Enlaces de accesibilidad

Putin busca respuestas tras inundaciones en Rusia, 150 muertos


Vehículos arrastrados por las aguas en Krymsk, en la región de Krasnodar, Rusia, el 8 de julio de 2012. EFE/Smirnov Yevgeny

Investigadores reciben orden de comprobar advertencias

El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó a investigadores determinar si se podría haber hecho más para evitar la muerte de 150 personas en unas inundaciones en el sur del país, después de viajar a la zona para encarar el primer gran desastre de su nuevo período en el cargo.

Putin, que fue criticado por su lenta respuesta a desastres en anteriores momentos de su carrera, dijo tras visitar la zona la noche del sábado que habrá inversiones para reconstruir las viviendas afectadas por las peores inundaciones en décadas en Krasnodar, una región relativamente rica gracias a la agricultura y el turismo.

El centro de crisis del Ministerio del Interior dijo que 144 personas murieron por las inundaciones en la costa noreste del Mar Negro, después de que el equivalente a dos meses de lluvias cayera en solo unas horas el viernes por la noche.

La agencia Reuters dijo que muchos de los muertos fallecieron ahogados, y la mayoría eran además personas mayores que fueron sorprendidas mientras dormían.

La policía dijo que los sobrevivientes tuvieron que subirse a árboles y tejados ante la subida del nivel del agua, que invadió la primera planta de muchas casas y creó auténticos ríos en algunas calles.

El domingo, la lluvia seguía cayendo en algunas zonas costeras, sobre todo en la ciudad más afectada, Krymsk, donde se encontraron 139 de los 150 muertos, según medios rusos.

En cambio, en la localidad turística costera de Gelendzhik, donde murieron nueve personas, el sol brillaba y el nivel del agua había bajado. La ciudad aparecía inundada en fotos aéreas tomadas el sábado.

Casi 30.000 hogares se habían quedado sin electricidad ni gas, según las autoridades de emergencias.

Las inundaciones podrían tener consecuencias para Putin, a pesar de que el sábado reaccionó con rapidez para demostrar que estaba al frente de las tareas de rescate.

El mandatario sobrevoló la zona desde un helicóptero acompañado por el gobernador regional e hizo un complicado viaje en minibús con el jefe del distrito de Krymsk.

"He pedido a la cúpula del Comité Investigador (federal) que venga. El Comité Investigador comprobará las decisiones adoptadas por todas las autoridades, cómo se hicieron los avisos, cómo se podrían haber hecho, cómo se deberían haber hecho y quién actuó y de qué manera", dijo Putin en una reunión en Krymsk.

Este es el primer desastre importante que afronta Putin desde que volvió al Kremlin para un tercer mandato como presidente, después de un periodo intermedio de cuatro años como primer ministro.

El ex espía de la KGB, de 59 años, ha tenido problemas crecientes para proyectar su imagen habitual de autoridad y control desde que estallaron las protestas contra su elección el pasado mes de diciembre.

En sus 12 años en el poder, tanto como presidente como primer ministro, Rusia ha sufrido numerosos desastres naturales y causados por el hombre que han puesto de manifiesto la escasez de inversiones en infraestructuras.

Un ejemplo de esto son los incendios forestales del 2010 o el hundimiento del submarino nuclear Kursk en el 2000, en el que murieron 118 marinos y oficiales. Putin fue acusado de responder con lentitud al desastre del Kursk, porque en un primer momento no se permitieron los intentos de rescate extranjeros.
XS
SM
MD
LG