seguridad”.
XS
SM
MD
LG