Enlaces de accesibilidad

Mundo

La violación sexual en el manual del soldado soviético y ruso

Protesta en Grecia contra invasión rusa a Ucrania.

«Una chica de 14 años fue violada por 5 hombres en Bucha. Ella está embarazada ahora. Un niño de 11 años fue violado delante de su madre. Ella estaba atada a una silla para que lo viera, también en Bucha. Una mujer de 20 años, violada por tres ocupantes de todas las formas posibles a la vez. En Irpen». Esa es la descripción que hace Liudmila Denisova, en el reporte de la Defensora del Pueblo de Ucrania, publicado en su cuenta de Facebook el 8 de abril del 2022.

Desde el pasado mes de marzo las denuncias de violaciones sexuales como herramienta en el arsenal de guerra del ejército ruso llegaban a la prensa internacional y a organismos internacionales.

Las primeras acusaciones recogidas oficialmente provenían de 25 ucranianas, entre 14 y 24 años de edad. Se denunciaba que estas violaciones y abusos sexuales se comenten en grupo, en presencia de hijos, de menores de edad. Son historias que se repiten en los poblados ucranianos tras la retirada de las tropas rusas. Pero, aseguran los especialistas, no siempre las mujeres informan de las violaciones, y las adolescentes, en menor escala todavía.

"Es imposible contar cuántas víctimas hay ahora", dijo Denisova al servicio ucraniano de Radio Europa Libre/ Radio Libertad, "porque muchas personas han sido brutalmente asesinadas. Pero la historia cobra realidad cuando se trata de nuestras mujeres y niños, y sus padres ahora relatan la violencia que se cometió contra ellos".

“Cada vez escuchamos más sobre violaciones y violencia sexual. La combinación del desplazamiento masivo con los resultados de la gran presión de los reclutas y mercenarios y la brutalidad mostrada contra los civiles ucranianos ha levantado todas las banderas rojas”, dijo ante el Consejo de Seguridad de la ONU Sima Bahous, directora ejecutiva de ONU Mujeres, el 11 de abril.

“Las mujeres jóvenes y las adolescentes no acompañadas corren un especial riesgo”, destacó Bahous. La Unicef y ONU Mujeres lanzaron un SOS al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que se investiguen las denuncias.

La abogada británica Helena Kennedy, Consejera de la Reina (QC) y especializada en derechos humanos, dice que las violaciones se han convertido en un arma de la guerra. Declaró a la prensa inglesa que los soldados rusos disfrutan de un "permiso tácito" para violar a los civiles. Según la abogada, las evidencias que se han podido recopilar revelan que los rusos realizan "graves delitos" contra los ciudadanos. Helena Kennedy es miembro del grupo de trabajo legal que ayuda a coordinar los casos de crímenes de guerra en Ucrania.

Un informe de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), fechado el 13 de abril, confirma violaciones del derecho internacional humanitario por las tropas de ocupación rusa y señala que "los informes indican casos de violencia de género relacionada con el conflicto, como violaciones, violencia sexual o acoso sexual".

Human Rights Watch ha venido documentado las denuncias, incluida la de una mujer que relató a ese organismo cómo fue violada frecuentemente por un soldado ruso en una escuela, en la región de Jarkiv, donde ella y su familia se habían refugiado. Además del relato, entregó fotos con evidencias de las golpizas recibidas.

Un exhaustivo recuento sobre el destino de Karina Yershova fue presentado por la cadena CNN. Era la historia de una joven de 22 años, residente de Bucha, quien se negó a dejar la ciudad al ser tomada por los rusos. Salió un día a comprar a una tienda cercana y los padres no volvieron a saber de ella. Trozos del cadáver de la chica se identificaron por los tatuajes que tenía; fue violada y su cadáver, mutilado.

“Las mujeres de toda Ucrania se enfrentan a la amenaza de la violación como arma de guerra, a medida que surgen crecientes pruebas de violencia sexual en las zonas recuperadas de las fuerzas rusas en retirada”, informaba el diario londinense The Guardian, el pasado 4 de abril.

“El domingo, el mundo se horrorizó con una imagen tomada por el fotógrafo Mikhail Palinchak en una carretera a 20 km de la capital, Kiev, en la que los cuerpos de un hombre y tres mujeres estaban apilados bajo una manta. Las mujeres estaban desnudas y sus cuerpos habían sido parcialmente quemados”, informa la prensa británica en referencia a lo que se informaba desde Bucha. Destaca la nota que, “para muchos, es especialmente difícil comprender la magnitud de la violencia sexual”.

