Enlaces de accesibilidad

Protestas en defensa del Muro de Berlín


Manifestantes protestan mientras desmantelan una sección del muro de Berlín en Alemania.

"¡Queremos nuestro Muro!" -gritaban los manifestantes, que se oponen al desmantelamiento del muro, que dividió por décadas la ciudad. .

Manifestantes lograron detener este viernes obras de perforación de la sección más larga de lo que queda del Muro de Berlín, un símbolo de la Guerra Fría, que consideran amenazado por un proyecto inmobiliario, constató la agencia AFP.

Una grúa retiró este viernes un pedazo del muro, con el fin de abrir una zanja en esta parte de más de un kilómetro de largo decorada con grafitos, conocida como East Side Gallery.

Decenas de policías se hallaban frente a unos 200 manifestantes que habían empezado a reunirse al amanecer, esgrimiendo pancartas. Algunos de ellos gritaban, sobre todo después de que se retirara este primer pedazo de muro. "Berlín se está vendiendo a sí misma y su historia" rezaba una pancarta, mientras un manifestante gritaba: "¡Queremos nuestro Muro!".

Para reducir la tensión, la policía anunció la suspensión de las obras "por el día y hasta nueva orden". "En cuanto vuelva la grúa, nosotros también volveremos. Tenemos suficiente gente para volver inmediatamente nosotros también", declaró Robert Muschinski, miembro de un grupo que quiere salvar la East Side Gallery. Según él, la suspensión de este viernes constituye una primera "victoria".

Las obras procuran abrir un acceso a una torre de viviendas de lujo de 63 metros de alto que será construida en breve a orillas del río Spree. Además, el municipio de Berlín quiere permitir que peatones y ciclistas accedan a un puente previsto sobre el río, cuya inauguración está prevista hacia 2015.

Se planea realizar dos perforaciones en una sección de unos 30 metros de largo. El promotor inmobiliario, la sociedad Living Bauhaus, afirma que es necesario perforar el Muro por razones de seguridad. "No tiene relación ninguna con nuestro edificio, sino (que está relacionado) con directivas vigentes en el distrito", aseguró su principal dirigente, Maik Uwe Hinkel.

Policías hace guardia en la zona donde desmantelan parte del muro de Berlín, Alemania.
Policías hace guardia en la zona donde desmantelan parte del muro de Berlín, Alemania.
El Muro "es un memorial de la Guerra Fría que recuerda la época en que Alemania estaba dividida", afirmó Sascha Disselkamp, quien dirige un club y un restaurante berlineses. "No hay que permitir que se construye un edificio de viviendas y un hotel" de lujo, en un lugar donde murió gente, agregó. "Es una herencia cultural y el único lugar, exceptuando Israel, con un muro que divide a la gente. Tenemos que ser capaces de experimentarlo", declaró Riet Meert, un belga de 32 años radicado en Berlín, quien trabaja como agente de disc-jockeys.

Para Muschinski, quien también dirige un colectivo contra un vasto proyecto inmobiliario berlinés, los restos del Muro pertenecen al "patrimonio cultural mundial".

"Nos están tirando abajo nuestra historia", denunció Monika Wang, una exberlinesa occidental de 72 años. "Se está procediendo a la destrucción de una obra de arte", afirmó por su parte Kani Alavi, un artista alemán de origen iraní que pintó uno de los grafitos y dirige una asociación local.

Construido en 1961, el Muro tenía 155 kilómetros de largo y dividía en dos a la ciudad hasta 1989, pero hoy sólo quedan unos tres kilómetros en pie. Desde 1990, East Side Gallery ha sido cubierta con grafitos de colores, incluyendo el famoso "beso fraterno" entre Leonid Breznev, principal dirigente de la Unión Soviética entre 1964 y 1982, y Erich Honecker, principal dirigente de Alemania Oriental hasta 1989.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG