Enlaces de accesibilidad

En el 2016 Ortega va a otra reelección


Daniel Ortega fue candidato de su partido en 1984, 1990, 1996, 2001, 2006 y 2011 y se prepara para el 2016.

Políticos nicaragüenses entrevistados por el diario español ABC sostienen que el gobernante sandinista tiene afanes totalitarios y sigue el modelo de los sistemas dictatoriales.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se ha convertido en el mandatario con más poder en la historia del país y sus intenciones son las de perpetuarse en el cargo, según un artículo que publica este miércoles el diario español ABC.

Firmado por su corresponsal en Managua, el artículo subraya que reelecto apenas hace 10 meses como gobernante, Ortega hace nuevos planes para presentarse como candidato a la presidencia de la República en las próximas elecciones.

Su esposa, la primera dama Rosario Murillo, agrega, aclaró que Ortega llegó al poder para quedarse cuando dijo en un encuentro con miembros de su partido que “el comandante Daniel tiene que ganar las elecciones en el 2016”.

Tras haber formado la primera junta de gobierno de la Revolución Sandinista en 1980, ser elegido presidente en 1984 y derrotado por Violeta Chamorro en 1990 –precisa--, en el año 2007 se las arregló para tomar el poder “gracias a la fragmentación de la oposición”, y a pesar de “existir una prohibición constitucional contra la reelección”.

ABC destaca que Ortega jamás cedió la nominación presidencial a otros sandinistas que terminaron expulsados por retar su candidatura vitalicia, y fue “candidato de su partido en 1984, 1990, 1996, 2001, 2006 y 2011 y se prepara para el 2016”.

El diputado nicaragüense ante el Parlamento Centroamericano Mauricio Díaz dijo al diario que la intención de Ortega siempre ha sido “afianzarse en el poder a toda costa e instaurar un sistema dictatorial en el que se confunden nuevamente los intereses personales, con el del partido y el gobierno”, al estilo de “los viejos esquemas fascistas”.

Pero no sólo los partidos de derecha critican al presidente, dice el periódico, que cita a la excomandante sandinista Dora María Téllez, quien señaló que las declaraciones de Rosario Murillo anunciando una nueva reelección de Orega “viene a confirmar un proyecto fascista” y un “afán totalitario”.

Otro que se expresó en similares términos es el exembajador nicaragüense en EE.UU. Carlos Tûnnerman, quien dijo que la familia Ortega-Murillo sigue las pautas de viejas dictaduras. “Estamos viendo ---apuntó-- una reedición más grave aún que la dinastía de los Somoza”, además de reiterar que la reelección del presidente en noviembre pasado fue ilegal y fraudulenta.

El diario puntualiza que pocos en Nicaragua dudan de que Ortega consiga reelegirse porque “no hay una oposición capaz de cerrarle el paso a su pretensión y gracias al control que ejerce en todos los poderes del Estado, además de la fabulosa asistencia económica que le presta su homólogo venezolano Hugo Chávez”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:27 0:00
XS
SM
MD
LG