El diario estadounidense Huffington Post recoge declaraciones de la profesora Dara Kay Cohen, de la Universidad de Harvad, quien es autora del libro "Violación durante la Guerra Civil/Rape During Civil War", que analiza esos conflictos desde 1980 al 2012.

Según la catedrática, “la violación se ha utilizado como arma de guerra durante miles de años, pero no se encuentra en todos los conflictos”.

“La violación en grupo ayuda a los grupos armados que sufren de baja cohesión a superar esencialmente ese problema”, detalla Kay Cohen. Esa violación, a criterio de la profesora de política pública en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, de Harvard, es “una forma de señalar la virilidad y la masculinidad, lo que puede crear vínculos sociales entre los miembros de los grupos armados, especialmente los miembros de los grupos armados que han sido reclutados por la fuerza”.

Informaba el diario The Washington Post a inicios de mayo que Iryna Venediktova, dijo que ella “creía que Rusia utilizó la violación como "estrategia deliberada en la guerra”, una acusación que el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, ha negado con insistencia.

Frente a la embajada rusa en Estonia, por varios días, activistas contra la invasión rusa se reunieron para protestar por las violaciones cometidas por las tropas rusas en Ucrania. Docenas de ellas se desnudaban parcialmente, se echaban pintura roja sobre el cuerpo, en especial en el vientre y las piernas. El objetivo era denunciar ante la opinión publica el abuso a mujeres y niños por parte de los soldados rusos en Ucrania.

This image contains sensitive content which some people may find offensive or disturbing.
Protesta ante embajada rusa en Estonia.
Protesta ante embajada rusa en Estonia.

Violaciones de soldados y oficiales soviéticos desde la Segunda Guerra Mundial.


Hoy día se han documentado numerosos ejemplos de las violaciones de los soldados rusos. Investigaciones, trabajos históricos y libros componen una amplia bibliografía del tema. En ocasiones, han sido llevados al cine y hecho documentales el drama sufrido por las mujeres en aquella zona de Europa a manos de los soldados rusos.

En aquella época, uno de los más ampliamente difundidos entonces sucedió con la toma temporal en octubre de 1944 del poblado de Nemmersdorf, en Prusia Oriental, hoy región rusa de Kaliningrado. Setenta y dos mujeres, en edades de 8 a 83 años, fueron violadas. Las dejaron clavadas en las puertas de las casas y establos, desnudas.


Los nazis documentaron los crímenes e invitaron a suizos, suecos, estonios y españoles a que verificaran las historias. Existe una extensa bibliografía sobre esos crímenes, en los trabajos del historiador británico Ian Kershaw y Alfred-Maurice de Zayas, abogado cubanoamericano.

Libro Berlín: 1945 de Antony Beevor
Libro Berlín: 1945 de Antony Beevor

El historiador británico Antony Beevor, tras laborar en archivos rusos y alemanes, públicó en su obra Berlín, la caída: 1945 (editado en castellano en el 2005 por Critica, Barcelona). Destaca Beevor que “cuando el ejército rojo alcanzó Berlín …sus soldados tendían a mirar a las mujeres como un derecho temporal de conquista”. (Pág. 65) En Dahlem, “monjas, muchachas jóvenes, mujeres ancianas, embarazadas y madres que acaban de alumbrar fueron víctimas de impías violaciones” (pág. 515). Según la investigación del historiador, fueron violadas dos millones de mujeres, la mayoría reiteradamente y en grupos.

En un artículo en la prensa británica el historiador destaca que “al menos dos millones de mujeres alemanas han sido violadas, y una minoría considerable, si no la mayoría, parece haber sufrido una violación múltiple”. La propaganda soviética culpaba a las berlinesas por el alto porcentaje de sífilis y gonorrea entre la soldadesca roja. El que después fuera jefe del espionaje de Alemania Oriental, el general Markus Wolf, en conversación con Beevor, en el 2000, le corroboraba que al llegar a finales de mayo de 1945 a Berlín, “todas nuestras mujeres han sido violadas” (Pag. 655).

Esa tragedia ha sido llevada a la pantalla con la película Una mujer en Berlín, basada en un libro autobiográfico de una alemana. En 1992, el documental BeFreier und BeFreite (Los libertadores se toman libertades) mostraba los testimonios de las víctimas.


