Enlaces de accesibilidad

Ir de vacaciones o dejar de comer


A riesgo de su vida, algunos se bañan en zonas no autorizadas

“El cubano no puede utilizar el poco dinero que percibe para disfrutarlo un día en la playa. El resto del mes, ¿de qué va a vivir?”, se pregunta un entrevistado.

Cuando los cubanos piensan en su tiempo libre no pueden escapar de la dicotomía entre vacacionar o dejar de comer o hacer grandes sacrificios por ese día en que deciden pasarla bien. Así lo expresaron varios entrevistados de la isla en comunicación con Radio Martí.

“Esa ilusión que tenía antes el cubano de prepararse cada año para en el verano irnos para la playa; eso se perdió en un 99 por ciento”, aseguró una residente en la provincia de Camaguey quien agrega que “la gente tiene que ir cargados de alimentos porque los que se venden en la zona turística, las personas no tienen las posibilidades” económicas de comprarlos o son de “dudosa calidad”.

“Yo no me voy de vacaciones hace un promedio de diez años”- explica un guantanamero- debido a que el precio de un transporte hasta la capital de Cuba “es tanto como el salario de un mes”.


Para muchos jóvenes las vacaciones se limitan a ver la televisión con las “mismas series extranjeras de siempre”, explica un joven que cree que la mayoría de los cubanos no conocen ni su propio país por las limitaciones del transporte, especialmente en los meses de verano.

“Para veranear tiene que ser trepándose en camiones o ir y venir en el día en alguno que pongan en el centro de trabajo”, dijo la fuente quien piensa que aunque “descansas y duermes cantidad”, las vacaciones son “mortalmente aburridas”.

Otros más arriesgados conocen la isla cogiendo botella y pernoctando donde les coja la noche (se les conoce como mochileros). Generalmente se alimentan como pueden con tal de conocer y divertirse, “aunque no son todos los que están dispuestos a hacerlo”, dice un adolescente de Santiago de Cuba.

A una abuela de esa oriental provincia le da lástima su nieta porque las mejores opciones se ofrecen en la “moneda dura”. “Se nos hace muy difícil reuniendo de un salario que no tiene ningún tipo de valor”, considera.

“Los cubanos humildes aprovechan sus vacaciones para vender frutas” o hacer otro tipo de negocios con el fin de mejorar su economía, “que para lo único que da es para comer” o “una noche con la novia”, señaló uno de los encuestados.

La imagen de las cálidas playas y los hoteles de cinco estrellas no es la misma para los turistas que para quienes viven y trabajan en la isla. Las largas exposiciones al Sol, la aglomeración en parques, malecones y otros lugares públicos por la escasez de propuestas además del incremento del uso de las drogas por los jóvenes son algunos de los fenómenos que crecen con el calor del verano.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:51 0:00

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:00 0:00

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:02 0:00

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:03 0:00
XS
SM
MD
LG