Enlaces de accesibilidad

Secuestro en Colombia: un negocio de narcoguerrilleros y criminales


Archivo - Cientos de personas participan en Bogotá (Colombia), en una manifestación para expresar la solidaridad con el Gobierno y pueblo de Colombia por el rescate de los rehenes de las FARC y con las personas que aún están en poder de esta guerrilla.

A las FARC, que en 2012 renunció formalmente al secuestro por extorsión económica, se le atribuye 37% de los casos de los últimos 40 años.

Como una tradición que los colombianos habrían preferido evitarse, el secuestro constituye un mal histórico en este país, con unos 40.000 casos a lo largo de las últimas cuatro décadas, informa la agencia AFP.

El fenómeno tiene su origen en el más antiguo conflicto armado de América Latina, que comenzó hace casi medio siglo y ha sido un verdadero laboratorio de la cultura de la violencia, con la participación de guerrillas de izquierda, paramilitares de derecha y numerosas bandas criminales.

"De todas las formas de victimización, el secuestro es la que tiene mayor impacto en el país. Todo el mundo se siente potencialmente victima", afirmó a la AFP Gonzalo Sánchez, director del Centro nacional de la memoria histórica.

De acuerdo con una investigación publicada esta semana por ese centro, 39.058 personas han sido secuestradas por lo menos una vez en su vida entre 1970 y 2010 en este país cuya población total es de 47 millones de habitantes.

Como una radiografía del secuestro, el estudio mezcla datos de fuentes oficiales con testimonios recogidos por organizaciones no gubernamentales, para mostrar que alrededor de 80% de las víctimas son hombres de entre 18 y 65 años, de las zonas rurales, y cuya captura tuvo como motivación un pedido de rescate. Los casos de extranjeros son minoritarios, con 3% del total.

El secuestro toca "todos los sectores sociales, todos los territorios. Están los trabajadores privados, están los públicos, están los ricos, están los pobres; obviamente no de la misma manera", explicó Sánchez, al recordar que 92% de los casos permanece en la impunidad.

Es por ello que el secuestro ha suscitado en la sociedad protestas más fuertes que las manifestaciones contra los asesinatos, que sin embargo son mucho más numerosos en el periodo estudiado, apuntó Sánchez.

Para Clara Rojas, exrehén de la guerrilla FARC y actualmente directora de la fundación País Libre, que apoya a los familiares de cautivos, es "muy importante reconocer que ha habido un delito continuo y sistemático de secuestro en Colombia".

El pico del secuestro se registró en los años 1990, década de auge de las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y Ejército de Liberación Nacional.
En 1990, se supera los 1.000 secuestros anuales; en 1998 los 2.000 y el año 2000 marca el récord absoluto con 3.500 personas cautivas, frente a 1.252 en 2010.

"Es cierto que el número de secuestros está bajando, pero el fenómeno se generaliza y afecta sectores cada vez más pobres. Se puede secuestrar por una gallina", alertó Sánchez. Las guerrillas secuestraron a personalidades de la política y a miembros de la fuerza pública con la intención de canjearlos por sus combatientes presos. También tomaron como rehenes a empleados del sector petrolero y minero, locomotora de la economía.

A las FARC, que en 2012 renunció formalmente al secuestro por extorsión económica para abrir un proceso de paz con el gobierno, se le atribuye 37% de los casos de los últimos 40 años. En la actualidad, las bandas criminales son consideradas como las principales responsables: se les atribuyen al menos dos tercios de los secuestros.

Para combatir ese delito, las autoridades de Colombia crearon una unidad especial de la Policía y han dedicado cada vez mayores recursos, con un presupuesto que en 15 años pasó de 25.000 millones de pesos a 130.000 millones (de 13 millones de dólares a 68 millones). "Los secuestros masivos en las vías o en lugares concurridos no se volvieron a presentar", apuntó a la AFP Orlando Hernández, un especialista colombiano en gestión de riesgo.

"En el año 2000 Colombia ocupaba el deshonroso primer puesto en cantidad de secuestros a nivel mundial. En la actualidad es superada por más de 20 países en cantidad de secuestros y está exportando conocimiento y asesoría en la preparación de grupos antisecuestro en muchos países", se felicitó Hernández.

Sin embargo, y aunque última, Colombia sigue en la lista de los 10 primeros países en los que se producen secuestros por motivo de rescate económico, detrás de Afganistán, Somalia, Irak Venezuela o México, según un informe del centro británico Group 24 publicado en abril de 2012.

Rojas, de su lado, asegura que las cifras conocidas son mínimas, pues "en 75% de los casos la gente no se atreve a hacer una denuncia". Del total de secuestros ocurridos en los últimos 40 años en Colombia, 20% de las víctimas fueron rescatadas por las autoridades, 67% fueron liberadas casi siempre a cambio del pago de un rescate, 5% logró escapar, mientras que 8% terminó asesinada, según el reporte del Centro nacional de memoria histórica.
XS
SM
MD
LG