El historiador holandés Ian Buruma, autor del libro 1945: Año Cero, constata que las últimas denuncias de violaciones se registraron en 1947, tras ser los soldados soviéticos confinados a los cuarteles. La historiadora Catherine Merridale, en su obra “Ivan’s War/Las Guerras de Ivan” sobre el ejército rojo, del periodo comprendido entre 1939 a 1945, da calificaciones exactas sobre el comportamiento de los soldados soviéticos al llegar a suelo alemán en enero de 1945: “los historiadores los han calificado de bestiales y de crápulas, como si actuaran por algún instinto, como los animales” (pág. 303).

Y esos instintos los continuaron al arribar a la capital alemana en abril de ese mismo año: “ya no había mucho que tomar en Berlín, pero se apoderaron de los alimentos y otros bienes que aún les apetecían. Casi casualmente, y sin el intenso odio de tres meses antes, también se vengaron de las mujeres de Berlín” (pág. 329).

Monumento polaco a la violación soviética

Monumento polaco a las víctimas de las violaciones de soldados soviéticos.
Monumento polaco a las víctimas de las violaciones de soldados soviéticos.

Las polacas no escaparon de las violaciones de los soviéticos. Un artista polaco, Jerzy Bohdan Szumczyk, hizo en el 2013 un monumento a millones de víctimas de la Segunda Guerra Mundial, las mujeres violadas por los soldados del ejército rojo. El diario alemán Der Spiegel describía el monumento y el acto de colocarlo en una plaza polaca. La obra era una escultura de hormigón de 500 libras que se colocó en la ciudad de Gdansk, al lado de un tanque soviético. La obra del entonces estudiante de la Academia de Bellas Artes de Gdansk llevaba el título de "Komm, Frau (Ven, mujer)".

La figura representa a un soldado soviético entre las piernas de una mujer embarazada al tiempo que le coloca un revolver en la boca con su diestra. En esa ciudad, entonces Danzing, fueron violadas alemanas, así como polacas y rusas que eran llamadas Ostarbeiter (trabajadores del Este) en los territorios alemanes u ocupados por estos. La prensa internacional destacó entonces las reacciones de la sociedad polaca, y las protestas de la embajada rusa en Varsovia.

La vergüenza de las húngaras violadas por soviéticos

La cineasta húngara, Fruzsina Skrabski, se encargó de sacar del olvido los abusos y violaciones a las mujeres de su país por las tropas soviética en 1944 y 1945, detalla el diario The Washington Post. En el 2013 saca a la luz el documental titulado “Vergüenza silenciada (Elhallgatott gyalázat)”. Eran los testimonios de las victimas sobrevivientes de aquellas violaciones de la Segunda Guerra Mundial. Se pusieron ante las cámaras para contar el ultraje.

Tras 65 años de silencio, varias de las mujeres ultrajadas, que al ser entrevistadas tenían entre 80 a 90 años, relataron los crímenes. En un poco más de 50 minutos se habla de 400 mil a 800 mil húngaras violadas o torturadas sexualmente. Entonces, en Hungría, el aborto era una práctica normal en los hospitales o consultas clínicas. Las enfermedades de transmisión sexual se dispararon y se relata cómo los soviéticos culpaban a las mujeres por la sífilis o gonorrea de los soldados y oficiales.

El documental muestra mujeres de carne y hueso: Gabi Kali, Magdolna Prosz, Miklos Ujj, Lajos Vincze. Vieron ellas el horror sobre toda la familia, sobre sus hermanas, madres, abuelas. El silencio fue la norma en las décadas de comunismo húngaro, aliado del Kremlin, se destaca en el film, y fue tanto para mujeres como hombres que, inclusive, no deseaban hablar de un tema lacerante.

El experto ruso en sistemas totalitarios, profesor Nikita Petrov, dijo en el documental que la posesión física del soldado soviético sobre el cuerpo de la mujer vencida es un elemento de reafirmación de la propia victoria.

