Enlaces de accesibilidad

El terror a Boko Haram y los fallos tecnológicos detienen elecciones en Nigeria


La oleada de atentados suicidas de las últimas semanas contra mercados y estaciones de autobuses hacían temer ataques este sábado contra los votantes.

Veintitrés personas fueron decapitadas el viernes en Buratai, una localidad del noreste de Nigeria, presumiblemente por combatientes del grupo yihadista Boko Haram, declaró a la AFP un diputado federal.

La masacre se produjo en víspera de las elecciones que se celebran este sábado en el país africano. El ataque se produjo en la tarde del viernes, y los hombres armados prendieron fuego a varias casas, informó Mohamed Adamu, diputado de Buratai, a unos 200 kilómetros de la capital del estado de Borno, Maiduguri.

Este sábado murieron siete personas en presuntos ataques del grupo armado Boko Haram en el noreste de Nigeria, después del comienzo de las elecciones presidenciales y legislativas, informaron varios habitantes.

Poco después de abrirse las oficinas electorales, hombres armados atacaron los pueblos de Birin Bolawa y Birin Funali, en el estado de Gombe, que suele ser blanco de los islamistas armados.

"Hemos oído a los atacantes gritar: '¿No les dijimos que permanecieran a distancia de las elecciones?", afirmó un responsable local de la Comisión Electoral Independiente (Inec) que pidió conservar el anonimato.

"Estamos convencidos de que se trata de Boko Haram, porque habían pedido a la gente que no participara en los comicios", declaró a la AFP Karim Jauro, un habitante del pueblo de Birin Fulani.

Posteriormente, hombres armados atacaron la ciudad de Dukku y el cercano pueblo de Tilen, también en Gombe, disparando al azar contra personas que hacían cola para votar.

"Murieron tres personas", dijo un habitante, Ibrahim Ahmad, agregando que los hombres armados luego mataron a un parlamentario del estado de Gombe y a la principal autoridad del pueblo de Tilen.

Abubakar Shekau, el jefe del grupo islamista armado Boko Haram, amenazó en febrero con hacer fracasar el proceso electoral que considera "no conforme con el islam", en un vídeo colgado en Twitter.

"Estas elecciones no se celebrarán, aunque nos maten. Aunque ya no vivamos, Alá no lo permitirá nunca", dijo entonces.

La oleada de atentados suicidas de las últimas semanas contra mercados y estaciones de autobuses hacían temer ataques este sábado contra los votantes.

La rebelión de Boko Haram y su represión a manos del ejército nigeriano han dejado más de 13.000 muertos desde 2009.

También problemas técnicos

La comisión electoral de Nigeria anunció el sábado la suspensión de los comicios presidenciales y legislativos en algunas regiones del país a causa de problemas con las nuevas tarjetas de identificación de los votantes.

"En los colegios electorales donde fue suspendida la acreditación (...), se podrá continuar votando mañana (domingo)", anunció el comisionado de información Chris Yimoga a los reporteros en Abuya.

Los votantes reportaron a la comisión que los nuevos aparatos de control biométrico, que leen datos como las huellas dactilares de las tarjetas de elector, eran inusualmente lentos.

El propio presidente y candidato a la reelección, Goodluck Jonathan, fue víctima de esos problemas en su ciudad de Otuoke. La máquina no pudo reconocer su perfil biométrico, por lo que fue acreditado como votante a mano, para que pudiera votar.

Jonathan declaró luego a la prensa: "la gente debería reconocer el trabajo de la comisión electoral".

"La comisión introdujo los lectores de tarjetas para garantizar unas elecciones creíbles. Tenemos que ser pacientes", añadió.

XS
SM
MD
LG