Enlaces de accesibilidad

México despide a fotoperiodista asesinado


Familiares y compañeros de trabajo despiden al fotoperiodista Rubén Espinosa, en Ciudad de México.

"Tú eras ojos para todos. Hoy seremos tu voz, que no dejará de exigir justicia", se leía sobre un cartel colocado junto a la tumba del fotoperiodista mexicano Rubén Espinosa.

Familiares, amigos y colegas despidieron el lunes al reportero gráfico Rubén Espinosa, asesinado el viernes junto a cuatro mujeres en Ciudad de México, mientras organizaciones internacionales como la ONU exigen el esclarecimiento de este crimen precedido de amenazas y agresiones contra el fotógrafo.

El funeral del fotoperiodista de 31 años se desarrolló entre flores blancas en la capital mexicana, donde unas 70 personas, incluida su novia y familia, se dieron cita para darle el último adiós, dijo hoy la agencia AFP.

"Tú eras ojos para todos. Hoy seremos tu voz, que no dejará de exigir justicia", se leía sobre un cartel colocado junto a la tumba, donde sus colegas más cercanos, en llanto, alzaron sus cámaras fotográficas al aire.

Espinosa trabajaba para AVC Noticias de Veracruz y era corresponsal de la crítica revista Proceso y de la agencia Cuartoscuro.

Era "un joven inquieto, muy alegre, con muchas ganas de trabajar", rememoró Pedro Valtierra, director de Cuartoscuro, en entrevista con Radio Fórmula.

Espinosa fue asesinado de un balazo en la cabeza en una vivienda de un barrio de clase media de la capital. Junto con él fueron ultimadas cuatro mujeres, una de ellas empleada del servicio doméstico, una joven que se presume es colombiana y dos mexicanas, una de ellas identificada como la activista de Derechos Humanos Nadia Vera.

Espinosa trabajaba hasta hace dos meses en Xalapa, capital de Veracruz, considerado el estado más violento de México para ejercer el periodismo con al menos 11 reporteros muertos desde 2010, cuando se inició el mandato del actual gobernador, Javier Duarte.

"No hay palabras para describir lo que sentimos en este momento, vivimos bajo un sentido de acoso y de inseguridad a través de todo el estado", comentó a AFP durante el funeral Carlos Reyes, otro fotoperiodista de Veracruz.

Varias agresiones, entre ellas una golpiza propinada por policías estatales en 2013 y recientes actos intimidatorios, empujaron a Espinosa a buscar refugio desde principios de junio en Ciudad de México.

"Es lamentable que el periodista fuera asesinado precisamente en Ciudad de México, adonde buscó refugio para resguardar su seguridad física", señaló Gustavo Mohme, presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa.

La repulsa internacional

Para Emmanuel Colombié, responsable del despacho Américas de Reporteros Sin Fronteras (RSF), el caso Espinosa "ilustra la escalada de la violencia en el país", donde este mismo lunes el diario Presente de Poza Rica, también en Veracruz, fue atacado con armas de grueso calibre.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos expresó su "más firme condena" del crimen y aseguró que recibió informes según los cuales "los cinco (asesinados) tendrían marcas de tortura en sus cuerpos, incluyendo de violencia sexual".

"La justicia no se logra con declaraciones, se necesitan resultados", dijo de su lado Amnistía Internacional.

Tras un mutismo de más de 24 horas, el Fiscal de Ciudad de México presentó el domingo un informe en el que afirmó que Espinosa estaba en la capital en busca de "nuevas oportunidades" y deslizó el robo como posible móvil del crimen.

La posición de la Fiscalía "nos ofende", dijo Rafael Rodríguez, director de Proceso, quien estimó que la versión de las autoridades tiene "dos distorsiones".

Primeramente, contemplar el móvil del simple robo "ante la brutalidad y lo atroz del asesinato, tortura, ejecución", y en segundo lugar, "decir que nuestro compañero venía (a la capital) por nuevas oportunidades de trabajo" cuando en realidad "venía explícitamente para refugiarse", abundó Rodríguez a Radio Fórmula.

Este lunes la Fiscalía informó que el equipo de videovigilancia del edificio donde ocurrió el crimen "estaba averiado". La dependencia también localizó un automóvil deportivo que presuntamente era de la colombiana fallecida y que los agresores se habrían llevado después de cometer el crimen.

El gobernador Duarte lamentó el "aberrante" multihomicidio, pero en las redes sociales era señalado por el crimen y la Comisión Nacional de Derechos Humanos anunció que tiene un registro de 15 agresiones a reporteros durante su mandato.

"Hay mucha presión por parte del Gobierno" en Veracruz, denunció bajo anonimato a AFP otro fotoperiodista de ese estado, también desplazado, durante el funeral de su amigo y colega.

Entre las imágenes más populares de Espinosa, que fue portada de Proceso en febrero de 2014, se encuentra una que muestra a Duarte de perfil y con una gorra en la que se lee "gobernador" y una insignia policial. A un lado, el semanario titula: "Veracruz, estado sin ley".

México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo, con constantes amenazas del crimen organizado y algunas veces de autoridades. Según la organización Reporteros Sin Fronteras, suman más de 80 comunicadores muertos y 17 desaparecidos en México desde 2000.

XS
SM
MD
LG