Enlaces de accesibilidad

La señales del tránsito terminan en el mercado negro


Una señal en Santiago de Cuba.

La mayoría de las señalizaciones en Cuba por ejemplo de concreto que llevan cabillas en el medio, aluminio y otros materiales se las roban para venderlas a particulares, que las usan en artesanías, para la construcción de viviendas, reparar los techos, hacer cercas, entre otras utilidades.

Las señalizaciones de tránsito en Cuba tienen un uso más allá que el de orientar a los conductores y peatones.

“Los mismos ciudadanos los roban, para utilizarlos como tapas para los tanques donde se guarda el agua para el uso doméstico. También cualquier trabajo de hojalatería que requiera del aluminio con el que está confeccionado este tipo de señalización”, explicó a martinoticias.com Alejandro Tur Valladares desde Cienfuegos.

please wait

No media source currently available

0:00 0:04:26 0:00

La mayoría de las señalizaciones en Cuba por ejemplo de concreto que llevan cabillas en el medio, aluminio y otros materiales se las roban para venderlas a particulares, que las usan en artesanías, para la construcción de viviendas, reparar los techos, hacer cercas, entre otras utilidades.

Sander Reyes de Villa Clara dijo que hace ya algunos meses cerca de su vivienda fueron derribadas alrededor de 13 señales que limitaban el pare y las escuelas. “Las derrumbaron y las desbarataron en el mismo lugar, se llevaron los encabillados que llevan en el medio y las planchas de metal”.

Según Sander los venden como materia prima a precios muy baratos. "El metro de cabilla a cuatro o cinco pesos en moneda nacional. El kilogramo de aluminio a 10 pesos”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:49 0:00

Los raíles de la vía férrea también son codiciados para la ganadería y se utilizan para tabular las reces, fabricar corrales, establos, en la fundición de placas y para fabricar escaleras.

El oficialista Granma publicó este jueves un artículo sobre los robos de las señalizaciones y el vandalismo que han atententado contra la seguridad en las carreteras cubanas además de las pérdidas económicas.

De acuerdo con el informe en los últimos cuatro años en Villa Clara han dañado o robado un total de 949 señales.

Siguiendo los datos del MININT se han colocado 22 800 señales entre el año 2008 y el 2011 en la isla y que la edad promedio de los infractores que se dedican a destruirlas o robarlas oscila entre los 17 y los 22 años de edad.

Pero no hacen alusión en ningún momento a aquellos que se roban las señalizaciones para la construcción o reparación de sus casas u otras necesidades teniendo en cuenta la escasez de materiales y materia prima en la isla.

En otros casos, las señales se usan con fines decorativos, como las que llevan los nombres de las calles que son las favoritas de los extranjeros. Las más codiciadas son las más antiguas.

“Sobre todo cubanos-americanos que sienten nostalgia quizás por la calle en que vivieron y ven con agrado la adquisición de este tipo de referente y los adquieren… sin lugar a dudas entre más antigua es la chapa con el nombre de la calle se eleva el precio”, explica Alejandro.

Sin dudas, las deficiencias en la señalética ha contribuido al aumento de los accidentes, en lo que va del 2012 han ocurrido ocho accidentes con víctimas mortales.

Los accidentes de tránsito ocupan el quinto lugar entre las causas de muerte en la isla. En el país se registraron 10,553 accidentes en el 2011.

Los más recientes ocurrieron este lunes, dos accidentes, uno en Granma y otro en Ciego de Ávila donde seis personas murieron y 50 resultaron heridas.

Pero otro hecho que preocupa además de la ausencia de señales son los cambios de estas sin previo aviso.

“Han habido cambios abruptos: han cambiado semáforos sin avisar y han provocado accidentes porque las personas estaban acostumbradas a transitar por el mismo sitio y no se han dado cuenta de que han puesto un semáforo y han tenido accidentes”, dice Alejandro.

Sander resalta que la mayoría de los accidentes “son por negligencia del mismo gobierno porque se llevan las señalizaciones y se demoran dos o tres meses en reponerlas”.

Sin embargo, contrario a Sander, Loreto Hernández residente del municipio Placetas en Villa Clara, opina que cuando el gobierno aprecia que es de urgencia las vuelven a reponer por lo que no cree que eso tiene un impacto en el aumento de los accidentes.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:55 0:00
XS
SM
MD
LG