“Entretenimientos” de soldados soviéticos en Yugoslavia

Milovan Djilas, uno de los más acérrimos críticos del marxismo, en su libro “Conversations with Stalin/Conversaciones con Stalin”, afirma que en Yugoslavia el ejército soviético cometió unos 121 casos de violación, 111 de los cuales también fueron asesinatos y 1.204 robos con violencia. Detalla en uno de los capítulos como el líder de los guerrilleros yugoslavos, Yosef Broz Tito, se quejó ante el general soviético Korneev, quien dijo sentirse indignado por los insultos al ejército soviético. (pag. 95 Milovan Djilas, Conversations with Stalin,1962. London)

En un viaje a Moscú, Djilas, entonces miembro de la jerarquía comunista yugoslava, se reunió con Stalin, quien ya conocía de la queja de Belgrado. Stalin le dijo, relata Djilas: “¿No entiende que un soldado que ha caminado miles de kilómetros a través de la sangre, el fuego y la muerte se entretenga con una mujer o se lleve alguna bagatela?"

Quejas al Kremlin desde Checoslovaquia

En el libro The Russian in Germany: A history of the soviet zone of occupation 1945-1949 (Harvard Press, 1995), del historiador Norman M. Naimak se detalla la queja (sin llegar a ser protesta) del líder comunista checo Vlado Klementis al mariscal soviético Ivan Konev por las violaciones a las mujeres a manos de su tropa en Eslovaquia. El militar soviético atribuyo las tropelías contra las mujeres a soldados desertores (pág. 71).

Violaciones de los soviéticos a japonesas en la Manchuria

Huerfanos de la Guerra Japonesa en Manchuria
Huerfanos de la Guerra Japonesa en Manchuria

Una de las atrocidades de las menos conocidas es la masacre de Genenmao, que en Japón es recordado como fecha luctuosa cada año, el 14 de agosto. Ese día, en 1945, con la entrada de las tropas soviéticas y mongolas en la Manchuria, y alentados en ocasiones por la población china, violaron y asesinaron a más de mil personas, en su mayoría mujeres y niños que habían buscado refugio en el templo budista de Gegenmao, en la Mongolia Interior. La matanza duró casi toda la jornada.

Detalles sobre el crimen perpetrado por los soviéticos aparecen en el libro de la historiadora Mayumi Itoh “Los huérfanos de la Guerra japonesa en la Manchuria: las víctimas olvidadas de la Segunda Guerra Mundial”, que salió al público en abril del 2010.

Desmanes sexuales soviéticos en Afganistán

El informe de Human Right Watch, en coordinación con los comités Helsinki Watch y Asia Wacth, publicado en 1985 con el título “Morir en Afganistán: los derechos humanos en Afganistán desde la invasión 1978-1984”, dedica un capítulo a la violencia sexual en los primeros cinco años de invasión soviética. El reporte investigó las violaciones, intentos de violación y acoso sexual a las mujeres afganas por parte de los soldados soviéticos y las fuerzas afganas.

Similar conducta de los soldados soviéticos que violaban a las mujeres y a las niñas es descrita en las publicaciones del Proyecto Afgano de Justicia, publicado en el 2004.

En el 2013 el tema de la brutalidad de las tropas soviéticas es analizada en el trabajo Violencia sexual en Afganistán en y después de la Guerra”, de Linda Ahmad, en el Instituto de Desarrollo Social y Paz. En el trabajo se afirma que “la violencia sexual en Afganistán apareció al comienzo de la guerra en 1978, cuando la URSS ocupó el país en nombre de la amistad y el internacionalismo”. Se constata en ese estudio que, bajo el régimen afgano que controlaba Moscú, se reportaron casos de participación soviética en las torturas sexuales y violaciones a mujeres en las aldeas.

Protesta en Berlín contra la invasión rusa a Ucrania.
Protesta en Berlín contra la invasión rusa a Ucrania.

Respeto al género y condena a los violadores.

En 1929 se firma en Ginebra el Convenio Relativo al Tratamiento de los Prisioneros de Guerra, donde se declara que “los prisioneros de guerra tienen derecho al respeto de su personalidad y honor. Las mujeres serán tratadas con todas las consideraciones debidas a su sexo”. Con el documento se extiende a la mujer como sujeto una defensa especial en medio de la guerra, que de violarse implica discriminación de género. Los adicionales Convenios de Ginebra de 1994, con dos protocolos adicionales de 1974, brinda a la mujer una protección contra la violación, la prostitución forzada o toda forma de ultraje.

En los Estatutos del Tribunal Internacional para la ex-Yugoslavia la violación sexual deja de ser un atentado a la moral convirtiéndose en un crimen contra la humanidad. Se considera violación inclusive el intento y la amenaza. Tres bosnios fueron sentenciados, entre otras causas, por violaciones.

