Enlaces de accesibilidad

Asesino de 192 niños permanecerá en Colombia


La Corte Suprema de Justicia de Colombia negó la extradición a Ecuador del asesino de niños y abusador sexual, Luis Alfredo Garavito, de 55 años, quien cumple en Colombia una condena de 40.

Luis Alfredo Garavito
Luis Alfredo Garavito
Garavito fue detenido el 21 de abril de 1999 en Villavicencio, ciudad de Colombia, por iniciativa del Cabo de la Policía Pedro Barbativa, aunque fue solo tres meses después que la Fiscalía colombiana supo quién era realmente: el violador de 200 niños entre 1980 y 1992. Y a partir de ese año el asesino de 192 infantes, en Colombia y Ecuador.

“Los sucesos por los cuales es requerido el señor Garavito Cubillos en el Ecuador constituyen cosa juzgada, teniendo en cuenta que los específicos hechos que allí se le imputan, fueron objeto de investigación y juzgamiento por parte de las autoridades judiciales de Colombia”, aclaró el Tribunal.

El magistrado ponente, José Leonidas Bustos, añadió que esa circunstancia “inhibe la realización de un nuevo juicio y torna improcedente la extradición”. Esta decisión se da luego de que Ecuador hubiera solicitado a Garavito para hacerlo cumplir una pena de 22 años por violación y asesinato de dos niños.

La senadora Gilma Jiménez (del Partido Verde), conocida por su activismo en favor de los derechos de la niñez, realizó varias campañas de movilización (donde se involucraron medios de comunicación de Ecuador) con el fin de animar al gobierno ecuatoriano a solicitar la extradición de Garavito. Ahora está indignada con la decisión y comenta desde Colombia. “Lamentablemente la Corte Suprema de mi país decidió no autorizarla, con el argumento de que ya había sido condenado por esos delitos en Colombia. Un asunto que me parece un poco extraño de entender porque los crímenes que cometió (Garavito) fueron en territorio ecuatoriano”.

Jiménez quiere acudir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para que revise el caso “porque no nos podemos resignar a que un individuo de alta peligrosidad, que le causó tanto daño a niños en Colombia y Ecuador, pueda quedar libre. La única alternativa que teníamos, desde el punto de vista legal, era lograr esa extradición. Estamos haciendo unas averiguaciones para ver si logramos restablecer ese instrumento de la justicia”.

Luis Alfredo Garavito vive confinado en una pequeña celda de una cárcel de máxima seguridad de Valledupar, aislado de los demás reclusos, y la noticia el año pasado de que podría salir libre en pocos años por “rebaja de penas” debido a buena conducta, causó conmoción en Colombia. En 2006 Garavito le hizo una confesión al periodista Guillermo Prieto que espantó por su cinismo. “Como dice un dicho popular, sobre la leche derramada ya no se debe llorar, ya lo hecho, hecho fue y no me voy a poner a martirizarme”. Las madres de los 192 niños asesinados no dirían lo mismo.
XS
SM
MD
LG