Enlaces de accesibilidad

Admite gerente de Amuay deficiencias en la siniestrada refinería venezolana


Vista de una zona afectada por el fuego en la refinería de Amuay.

Un gremio de ingenieros del petróleo atribuye a negligencias en el mantenimiento la explosión del 25 de agosto, que dejó 55 muertos.

Un funcionario de la petrolera estatal venezolana Pdvsa ha reconocido que el sistema de control de fuegos en la planta de Amuay no estaba apto para enfrentar un accidente de las proporciones del que ocurrió en esa refinería, la más grande del país, el pasado sábado 25 de agosto.

El ingeniero Jesús Luongo, gerente general del también llamado Complejo de Refinación de Paraguaná, admitió lo anterior durante su intervención en el II Congreso Integral de Hidrocarburos, según informa El Nacional de Caracas.

El funcionario acotó que el sistema no está diseñado para atender en un solo evento cuatro tanques quemados y nueve dañados. Sin embargo, Luongo rechazó las acusaciones de que ha habido descuidos en el mantenimiento de la usina.

Un informe elaborado en marzo por la compañía RJG Risk Engineering, indicaba que en Amuay hubo un retraso de "uno o dos años" en importantes y significativas obras de mantenimiento, y que se aplazaron trabajos rutinarios de cuidado en 2009, cuyos efectos "todavía se sienten".

El documento relacionaba 222 accidentes el año pasado en esa planta. Cien de ellos fueron incendios, y 60 ocurrieron en zanjas de tuberías que transportan combustible y que son denominadas como "trincheras de tuberías contaminadas". “Contaminadas” significa que las tuberías presentaban fugas y que el combustible liberado había impregnado la parte exterior de los ductos.

Por su parte, miembros de la Sociedad Venezolana de Ingenieros del Petróleo aseguran que el accidente en el complejo de Paraguaná se debió a una fuga de gas que no fue detectada ni atendida de manera pertinente.

Según precisaron esas fuentes a El Nacional, los medidores habían detectado 24% de metano el día antes, un porcentaje que acerca el nivel del gas al rango en el que se vuelve inflamable.

Los expertos coincidieron en que una agravante de la tragedia, en la que perecieron 55 personas y 156 resultaron heridas, fue el mantenimiento deficiente y a destiempo que se venía realizando en las instalaciones, como advertía el mencionado informe.

El ingeniero Arévalo Guzmán Reyes, ex directivo de Pdvsa, destacó que otro complejo, el de Puerto La Cruz, está cambiando su patrón de refinación y se han incorporado procesos que utilizan hidrógeno.

“Eso es como dinamita para una refinería”, dijo Reyes, quien subrayó asimismo el peligro de un accidente en esa planta aledaña a zonas pobladas. “Si allá ocurre un accidente como el de Amuay, podrían morir más de 200.000 personas”, expresó.

El presidente Hugo Chávez sugirió en declaraciones recientes que la investigación de los hechos podría durar varios años. Humberto Mendoza, ingeniero en petróleo y ex gerente de la refinería de Cardón, replicó que, durante su carrera en el sector, nunca había visto averiguaciones de accidentes que se prolongaran por tanto tiempo.
XS
SM
MD
LG