Enlaces de accesibilidad

En Chichén Itzá a la espera del fin del mundo


Un hombre participa el viernes 21 de diciembre de 2012, en un ritual cerca de la pirámide de Kukulkán, en Chichen Itzá (México).

Una multitud de personas se concentró este viernes a la pirámide de Kukulkán, en la zona arqueológica de Chichén Itzá.

La pirámide de Chichén Itzá es una de las más importantes del sureste mexicano, donde se celebran con oraciones y danzas rituales el cambio de era en el calendario maya.

Desde las 5.30 hora local (11.30 GMT), un flujo constante de visitantes, en su mayoría vestidos de blanco, fueron llegando hasta Chichén Itzá, en el Estado de Yucatán, provistos con velas, incienso y hasta copal, una resina utilizada por los mayas que al quemarse da lugar a un intenso olor, y colocándose en grupos para meditar.

Con los hoteles de los alrededores completamente llenos, hubo quien tuvo que acampar en las zonas aledañas para pasar la noche. Antes del amanecer ya había grupos de personas que salían de sus hoteles y recorrieron la distancia que les separaba de las ruinas con velas prendidas.

Procedentes de numerosos países de Europa, Asia y América, los extranjeros eran la mayoría y llamaba la atención la ausencia de grupos de origen maya, cuyos miembros se dedicaban más bien a vender artesanía y recuerdos a los visitantes que a celebrar la nueva era.

Vestidos de blanco, con los brazos en alto, los dedos en posición de meditar y la mayoría de pie, decenas de grupos realizaron oraciones conjuntas de cara a la pirámide principal de Kulkulkán, y cada participante hablaba de forma espontánea para pedir por la tierra, la naturaleza o la armonía de la humanidad.

Un portavoz del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) aseguró a Efe que según los primeros cálculos se espera superar los 50.000 visitantes a lo largo del da en este sitio arqueológico, uno de los ms importantes de la península de Yucatán.
XS
SM
MD
LG