El Tribunal Criminal Internacional para Ruanda declaró culpable de genocidio en 1998 a Jean-Paul Akayesu, ex alcalde de Taba. En ese conflicto se violaron a más de 500 mil mujeres. La condena de Akayesu fue la primera de ese tipo en corte internacional y la primera vez que la violación fue considerada un componente de genocidio. Allí se conceptualizó al delito de violación bajo categóricas situaciones, como genocidio.

La columnista Monica Hesse, del diario The Washington Post, describe como la violación como un tipo de guerra que a su entender “no implica tanques ni bombas, pero es una guerra. Es un crimen que a menudo queda impune, cometido por soldados que forman parte de una horrible tradición: utilizar el cuerpo de las mujeres como campo de batalla, aniquilando la psique humana junto a las ciudades”. Lo considera un arma contra los hombres del bando contrario, pues “los violadores también pueden utilizarlas contra los hombres para hacerles sentir indefensos. Los hombres no podían detener los ataques contra las mujeres que amaban”.

La responsabilidad no solo de los soldados que comenten la violación, sino también de los oficiales que la permiten, quedó bien señalada por Hugh Williamson, director de Europa y Asia Central de Human Rights Watch, quien declaró en un informe especial en abril que "los comandantes deben reconocer que la falta de acción contra los asesinatos y las violaciones puede hacerlos personalmente responsables de crímenes de guerra como una cuestión de responsabilidad de mando".

Vea todas las noticias de hoy

Zelenskyy en el Consejo de Seguridad acusa a Rusia de una "agresión criminal y no provocada"

El presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy en el Consejo de Seguridad de la ONU el 20 de septiembre de 2023.. (AP foto/Craig Ruttle)

El presidente de Ucrania acusó a Rusia de llevar a cabo "una agresión criminal y no provocada" que socava todas las normas de la guerra y la Carta de la ONU en una reunión del miércoles del Consejo de Seguridad que comenzó con un enfrentamiento por su discurso.


El presidente Volodymyr Zelenskyy dijo al Consejo que no habría ido si no hubiera tenido una propuesta para poner fin a la guerra de 19 meses, comenzando con la adhesión a la Carta que garantiza la soberanía y la integridad territorial de los 193 países miembros de la ONU. Destacó que la restauración de todo el territorio ucraniano es la clave para la paz.


Antes de que comenzara la reunión, hubo intensas especulaciones sobre si Zelenskyy y el máximo diplomático de Rusia, Serguéi Lavrov, chocarían, hablarían o se evitarían por completo. Pero no se produjo ninguna confrontación porque Zelenskyy abandonó el salón poco después de su discurso.


Los choques verbales comenzaron al inicio de la reunión, antes de que llegara Lavrov, cuando el embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia, protestó por la decisión del presidente del Consejo de permitir que Zelenskyy hablara delante de los 15 miembros del organismo.


Luego, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, habló ante el Consejo y reiteró que la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022 fue "una clara violación de la Carta de Naciones Unidas y del derecho internacional".


La guerra "está agravando las tensiones y divisiones geopolíticas, amenazando la estabilidad regional, aumentando la amenaza nuclear y creando profundas fisuras en nuestro mundo cada vez más multipolar", advirtió el jefe de la ONU.


Zelenskyy fue el siguiente orador. El líder ucraniano acusó a Rusia de "atrocidades masivas" contra los derechos humanos y dijo que se deberían tomar medidas para impedir que Moscú utilice su poder de veto en el Consejo de Seguridad. El organismo más poderoso de la ONU está encargado de garantizar la paz y la seguridad internacionales, pero se le ha impedido tomar cualquier medida sobre Ucrania debido a que Moscú veta prácticamente toda iniciativa que lo critique.


Zelenskyy pidió reformas para permitir que los 193 miembros de la Asamblea General de la ONU, donde no hay veto, suspendan o retiren el poder de veto de uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad por violaciones atroces de la Carta de la ONU.


La Asamblea condenó la invasión de Rusia y exigió la retirada de sus fuerzas y la revocación de su anexión de territorio ucraniano, pero sus resoluciones no son jurídicamente vinculantes.

