Enlaces de accesibilidad

Suu Kyi: "queda un largo camino para que la libertad política llegue a mi país"


La opositora birmana Aung San Suu Kyi en el centro, es aplaudida por los miembros del Comité del Nobel Thorbjoern Jagland a la izquierda y Kaci Kullmann Five a la derecha tras pronunciar su discurso del Nobel de la Paz en el ayuntamiento de Oslo, Noruega,

Dijo la opositora política birmana al recoger el Premio Nobel de la Paz que se le otorgara en el año 1991.

La líder opositora birmana Aung San Suu Kyi, que pasó 24 años de cautiverio en su país, dijo en el discurso de recepción del Nobel de la Paz al recoger su premio que se le otorgara en 1991 que éste la ayudó a volver a la realidad y a sacar a Birmania del olvido.

"Me hizo real de nuevo, me devolvió al resto de la humanidad. Y lo que fue más importante, el Premio Nobel atrajo la atención del mundo a la lucha por la democracia y los derechos humanos en Birmania (Myanmar). No nos iban a olvidar", expresó en la ceremonia que se celebró en el Ayuntamiento de Oslo.

Suu Kyi no pudo recoger el Nobel en 1991 porque estaba bajo su primer arresto domiciliario, pero la medalla, el diploma y los 10 millones de coronas suecas los recibieron su marido y sus hijos. Un año más tarde Suu Kyi anunció que usaría el dinero del premio 1.3 millones de dólares para mejorar la sanidad y la educación en el pueblo birmano.

La opositora birmana Aung San Suu Kyi firma en el libro de honor en la sede del Instituto Nobel en Oslo, Noruega, el sábado 16 de junio de 2012
La opositora birmana Aung San Suu Kyi firma en el libro de honor en la sede del Instituto Nobel en Oslo, Noruega, el sábado 16 de junio de 2012
​La activista lamentó en su primer viaje a Europa en casi 25 años que aun "queda un largo camino para que la libertad política llegue a mi país".

La opositora birmana también señaló que "la paz absoluta en nuestro mundo es un objetivo inalcanzable", informó EFE en su nota de prensa.

Suu Kyi es hija del general Aung San, quien fue asesinado y héroe de la independencia, estudió en la Universidad de Oxford y siempre ha defendido la transformación de Birmania, y ha denunciado con insistencia la realidad de los presos políticos.

Resaltó que "todavía quedan presos en Birmania. Aunque los arrestados más populares han sido liberados, el resto, serán olvidados", si no se cambian las cosas.

Suu Kyi pasó un total de 15 años bajo arresto domiciliario entre 1989 y finales de 2010 cuando fue liberada.
XS
SM
MD
LG