Enlaces de accesibilidad

Kerry en Irak para orquestar el derrocamiento del Estado Islámico


Integrantes de la milicia chiíta iraquí 'Badr Brigade' llegan a un reten hoy, martes 9 de septiembre de 2014, en Suleiman Bek, a unos 300 kilómetros al norte de Baghdad (Irak).

Su visita se produjo horas antes de un discurso en el que Obama tratará de convencer a los estadounidenses de otra guerra en una región que él ha buscado dejar...

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se encontraba el miércoles en Bagdad al inicio de una gira por Oriente Medio destinada a reunir apoyo militar, político y financiero para derrotar a los militantes del Estado Islámico que controlan partes de Irak y Siria.

Kerry dijo que estaba impresionado por los planes del primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, para reconstruir el Ejército e impulsar reformas políticas en el país.

Abadi formó el lunes un nuevo Gobierno más inclusivo, una medida que Washington describió como vital antes de una ofensiva estadounidense para ayudar a derrotar a los militantes que han capturado vastas zonas del norte de Irak este año.

Kerry dijo a Abadi que estaba "alentado" por sus planes de "reconstituir" el Ejército y por "su compromiso para las amplias reformas que son necesarias en Irak para traer a todos los segmentos de la sociedad iraquí a la mesa".

Abadi llamó a la comunidad internacional a ayudar a Irak a combatir el Estado Islámico, instándola "a actuar inmediatamente para detener la propagación de este cáncer".

"Por supuesto que nuestro rol es defender nuestro país, pero la comunidad internacional es responsable de proteger Irak y proteger a los iraquíes y a toda la región", dijo Abadi.

La gira de Kerry incluirá a Arabia Saudita y probablemente a otras capitales árabes.

La semana pasada nueve países, en su mayoría en Europa, fueron designados como el grupo duro de una coalición que el presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que degradará y destruirá al Estado Islámico.

El grupo extremista ha declarado un califato en el territorio que tomó y donde ejecutó a muchos prisioneros, incluyendo a dos periodistas de Estados Unidos que fueron decapitados.

Dos días después de que Irak formó un nuevo Gobierno, Kerry llegó a Bagdad para "llevarlo al siguiente nivel", como indicó el funcionario estadounidense, y para encontrar una manera de derrotar al Estado Islámico.

Abadi enfrenta múltiples crisis, desde la necesidad de retirar a los suníes de la revuelta armada hasta persuadir a la minoría kurda que no se separe y convencer a la mayoría chií que puede protegerla de los seguidores suníes de línea dura.

Kerry subrayó la disposición de Abadi "para avanzar rápidamente en los acuerdos petroleros necesarios para los kurdos, (y) en la representación de los suníes en el gobierno y en la participación".

Su visita se produjo horas antes de un discurso en el que Obama tratará de convencer a los estadounidenses de otra guerra en una región que él ha buscado dejar, apoyado por lo que Washington espera sea una coalición de la OTAN y aliados del Golfo Pérsico comprometidos con una campaña que seguirá más allá del fin de su mandato en 2016.

En un incidente de mayor preocupación por la visita de Kerry, tres coches bomba explotaron el miércoles en un vecindario chií de Bagdad, dejando nueve muertos y 29 heridos.

XS
SM
MD
LG