Enlaces de accesibilidad

Derechos humanos en agenda de canciller canadiense


El canciller John Baird es el más alto funcionario canadiense que visita Cuba desde 1998 (Foto: cancillería de Canadá).

El ministro de Relaciones Exteriores de Canadá aprovechará su visita a Cuba para enfatizar la necesidad de que se garanticen los derechos políticos en la isla.

La visita este viernes a Cuba del canciller de Canadá, John Baird, como parte de una gira que realiza por seis países latinoamericanos, es destacada por medios de prensa canadienses.

El secretario de prensa de Baird señaló que el ministro de exteriores canadiense aprovechará la oportunidad de su estancia en la isla, viernes y sábado, para “presionar a favor de la necesidad de liberalización económica y respeto a los derechos humanos”.

El vocero Rick Roth informó en un correo electrónico que los intereses y valores canadienses “están muy entrelazados”, y el canciller expresará los puntos de vista de su país “sobre la necesidad de acción respecto a los derechos civiles, los políticos en particular”.

La visita a Cuba es la primera que lleva a cabo un canciller de ese país desde que en 1997 lo hizo entonces el ministro del exterior liberal Lloyd Axworthy seguida luego un año después por la del primer ministro Jean Chretien.

Canadá es la principal fuente de turistas que viajan la isla (casi el 40 por ciento),a un promedio de alrededor de un millón cada año.

En Cuba, Baird visitará una sinagoga, se reunirá con el vicepresidente Ricardo Cabrisas y con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, así como con empresarios canadienses.

Como parte de la gira, el ministro ya estuvo la víspera en México y también viajará a Venezuela, Perú, Panamá y hará un alto además en República Dominicana.

Las relaciones de Canadá han sido especialmente frías y tirantes con Cuba y con Venezuela, y según medios de prensa canadienses la visita de Baird se inscribe en el interés de poner fin al antagonismo de cara a la posibilidad de que se produzcan reformas políticas en los dos países.

Desde que el gobierno del conservador Stephen Harper asumió el poder en 2006 en Canadá, Ottawa ha criticado fuertemente a La Habana por la falta de libertades y la represión y encarcelamiento de disidentes.

Canadá y Estados Unidos fueron los dos únicos gobiernos que se opusieron a que Cuba fuese invitada a la pasada Cumbre de las Américas, ocasión en la que el canadiense Harper puntualizó que en la reunión sólo debían participar países democráticos.

Un comunicado difundido por el canciller Baird a propósito de su gira señaló que “nuestro gobierno está enfocado en crear empleos, crecimiento y prosperidad económica”.

En la nota agregó que como parte de los principios de la política exterior canadiense también será portador de “fuertes mensajes sobre mayor respeto a los derechos humanos y la democracia”.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG