Enlaces de accesibilidad

Fisiculturistas cubanos se inyectan aceite comestible


Un grupo de fisiculturistas cubanos.

Inyectarse aceite comestible produce una inflamación que no debe confundirse con aumento de la masa muscular.

El número de jóvenes cubanos, amantes del fisiculturismo, que se inyectan aceites comestibles para lograr una musculosa figura ha aumentado a niveles tan preocupantes, que el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba dedicó al tema un amplio reportaje el viernes.

La técnica de inyectarse en los músculos un producto graso conocido como Synthol, de uso común entre los deportistas de diferentes naciones para darle brillo a la piel, está fuera del alcance de los fisiculturistas cubanos.

Un frasco de 100 mililitros de Synthol cuesta entre $200 y $300 dólares en el mercado internacional; así es que, al igual que en otras actividades donde lo normal no abunda, los jóvenes y adolescentes cubanos, buscaron una solución alternativa: aceite comestible, ya sea de girasol, de soja, de maní o de oliva.

Los resultados, claro, no son los mismos. Inyectarse aceite comestible produce una inflamación que no debe confundirse con aumento de la masa muscular, precisa Granma.

El diario cita el caso de un joven de Las Tunas, de 16 años, que decidió seguir los pasos de sus compañeros, y desde hace ya seis meses sufre una pesadilla, que lo ha llevado cuatro veces al quirófano.

Para otro joven de Matanzas, el “tratamiento alternativo” casi le cuesta la vida “cuando jeringuilla en mano, buscó un músculo y encontró una vena”, subraya la información.

Especialistas del Ministerio de Salud Pública advierten a los jóvenes que, además de las infecciones y las cirujías, esta práctica de belleza muscular puede aumentar el riesgo de contraer enfermedades infecciones como el VIH-sida, las hepatitis B y C, entre otras, cuando se intercambian las jeringuillas para aplicar el aceite comestible.

“Además, el músculo afectado que haya que extirpar no vuelve a regenerarse y las secuelas son inevitables”, explicó el doctor Fernando Reyes Bauza, especialista de primer grado en Ortopedia y Traumatología.
XS
SM
MD
LG