Enlaces de accesibilidad

La libertad de prensa bajo ataque


Enrique Krauze (izq.) con el escritor peruano y premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

El escritor mexicano Enrique Krauze analiza el devastador daño ocasionado a la libertad de opinión en Latinoamérica, y la experiencia de Cuba, donde Fidel Castro se convirtió en intérprete del mundo y el periódico del día.

El siglo XX trajo consigo un nuevo género de dominación política en América Latina que no partió sólo de la fuerza de las armas sino que sofocó la libertad de expresión propagando exclusivamente “la verdad oficial, la verdad que cancelaba todas las otras verdades”, según el escritor e historiador mexicano Enrique Krauze.

En palabras pronunciadas durante una reunión esta semana de la Sociedad Americana de Prensa (SIP) en Cádiz, España, Krauze hizo un análisis de cómo evolucionó la libertad de expresión en el orbe hispano pasando por la experiencia populista del peronismo en Argentina.

Pero aquel experimento argentino, según Krauze, “fue un juego de niños” comparado con lo que hizo en Cuba Fidel Castro. “La opinión pública en Cuba languideció hasta casi morir, porque al privar a los ciudadanos de la libertad de prensa se les privaba también de los medios elementales para comparar realidades y formar juicios propios”, dijo.

Krauze subrayó que de esta manera “el líder se convertía él mismo en la agencia de noticias, la nota editorial, el intérprete del mundo, el periódico del día”.

A su juicio “el daño provocado a varias generaciones ha sido devastador y profundo, pero no irreversible. Repararlo –subrayó-- será tarea urgente para nosotros, los escritores y periodistas libres de América Latina”.

Por su importancia, el diario argentino La Nación reprodujo íntegramente las palabras del intelectual mexicano, que pueden ser leídas aquí.
XS
SM
MD
LG