Enlaces de accesibilidad

OTAN se refuerza ante amenaza de Rusia que ha ordenado "disparar a matar"


Prorrusos armados y vestidos con trajes militares posan en lo alto de un tanque en Sláviansk, en la región de Donetsk (Ucrania), hoy, miércoles 16 de abril de 2014.

La OTAN calcula que Rusia congregó unos 40.000 soldados junto a la frontera oriental de Ucrania y podría invadir partes del país en pocos días si lo deseara

La OTAN está reforzando su presencia militar en su frontera oriental en respuesta a la agresión de Rusia a Ucrania, dijo el miércoles el jefe de la alianza militar.

El secretario general Anders Fogh Rasmussen dijo que los aviones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte realizarán más vuelos sobre la región del Báltico y barcos de guerra de la alianza serán emplazados en el Mar Báltico, en el este del Mediterráneo y en otros lugares de ser necesario.

"Tendremos más aviones en el aire, más barcos en el agua y más preparación en tierra", dijo Fogh Rasmussen a los reporteros en Bruselas, pero sin dar cifras precisas.

Moscú debe aclarar que "no respalda las acciones de violencia de milicias bien armadas o de separatistas prorrusos" en el este de Ucrania, agregó.

Los miembros orientales de la OTAN -incluyendo Lituania, Estonia, Letonia y Polonia- se pusieron nerviosos tras la anexión de la península ucraniana de Crimea por parte de Rusia, y pidieron una mayor presencia disuasoria militar ante los avances rusos.

Agregó que la medida de la OTAN consiste en "disuasión y desescalada" ante la conducta agresiva de Rusia.

El jefe de la OTAN no mencionó el Mar Negro -que Rusia consideraría una agresión directa pese- a que Bulgaria, Rumania y Turquía, miembros del bloque, bordean ese mar. Empero, insistió que "habrá más de ser necesario".

La OTAN calcula que Rusia congregó unos 40.000 soldados junto a la frontera oriental de Ucrania y podría invadir partes del país en pocos días si lo deseara. Fogh Rasmussen pidió a Moscú que repliegue esas fuerzas.

La alianza de 28 naciones suspendió ya la mayor parte de la cooperación y conversaciones con Moscú. Estados Unidos envió cazas de combate a Polonia y los países del Báltico, y realiza vuelos diarios de vigilancia con aviones AWAC sobre Polonia y Rumania.

Las fuerzas ucranianas y los militantes prorrusos seguían alimentando la tensión este miércoles en el este del país, donde se vieron vehículos blindados de ambos bandos, 24 horas antes e una reunión en Ginebra para intentar encontrar una solución diplomática al conflicto.

Un periodista de la AFP vio al menos seis vehículos blindados y tres tanques ligeros, algunos con banderas rusas, llenos con hombres armados y con trajes de camuflaje que aparcaron en el centro de Slavyansk, una de las ciudades de la región donde la situación es más tensa.

El gobierno de Ucrania confirmó que seis blindados ucranianos habían sido "capturados por extremistas".

Según la prensa rusa se trata de soldados ucranianos que habrían decidido unirse a los insurgentes, aunque las autoridades de Kiev aseguraron a la AFP que no faltaba ningún vehículo militar.

En la cercana ciudad de Kramatorsk otro reportero de la AFP vio una columna de 14 vehículos blindados de las fuerzas ucranianas, aunque los manifestantes prorrusos impedían su avance.

En el cielo de ambas ciudades también se vieron pasar aviones militares.

En Donestk, una veintena de hombres armados y encapuchados entraron en el ayuntamiento. Desde el 6 de abril los separatistas ocupan la sede de la administración regional en esta ciudad.

En total los separatistas ocupan edificios públicos en al menos diez ciudades de la región.

La exhibición de fuerza de ambos bandos llega 24 horas antes de la reunión prevista el jueves en Ginebra, donde representantes de Rusia, Ucrania, la Unión Europea y Estados Unidos intentarán buscar una salida a este conflicto que se ha convertido en el más grave entre Moscú y Occidente desde la Guerra Fría.

Enfrentamientos

El primer ministro de Ucrania acusó este miércoles a Rusia de estar construyendo un nuevo "muro de Berlín" y dijo pedirá a Moscú que deje de apoyar a los separatistas.

"El ministro ucraniano de Relaciones Exteriores sólo tiene una directiva, retirar de inmediato sus comandos, condenar a los terroristas y pedirles que abandonen las instalaciones" que ocupan, afirmó Arseni Yatseniuk.

Los servicios de seguridad (SBU) de Kiev afirmaron además que los comandantes separatistas que actúan en el este tienen órdenes del Kremlin de "disparar a matar" y aseguraron que los agentes son los mismos que actuaron en Crimea.

Por su parte el ministro de Defensa, Mijailo Koval, viajó este miércoles al este para hacer un "informe" sobre lo que ocurre.

Rusia pide una "federalización" del país, que daría una gran autonomía a las regiones del este, pero Kiev rechaza esta solución por miedo a que sea el primer paso hacia una disolución del país.

El martes las autoridades de Kiev lanzaron una "operación antiterrorista" y enviaron veinte tanques a Slaviansk, bajo control de comandos armados prorrusos, una operación condenada por Moscú pero que tiene el apoyo de Estados Unidos.

Se trata de la respuesta más firme hasta ahora del gobierno de Kiev, al que el presidente ruso Vladimir Putin acusó el martes de instigar una "guerra civil" durante una conversación con la jefa del gobierno alemán Angela Merkel.

El gobierno interino ucraniano, que tras la destitución de Yanukovich tiene la misión de organizar unas elecciones el próximo 25 de mayo, no ha logrado hasta ahora controlar la situación en el este de este país de 46 millones de habitantes donde conviven ucranianos y rusos.

Las autoridades temen que se repita lo que pasó en Crimea, un península de mayoría rusa que fue tomada primero por comandos prorrusos y luego anexada a Rusia tras un referéndum considerado ilegal por los occidentales.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG