Enlaces de accesibilidad

Lula: “la democracia es un ejercicio de alternancia de poder"


Lula en uno de sus múltiples encuentros cuando era presidente con su amigo el gobernante venezolano Hugo Chávez.

En una entrevista con el diario argentino La Nación, el expresidente de Brasil elogia no obstante a gobernantes como Hugo Chávez que va rumbo a su cuarto mandato sucesivo en Venezuela.

El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva dijo que “la democracia es un ejercicio de alternancia de poder, no solamente de personas, sino de sectores de la sociedad”, sin embargo elogió a su amigo el gobernante venezolano Hugo Chávez quien ya lleva casi 14 años sucesivos en el poder y va camino de otros seis.

En una entrevista con el diario argentino La Nación, Lula dijo que no obstante cree que el gobernante venezolano debe empezar a preparar su sucesión “porque la Constitución permite que Chávez sea candidato por cuarta vez, pero cuando él pierda los adversarios también podrían presentarse cuantas veces quieran, y eso no creo que sea bueno”.

Ampliando sobre la situación en Venezuela dijo que en ese país “el pueblo pobre ha ganado dignidad. América del Sur ganó mucho con Chávez. Porque antes hasta los inodoros eran importados de Estados Unidos”.

Lo que pasó con la llegada de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en Argentina—señaló— , “con mi llegada, con la llegada de Chávez, de Evo Morales (Bolivia), fue que las personas empezaron a percibir que nos respetábamos, que nos gustaban nuestros países, que empezamos a ver a nuestros países a partir de nuestra propia realidad”.

Lula puso como ejemplo que cuando él asumió el gobierno de Brasil la relación comercial entre brasileños y argentinos era de $7 mil millones de dólares, y el año pasado fue de $40 mil millones.

También se refirió a la que ha sido denominada como la necesidad de un nuevo orden mundial, y reiteró su idea de que el FMI "tiene que ser reformado para que pueda funcionar como un banco que pueda ayudar a países en crisis y no como un banco para hacer presión en las economías de los países pobres”.

Respecto a Irán dijo ver todos los días noticias que dicen que ese país quiere construir una bomba atómica. “Yo no creo en eso. Yo deseo para Irán lo mismo que deseo para Brasil: utilizar la energía nuclear para fines pacíficos”, apuntó, y eludió tomar partido ante la acusación que se hace a los iraníes de apoyar a grupos terroristas como Hezbolá.

“Yo no acostumbro, ni cuando era presidente y mucho menos ahora, opinar sobre las políticas internas de los países, a menos que tenga que ver con Brasil. Me parece que de eso se trata la soberanía Las relaciones de Irán con Estados Unidos, con la Argentina, es un problema de cada país”, apuntó.

Lula apoyó la decisión adoptada por Mercosur de suspender a Paraguay tras la destitución del presidente Fernando Lugo en ese país, a pesar de que el orden constitucional no fue alterado por los paraguayos, y dijo no temer las consecuencias de que sus más cercanos colaboradores cuando fue presidente hayan sido hallados culpables de corrupción.

“Yo ya fui juzgado—afirmó—. La elección de (su sucesora) Dilma (Roussef) fue un juicio extraordinario. Un presidente con ocho años de mandato salir con 87% de aprobación es un tremendo juicio y no me preocupo para nada”.

Sobre la posibilidad de que pueda volver a postularse para presidente dijo que “un político nunca puede descartarlo”.

Sin embargo, aclaró que el problema es que cada vez que le hacen esa pregunta “ Si yo digo que no lo descarto, la prensa dice:"Lula admite que va a ser candidato". Si yo digo lo contrario, dicen "Lula nunca más va a ser presidente". Yo soy un político, y creo que ya cumplí mi parte”.

Lula indicó que sueña con la integración de América latina. “La integración —precisó—no es un discurso, debe transformarse en un acto cotidiano de cada ciudadano y de cada gobernante. Y todavía nos queda mucho por hacer”.
XS
SM
MD
LG