Enlaces de accesibilidad

El silencio, una forma de protesta turca


Un manifestante que cubre su rostro con una máscara participa en la protesta silenciosa del "hombre de pie" en la plaza Taksim de Estambul (Turquía).

Una nueva forma de protesta se extiende por toda Turquía: “ciudadanos en pie", que se plantan si hablar ni moverse, en calles y plazas, para demostrar su rechazo al Gobierno.

Sin proclamas, en silencio, con firmeza. Una nueva forma de protesta se está extendiendo por toda Turquía: la de los “ciudadanos en pie", que se plantan si hablar ni moverse, en calles y plazas, para demostrar su rechazo al Gobierno.

La plaza Taksim en Estambul. Gndogdu, en Esmirna. Kizilay, en Ankara. Personas que llegan, se paran y se quedan horas firmes y sin hablar. Como tantas otras revueltas, esta empez anoche con el gesto sencillo de una sola persona.

Erdem Gndz, un artista escénico, llegó sobre a las 8 de la noche a la plaza Taksim, dejó su bolsa en el suelo y se quedó quieto, mirando las banderas turcas y el enorme retrato de Atatrk, fundador de la Turquía moderna, al fondo de la plaza.

Las redes sociales y la televisión se encargaron de hacer correr la historia de este "Duran adam" (el hombre en pie, el hombre erguido). Horas después, cientos de personas lo acompañaban en la plaza y una decena se le sumaba en su estética protesta.

Aunque los presentes no lanzaban mensajes contra el Gobierno ni consignas políticas, la Policía intervino, detuvo a Gndz, al que dejo libre poco después, y se llevó en un autobús a varios manifestantes, al tiempo que expulsaba al resto.
Más tarde, el actor explicó que su protesta iba tanto contra el Gobierno como contra el tratamiento que los medios de comunicación turcos han dado a las protestas.

"Cuatro personas han muerto, hay miles de heridos, pero los medios, desafortunadamente, no han mostrado nada", criticó el artista, según recoge el diario Hrriyet Daily News. La plaza Taksim acoge a más "ciudadanos en pie". Un par primero. Cinco después. Una decena ms tarde. Unos se sumaban al grupo, silenciosos, inmóviles, y otros lo abandonaban mientras algunos paseantes les dejaban botellas de agua a los pies para ayudarles a soportar el sol y el calor.

Entre estos "ciudadanos en pie", haba una niña de 12 años que quera denunciar así la detención de su maestro durante las protestas. "Cualquier cosa que haga la Policía va a ser inútil. Es una lucha por los derechos y las libertades. No van a parar esto", aseguró a Efe Kadriye Yuruk, una abogada que cruzaba por Taksim esta mañana.

Taksim y el adyacente parque Gezi, símbolo de este movimiento ciudadano, fueron desalojados el sábado por las autoridades, que han advertido de que no se tolerarán ms protestas en ese espacio. Pese a las detenciones de anoche, el ministro del Interior, Muammer Gler, admitió hoy que "estar de pie" en la va pública no es un crimen y que la Policía no intervendrá contra quien lo haga, a no ser que se altere el orden público.

Yuruk aseguró que esta forma de protesta silenciosa puede ser muy efectiva y que, en su opinión como jurista, nada en el Código Penal turco permite detener a alguien que se queda parado en mitad de una plaza.

"No interrumpe el tráfico, no lanza mensajes políticos. No se puede argumentar la detención desde el punto de vista legal", argumentó. Para una colega letrada, Tuge Kedme, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, "ha perdido el contacto con la realidad" en su gestión de la oleada de protestas.

El primer ministro insistió en criminalizar a los manifestantes y en justificar la fuerza policial para su represión, criticada como excesiva tanto dentro como fuera de Turquía. En relación a la protesta del "hombre en pie", Erdogan insistió en acusar a los medios internacionales de conspirar contra Turquía, al mostrar sólo ciertos eventos de esta crisis.
XS
SM
MD
LG