Enlaces de accesibilidad

Cambian estatuto del PCC en defensa de los gays cubanos


Un grupo de hombres posa con la bandera del movimiento gay en una playa de Cuba.

Un bloguero oficialista asegura que los militantes comunistas deben enfrentar la homofibia, el racismo y la intolerancia.

El Partido Comunista de Cuba (PCC) le exigirá a partir de ahora a sus militantes "enfrentar resueltamente" cualquier tipo de discriminación en el país, entre ellas la homofobia, asegura un bloguero oficialista.

"Enfrentar resueltamente los prejuicios y conductas discriminatorias por color de la piel, género, creencias religiosas, orientación sexual, origen territorial y otros que son contrarios a la Constitución y las leyes, atentan contra la unidad nacional y limitan el ejercicio de los derechos de las personas", dice el párrafo adicionado a los estatutos entre los "deberes del militante".

Esa modificación, entre otras aprobadas en la Conferencia Nacional del PCC, en enero de 2012, fue publicada en un folleto que actualmente circula entre sus 800.000 miembros, según el periodista, bloguero, del PCC y homosexual Francisco Rodríguez.

Rodríguez, en su blog paquitoeldecuba.wordpress.com, opina que "los militantes lideren este desafío contra tales males todavía presentes en nuestra sociedad, es muy relevante".

Pero admite "un cambio de mentalidad de esta índole no es posible imponerlo por decreto, y requiere de continuar con la labor educativa y de persuasión entre toda la población cubana, incluyendo a sus militantes comunistas".

Los homosexuales fueron marginados en Cuba antes y después de 1959, cuando la revolución que encabezó el líder Fidel Castro los limitó en muchas esferas sociales e incluso llegó a internamientos en campos de trabajo. La lucha contra la homofobia es liderada desde hace una década por la sexóloga Mariela Castro, hija de Raúl Castro, desde su cargo de directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), adjunto al ministerio de Salud Pública.

A pesar de avances logrados en esa materia, como las operaciones de cambio de sexo y la admisión de homosexuales en todas las labores incluyendo la educación, aún persisten fuertes rezagos y resistencias.

Por ejemplo, el Parlamento no ha discutido un proyecto presentado hace dos años por el CENESEX para permitir la unión consensual de homosexuales.
XS
SM
MD
LG