Enlaces de accesibilidad

Nerviosismo en Perú y Chile por próximo fallo


Jornada previa al fallo de la Haya por disputa marítima entre Chile y Perú

La Corte de la Haya definirá este lunes la suerte del territorio marítimo en disputa entre ambos países.

El fallo que sellará la suerte de 38,000 kilómetros cuadrados de mar que Perú reclama como suyos, y que hoy pertenecen a Chile, tiene a peruanos y chilenos con los nervios de punta.
La disputa se centra en un triángulo marítimo que se extiende hasta el límite de 320 kilómetros (200 millas) de aguas, que incluyen 19 kilómetros (12 millas) de mar territorial y 300 kilómetros (188 millas) de una de las zonas de explotación marítima más rica del mundo.
La pretensión de Perú es que su frontera marítima se base sobre un trazado perpendicular desde el sitio donde nace la frontera, en tierra. Chile dice que esa frontera debe ser una extensión trazada en una línea paralela.
Los peruanos han visto cómo viejos rencores se han reavivado porque Perú perdió, en una guerra contra Chile que data de finales del siglo XIX, las provincias de Arica, Iquique y Bolivia perdió Antofagasta. A Perú la guerra los dejó sin la extensión de mar que hoy reclaman mientras que despojó a Bolivia de su salida al mar.
Pero hay mucho más en juego que el honor: la posibilidad de que los pescadores peruanos exploten un mercado de unos 200 millones de dólares por la pesca de unas 250.000 toneladas principalmente de una especie de anchoa, ingrediente principal de harina de pescado, según Richard Inurritegui, director de la Sociedad Nacional de Pesquería.
Jornada previa al fallo de La Haya por disputa marítima entre Chile y Perú
Jornada previa al fallo de La Haya por disputa marítima entre Chile y Perú
A su vez, miles de pescadores chilenos perderían su fuente de trabajo si no pueden explotar esa zona marítima, lo que a su vez afectaría a comerciantes, limpiadores de pescados y feriantes, y a sus respectivas familias.
También sufrirían empresas como Corpesca, del puerto chileno de Arica, la segunda exportadora mundial de harina de pescado después de Perú, productora de aceites y de Omega 3, que extrae entre el 70% y 80% de sus recursos en el área en disputa.
Si Chile pierde, "Corpesca se va, porque la pesca industrial ya está muy disminuida respecto a los volúmenes de pesca de los otros años", afirmó al diario Financiero Sergio Giaconi, gerente general de una empresa pesquera de Arica.
La organización que agrupa a los grandes empresarios pesqueros chileno dijo a la AP que no se pronunciará hasta después del fallo.
En medio de todo este nerviosismo, en las ciudades fronterizas de Arica (Chile) y Tacna (Perú) reina la calma pese a que los efectos de la sentencia, que se emitirá el próximo lunes 27 de enero, se sentirán allí con más fuerza.
En la actualidad, ambas ciudades se benefician una de la otra y en los últimos años ha crecido el intercambio comercial, turístico y gastronómico. El comercio anual bordea los 4.300 millones de dólares, comparado con los 500 millones de dólares de 2006, cuando se firmó un acuerdo de comercio bilateral.
Las inversiones peruanas llegaron a 11.000 millones de dólares en 2013 y las chilenas crecieron a 13,5 millones de dólares, según la oficina de Pro Chile en Lima.
Desde Arica zarpan los pescadores que trabajan y explotan la zona en disputa mientras que Tacna, ubicada a 56 kilómetros, recibe a diario miles de visitantes chilenos que van en busca de mercancías más baratas.
En Tacna, el hospital Solidaridad puede llegar a atender un día cualquiera a un 60% de pacientes provenientes de Chile mientras que el puerto chileno necesita a los trabajadores temporales peruanos que trabajan en el valle de Azapa en construcción y servicios, dijo José Tomás Vicuña, director de la oficina de Arica Ciudadano Global, que trabaja con migrantes.
El alcalde de Arica, Salvador Urrutia, dijo que a diario cruzan la frontera, en ambos sentidos, unas 5.000 personas por el paso fronterizo de Chacalluta. En ocasiones especiales, como los fines de semana se triplican y sextuplican cuando se juntan varios días feriados consecutivos.
Sea cual sea el fallo, "es posible que haya algunas alteraciones en la frontera, que es la frontera más dinámica de Chile... Y es posible que se produzcan desórdenes o manifestaciones o agresiones en un lado o en el otro", opinó el sociólogo y director del Instituto de Estudios Estratégicos y Seguridad Internacional de la Universidad La Republica, Raúl Sohr.
"Pero cualquier situación va a ser muy transitoria y creo que en muy poco tiempo van a volver a donde estábamos antes del fallo", agregó. "En general las relaciones entre las comunidades de Arica y Tacna son muy buenas y ambas partes se benefician mucho de esta relación".
Soledad Musaja, una peruana de 40 años radicada en Arica desde hace 12 años, con su esposo y tres de sus cuatro hijos, no vislumbra problemas. "Tengo bastante apoyo, tengo amistades chilenas. Nos sentimos protegidos por ellas, por sus palabras, nos alientan", dijo Musaja.
"Los peruanos radicados acá vivimos tranquilos", añadió la mujer, cuya hija Leyla, de 19 años, nacida en Perú, estudia ingeniería en sistemas en la Universidad chilena de Tarapacá, con una beca. "Esto (el diferendo) es una cuestión política, no creo que vaya más allá. (Va a ser) cosa de días y va a cesar".
Por las dudas, el ministro del Interior chileno, Andrés Chadwick, dijo que esperará la lectura del fallo en Arica por si surgen "el control de la frontera debiera estar de la mejor forma garantizada" si surgen situaciones donde la seguridad ciudadana y el orden público se ven afectados.
"Acá hay una relación de ciudad fronteriza, el ambiente está bien tranquilo, no hay discursos nacionalistas o contrarios a los peruanos", declaró a la AP Vicuña.
Opinó que en Arica tiene una conexión muy fuerte con Perú. "Hay una relación que va más allá del fallo, y hay muchos rasgos peruanos que se ven en la comida, la cultura, los colores, la música", sostuvo.
El presidente de Chile, Sebastián Piñera (i), saluda al presidente de Perú, Ollanta Humala (d)
El presidente de Chile, Sebastián Piñera (i), saluda al presidente de Perú, Ollanta Humala (d)
Los presidentes de ambos países, el chileno Sebastián Piñera y el peruano Ollanta Humala, se han comprometido a acatar el fallo de La Haya.
No obstante, hay quienes no parecen dispuestos a hacerlo si los perjudica.
Luego de destacar que la zona en disputa "es donde hacemos el 90% de nuestra pesca extractiva, tanto la artesanal como la industrial", Alberto Olivares, 61 años, presidente de Tripulantes Artesanales de Arica, dijo a la AP que "hay que ver si nuestras autoridades acatan un fallo que nosotros no queremos que se acate".
Olivares señaló que "ellos (los tacneños) están conscientes que si nosotros no vamos, ellos no viven".
"Por mucha historia que nos puedan decir, a nosotros no nos van a convencer", añadió Olivares, que parece desconocer que el fallo de La Haya es inapelable. "Todavía tengo trigo (fuerza) para muchas cosas, pero en tierra yo no voy a servir, yo sirvo para la mar porque ese es mi mundo", enfatizó.
Dijo que de perder Chile, los pescadores y muchos otros ariqueños caminarán pacíficamente hacia la catedral de San Marcos: "Los triunfos y las derrotas siempre las hemos celebrado ahí".
XS
SM
MD
LG