Enlaces de accesibilidad

Grupos antisistema se enfrentan a la policía en la Expo Universal de Milán


Policías cargan contra manifestantes durante la inauguración de la Expo 2015 de Milán.

La ciudad se recupera hoy de los destrozos provocados por una manifestación pacífica del movimiento anticapitalista "Bloque Negro" que desembocó en disturbios con la Policía.

Los fuertes enfrentamientos entre manifestantes antisistema y la policía de Milán (Italia) durante una protesta contra la Exposición Universal que se inauguró en esta ciudad dejaron numerosos daños, al tiempo que se investigan los posibles delitos cometidos y se critican las medidas de seguridad adoptadas.

Algunas calles de centro milanés sufrieron graves estragos después de que una manifestación pacífica de seguidores del movimiento anticapitalista "Bloque Negro" desembocara en disturbios con los policías, destrozando todo tipo de mobiliario urbano e incendiando sucursales bancarias y numerosos vehículos.

Según dieron a conocer fuentes oficiales, los agentes en un primer momento respondieron con agua a presión pero, al intensificarse los ataques, lanzaron gases lacrimógenos. Una vez la manifestación se dispersó, los antisistema -encapuchados- se atrincheraron en las proximidades de la vía Carducci y comenzaron a incendiar varios vehículos y destrozar mobiliario urbano.

Por ese motivo, el presidente de la región de Lombardía, Roberto Maroni, anunció que destinará un millón y medio de euros a resarcir a los ciudadanos perjudicados de alguna manera por estos actos de violencia. Fue más de hora y media de batalla campal, en la que 11 agentes resultaron heridos leves y una decena de manifestantes detenidos, con cinco arrestos, dos mujeres y tres hombres.

La Fiscalía milanesa investiga ahora si estas personas incurrieron en el delito de "devastación", un cargo presente en el artículo 419 del Código Penal italiano que castiga la destrucción indiscriminada de bienes públicos con una pena de reclusión de entre ocho y quince años.

Para el alcalde de Milán, Giuliano Pisapia, fue "una jornada muy bella arruinada por idiotas" contra quienes el consistorio -aseguró- emprenderá medidas legales. La Expo Universal de Milán estaba considerada un evento imprescindible para el país; incluso en su inauguración oficial el primer ministro, Matteo Renzi, afirmó que con ella daba inicio "el futuro de Italia".

Aunque las autoridades conocían la presencia de grupos violentos procedentes de varios países y se había blindado la ciudad con miles de agentes policiales y antidisturbios, esto no evitó que Milán se sumiera en el caos de los enfrentamientos, provocando numerosas críticas contra el ministro del Interior, Angelino Alfano, especialmente.

Entre ellos de la xenófoba Liga Norte (LN) y del Movimiento 5 Estrellas, que presentará una moción de censura contra el ministro y ha lanzado la etiqueta #Alfanoacasa en la red social Twitter.

En su defensa, el ministro aseguró que las fuerzas del orden "evitaron lo peor" debido a que no cargó contra los manifestantes sino que les disuadieron mediante el uso de gases lacrimógenos. Miembros de la oposición italiana, como el portavoz de la conservadora Forza Italia en la Cámara de los Diputados, Renato Brunetta, dijeron en cambio que "todo esto era ampliamente previsible” y que “el Gobierno no ha sido capaz de detener el caos".

Bajo el lema "Nutrir el planeta. Energía para la vida", la Expo Universal permanecerá abierta durante los próximos seis meses para abordar el tema de la alimentación en el mundo.

XS
SM
MD
LG