Enlaces de accesibilidad

Norcorea: ojivas nucleares son el tesoro del país


Kim Jong-un (d) dando instrucciones durante una inspección a ejercicios terrestres del Ejército en la costa este de Corea del Norte.

Ha habido una oleada diaria de amenazas formuladas en las últimas semanas por Pyongyang, como la promesa de lanzar un ataque nuclear contra Estados Unidos.

El jefe norcoreano Kim Jong-un prometió este domingo la ampliación "cuantitativa y cualitativa" del arsenal nuclear del país para hacer frente -según dijo- a las amenazas de Estados Unidos.

Durante la apertura de la sesión plenaria del Partido único de los Trabajadores de Corea del Norte, comunista, Kim Jong-un insistió, en un tono belicista, en que su país lanzará más misiles.

Por su parte, el complejo industrial conjunto de las dos Coreas permanece abierto, a pesar de las amenazas de Pyongyang de cerrarlo, aunque los comunistas norcoreanos anunciaron la intención de cortar una línea telefónica de uso militar empleada para controlar el tránsito de personas en la zona.

El complejo, situado en territorio norcoreano a unos 10 kilómetros de la frontera, fue creado en el 2004 como un símbolo de la cooperación entre ambos países, y desde entonces constituye una importante fuente de ingresos para los norcoreanos.

Además, un organismo político norcoreano advirtió este domingo que las armas nucleares son "la vida de la nación" y no serán canjeadas ni siquiera por "miles de millones de dólares".

La declaración ocurre tras una oleada diaria de amenazas formuladas en las últimas semanas por Pyongyang. Estas han incluido la promesa de lanzar un ataque nuclear contra Estados Unidos y la advertencia el sábado de que la península coreana está "en estado de guerra".

Pyongyang está indignada con las maniobras anuales de Estados Unidos y Corea del Sur y una nueva ronda de sanciones de la ONU tras su prueba nuclear del 12 de febrero, la tercera del país

Corea del Norte hizo referencia a esas posibilidades en una declaración difundida a través de la agencia noticiosa oficial norcoreana tras la reunión plenaria.

Las armas nucleares de Corea del Norte son un "tesoro" que no debe ser canjeado por "miles de millones de dólares", dijo la nota. Ni son "una ficha política de regateo ni un medio para tratos económicos, un diálogo o una oferta en la mesa de negociaciones para obligar a desarmarse" a Pyongyang.

"Las fuerzas nucleares de Corea del Norte representan la vida de la nación, que nunca podrán ser abandonadas mientras los imperialistas y las amenazas nucleares existan en la Tierra", agregó la nota.

Hay temores de que todo esto pueda escalar a un encontronazo armado, y Seúl ha prometido responder con contundencia si Corea del Norte provoca a las fuerzas surcoreanas.

Los enfrentamientos navales en aguas del Mar Amarillo frente a la costa coreana han ocasionado cruentos combates varias veces a lo largo de los años. Un ataque atribuido a Pyongyang en el 2010 mató a 50 marineros surcoreanos.

La declaración del pleno pidió además consolidar la moribunda economía, algo en lo que ha insistido Kim en sus declaraciones públicas tras subir al poder luego de la muerte de su padre, Kim Jong Il, a fines del 2011. Estados Unidos afirma que dos tercios de los 24 millones de norcoreanos encaran hambre con regularidad.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG