Enlaces de accesibilidad

Los cubanos vuelven a Angola, ahora por dinero


ARCHIVO Raúl Castro y su homólogo angoleño, José Eduardo Dos Santos en conversaciones bilaterales en Luanda (Angola), el 5 de febrero de 2009.

Un cubano desesperado por encontrar una “salida” a su situación llegaba a ofrecer a través de Revolico.com hasta 300 CUC a quien le "resolviera" un trabajo en Angola por ANTEX o por cualquier otra agencia.

Desde que Cuba comenzó a exportar su fuerza de trabajo por el mundo, la profesión de ser médico se convirtió en un privilegio, por lo menos por la posibilidad de salir fuera del país y regresar con algunos bienes que de otra manera resultarían inalcanzables.

Hoy día los cubanos que no son médicos han encontrado otra puerta para vender su fuerza de trabajo por varios años, siempre con el gobierno como intermediario, esta vez a través de ANTEX (Antillana Exportadora), una empresa operada por los grandes empresarios militares.

Hace poco alguien desesperado por encontrar una “salida” a su situación llegaba a ofrecer a través de Revolico.com hasta 300 CUC a quien le "resolviera" un trabajo en Angola por ANTEX o por cualquier otra agencia.

El comunicador independiente de La Habana Lázaro Yuri Valle Roca afirma que hay una extensa gama de oficios que son muy bien pagados en Angola -hasta mil dólares mensuales -, entre los de mayor demanda están los relacionados con la construcción, los ingenieros y maestros.

Para los cubanos esta nueva puerta se hace muy atractiva, debido a que multiplica varias veces su salario en moneda nacional en la isla.

Para muchos como un grupo de profesores de la Universidad de las Ciencias Informáticas el idioma fue una barrera y tuvieron que regresar de Angola por no dominar la Lengua Portuguesa, explica el economista Navit Fernández.

“Otros sencillamente cumplen el tiempo de la misión y prueban mejor suerte en los países europeos y en Norteamérica”, apunta.

Según un reciente documento del Centro de Promoción del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, la isla ofrece un total de 56 servicios a través de 99 empresas entre las que figura ANTEX, ubicada en el antiguo edificio de la Marina en Ciudad de La Habana hasta donde han llegado cientos de cubanos con su hoja de vida bajo el brazo.

“No importa que el gobierno solo te pague una tercera parte, la otra vaya para la cuenta del carro y ellos se queden con la última; aquí lo que hace falta es resolver”, dijo Francisco, un ingeniero que no quiso mencionar su apellido en espera de que le llamen.

El médico cubano residente en Santiago de Cuba, Arnoldo de la Cruz, explicó que es muy diferente la cantidad de dinero que reciben los galenos que van a misiones como Barrio Adentro en Venezuela que el que les pagan a los de la brigada Girassol Antex en Angola.

“Los médicos que van a Latinoamérica a los tres o cuatro años ya no tienen dinero; los que van a África pasan siete u ocho años y no tienen necesidad de cumplir una nueva misión”, precisó De la Cruz quien conoce el caso de una doctora de Palma Soriano que se llevó a su esposo para que la acompañara como chofer.

Por su parte, la socióloga Miriam Celaya entiende el sacrificio que hacen muchas familias cubanas de separarse para resolver su problema económico pero, visto a gran escala, cree que esta importación de mano de obra ha contribuido a un fenómeno que denomina “haitianización” de la sociedad cubana.

“Veo que en los últimos años se ha potenciado mucho la exportación de mano de obra cubana, precisamente en las esferas más sensibles, constructores, cuando Cuba entera se está destruyendo y de médicos cuando estamos recibiendo una pésima atención acá en la isla”, apunta Celaya.

ANTEX S.A se define en su página web como una sociedad mercantil cubana que ofrece servicios a empresas y asistencia técnica en el exterior y según un artículo de The Economist de Namibia, ANTEX es socio de la Cámara de Comercio de ese país para ejecutar un proyecto de infraestructura de miles de millones de dólares por un período mínimo de diez años en el Namibia Angola Housing Initiative (NAAHI) que pretende reconstruir las provincias angolanas de Moxico, Cuando, Cubango y Cunene.

Un ex miembro de la Contrainteligencia cubana, Delfin Fernandez, alias Agente Otto, aseguró a la publicación www.autentico.org que ANTEX tiene oficinas en más de diez países incluyendo Panamá, Angola, Sudáfrica y Namibia.

La participación de los militares cubanos en la economía comenzó en 1986 con la capacitación de altos oficiales en escuelas internacionales de negocios y el establecimiento de un Sistema de Perfeccionamiento Empresarial que se ha extendido en la actualidad a casi todas las ramas de la sociedad.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG