Enlaces de accesibilidad

Marchas por la Dignidad en Madrid terminan en protestas violentas


Disturbios al término de las marchas por la dignidad que han convocado a decenas de miles de manifestantes en Madrid, España.

Seis columnas de manifestantes confluyeron en el centro de la capital para protestar contra los recortes sociales y económicos del Gobierno de Rajoy.

Decenas de miles de manifestantes de distintas regiones de España marcharon el sábado por el centro de Madrid para protestar por las medidas del gobierno que, a su juicio, han erosionado los derechos civiles en el país.

Varias columnas de manifestantes, procedentes de distintos puntos de España y con diferentes reivindicaciones, se unieron hoy en Madrid en las llamadas Marchas por la Dignidad.

Con el lema "pan, trabajo y techo para todos y todas" los manifestantes se congregaron en torno a la Plaza de Colón durante varias horas, algunos de ellos incluso montando tiendas de campaña con la intención de permanecer acampados. Sin embargo, lo que se suponía una manifestación pacífica desencadenó al final del día en enfrentamientos con el resultado de 17 detenidos y 20 policías heridos.



Además de los organizadores, la iniciativa recibió el apoyo de decenas de organizaciones políticas y movimientos sociales de izquierdas, junto a los sindicatos CC.OO. UGT, USO y más de 100 organizaciones representativas de la sociedad civil. Los bomberos de Madrid, el movimiento 15-M o la Coordinadora 25S, convocante de las protestas para rodear el Congreso de los Diputados meses atrás, también se sumaron.

La Delegación del Gobierno de Madrid había advertido previamente de la presencia de "grupos radicales infiltrados" que tratarían de reventar las movilizaciones. Finalmente, al filo de las 8 pm hora española y después de que todo se hubiera desarrollado de manera pacífica, comenzaron los altercados entre grupos violentos que desembocaron en detenciones.

Recortes en educación y sanidad, desahucios y paro al 26,3%

A pesar de los datos económicos positivos de las últimas semanas, la situación de millones de españoles sigue siendo preocupante. Entre los datos más significativos, la tasa de paro se situó en el 26,03% de la población en el cuarto trimestre de 2013 y los hogares sin ningún tipo de ingreso pasaron de los 494.600 de 2009 a los 686.600 de 2013, según indica el diario El País. Las prestaciones por desempleo, además, se han ido reduciendo paulatinamente.

Las ejecuciones hipotecarias y los desahucios son sin embargo una de las razones que han movido a más manifestantes en los últimos años. Más de 35.000 familias se quedaron sin vivienda en la primera parte del año 2013 al arrebatársela el banco por impagos, y la morosidad alcanza cifras nunca vistas en España.

Los recortes en la educación y la salud son también una de las principales. La reducción del 13% del presupuesto de sanidad y los intentos de privatización de los servicios en un país en el que el acceso a los médicos siempre ha sido un derecho gratuito y universal, han terminado por calentar los ánimos en muchos sectores de la sociedad, principalmente los más desfavorecidos.

En cuanto a la educación, el importe de las matrículas universitarias se ha multiplicado en algunos casos por dos, y entre 2011 y 2012 se redujo ostensiblemente el número de becas para libros de texto, pasando el gasto de 98 a 20 millones de euros. Unos presupuestos adelgazados hasta el máximo para el profesorado, así como continuas reducciones de salarios para los docentes públicos, siguen produciéndose año tras año.
XS
SM
MD
LG