Enlaces de accesibilidad

Kim Jong Un ordena a las tropas de Corea del Norte prepararse para el combate


Captura de video del canal Central de Televisión de Corea facilitada por la agencia coreana Yonhap que muestra al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.

El Gobierno emite un ultimátum a Seúl para detener la propaganda anti Pyongyang antes del sábado. En caso contrario amenaza con una acción militar.

La tensión entre dos enemigos históricos se recrudece después de que el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, ordenara a sus soldados mantenerse en pie de guerra desde hoy. A partir de las 17:00 horas del viernes, este país da un paso más con sus vecinos de Corea del Sur después de que su Gobierno haya emitido un ultimátum a Seúl para detener la propaganda anti Pyongyang antes del sábado. En caso contrario amenaza con una acción militar.

Según declaró el viceministro de Defensa surcoreano, Baek Seung-joo, Corea del Norte podría disparar a algunos de los 11 sitios donde se ubican los altavoces en la parte de Corea del Sur de la Zona Desmilitarizada (DMZ, sigla en inglés) que separa a ambos países y desde donde se realizan los discursos propagandísticos.

El jueves Corea del Norte comenzó esta escalada de amenazas lanzando cuatro proyectiles, según Seúl, contra la difusión de propaganda. Como respuesta, Corea del Sur respondió con 29 rondas de artillería y fue acusada por el régimen de Kim Jong Un de inventar un pretexto para disparar hacia su país. Pese al fuego, no se produjeron víctimas ni daños en sus territorios, por lo que se trató de disparos de advertencia por ambas partes.

Para Yang Moo-ji4n, profesor de la Universidad de Estudios Norcoreanos en Seúl, "el hecho de que los proyectiles de ambas partes no dañaron nada significa que no querían iniciar un enfrentamiento armado. Siempre hay una opción para la guerra, pero la posibilidad es muy, muy pequeña".

De hecho, ambos mantienen este conflicto no resuelto desde la guerra de Corea de 1950-1953, que terminó en una tregua pero no en un tratado de paz. En los últimos 60 años tanto Pyongyang como Seúl han intercambiado amenazas y se han producido decenas de muertes de soldados, aunque nunca se ha declarado una nueva guerra.

Amenazas y misiles en el último año

En el último año la cronología de las relaciones ha tenido altibajos como es habitual en su historia reciente, con gestos de acercamiento por parte de sus líderes y episodios de clima prebélico a continuación. A comienzo de 2015 el líder norcoreano tendió la mano al Sur en su discurso de Año Nuevo, aunque al día siguiente Estados Unidos impuso nuevas sanciones contra el país en respuesta al ciberataque contra Sony, que se habría producido como protesta contra "The Interview", la película en la que supuestamente había una burla a Kim Jong-un.

Fotografía de archivo tomada el 16 de junio de 2004 que muestra a un soldado surcoreano que retira altavoces de la zona desmilitarizada en Paju, al norte de Seúl.
Fotografía de archivo tomada el 16 de junio de 2004 que muestra a un soldado surcoreano que retira altavoces de la zona desmilitarizada en Paju, al norte de Seúl.

En febrero, el ejército norcoreano lanzó al mar cinco misiles de corto alcance en las proximidades con la frontera con el Sur y después de unas maniobras militares a gran escala de Seúl y Washington en territorio surcoreano, volvió a repetir los lanzamientos.

Ya en mayo, Corea del Sur condenó el primer lanzamiento de un misil balístico desde un submarino por parte de Corea del Norte. Y más recientemente en agosto Corea del Sur reanudó su "guerra psicológica" reactivando los altavoces en la frontera que envían mensajes contra el régimen comunista en represalia por el estallido de minas que hirieron a dos soldados surcoreanos en los que Pyongyang niega su implicación.

Pese a los esfuerzos de la presidenta surcoreana Park Geun-hye de mejorar los vínculos entre ambos países, virtualmente congelados desde el letal hundimiento de un buque surcoreano en 2010, por el que Seúl culpa a Pyongyang, la situación se ha agravado en las últimas horas. Como gesto simbólico de este clima, Park canceló el viernes un evento y realizó una visita a un puesto de comando militar, vestida con ropa de camuflaje.

XS
SM
MD
LG