Consejo de Seguridad de ONU debatirá sobre la guerra en Ucrania

El presidente de Ucrania Volodymyr Zelenskyy junto al secretario general de la ONU António Guterres, en la sede la organización, en Nueva York. (AP/Mary Altaffer)

La guerra en Ucrania será tema de discusión este miércoles en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en una reunión en el marco del 78 período de sesiones de la Asamblea General donde podrían coincidir el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy y lel canciller ruso Serguéi Lavrov.

Según el programa oficial, el encuentro se enfocará en la defensa de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas "mediante un multilateralismo eficaz: mantenimiento de la paz y la seguridad de Ucrania".

Zelenskyy fue ovacionado el martes por su discurso ante la 78ª Asamblea General, en el que denunció cómo Rusia usa la escasez alimentaria como arma. El mandatario ucraniano también lamentó el uso de la energía como arma, luego de que Rusia recurrió a sus reservas de gas y combustible para presionar a los países de Occidente.

En su discurso, Zelenskyy afirmó que Rusia aprovecha la energía nuclear e, incluso, que "está convirtiendo las plantas nucleares de otros países en auténticas bombas". El líder ucraniano destacó, además, cómo su país "se deshizo de su arsenal nuclear" en los años noventa, mientras que Moscú se aferraba al suyo.

Zelenskyy también denunció el rapto de niños ucranianos por parte de Rusia y habló del esfuerzo de su país para recuperarlos. "A esos niños en Rusia se les enseña a odiar a Ucrania y se rompen todos los lazos con sus familias", enfatizó.

Ucrania recibió este martes el respaldo en ONU del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien hizo un llamado a la comunidad internacional sobre la necesidad de respaldar a los ucranianos en la defensa de su país frente a la invasión rusa.

"Si permitimos que Ucrania sea dividida, ¿está asegurada la independencia de cualquier nación? Sugiero respetuosamente que la respuesta es no. Tenemos que hacer frente a esta agresión descarada hoy y disuadir a otros posibles agresores mañana para que apoyen a Ucrania frente a los invasores rusos", dijo Biden frente a los líderes mundiales reunidos en Nueva York.

Las crisis que se deben abordar en la ONU, según Human Rights Watch

Una manifestación, el 17 de septiembre de 2023, en Nueva York, sobre el cambio climático, una de las preocupaciones de Human Rights Watch. (Leonardo Muñoz/AFP).

Los líderes mundiales en la Asamblea General de las Naciones Unidas deberían instar a la rendición de cuentas por la crisis mundial de derechos humanos, señaló Human Rights Watch.

Se deben discutir planes de acción "para alimentar a los hambrientos del mundo, abordar los impactos devastadores del cambio climático y reimaginar la arquitectura de salud global", dijo la ONG en un comunicado.

Deben buscar "justicia por los crímenes de guerra de Rusia en Ucrania, las atrocidades cometidas por las partes beligerantes de Sudán, el apartheid de Israel contra los palestinos, la persecución de género de mujeres y niñas por parte de los talibanes y los crímenes de lesa humanidad de China en Xinjiang".

"También es fundamental que los líderes mundiales pongan de relieve las crisis desatendidas como Haití, Nagorno-Karabaj y el archipiélago de Chagos", indicó.

"El Debate General anual de la ONU proporciona a los líderes mundiales un púlpito intimidatorio para hablar sobre los problemas de derechos humanos más apremiantes del mundo", sostuvo Louis Charbonneau, director de la ONU para Human Rights Watch. "Todos ellos deberían aprovechar esta oportunidad de oro para generar debates sobre las crisis mundiales, encontrar justicia por los abusos en curso o llamar la atención sobre cuestiones ajenas a los titulares".

La ONG recordó que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha instado a los 193 países miembros a centrar una mayor atención en cuestiones que son prioritarias para los países en desarrollo, incluido el cambio climático y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU destinados a erradicar la pobreza.

"El cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es crucial para los derechos a la salud, el agua, el saneamiento, la alimentación y la educación, entre otros. A mitad de camino hacia la fecha límite de 2030 para lograr esos objetivos, parecen estar cada vez más en peligro. Esto refleja en gran medida la indiferencia de muchos gobiernos para abordar esos problemas. Los funcionarios deberían dejar de considerar los Objetivos de Desarrollo Sostenible como opcionales, sino verlos como derechos vitales y obligatorios", señaló Human Rights Watch.

Guterres organizará reuniones de alto nivel sobre cambio climático y desarrollo al margen de la Asamblea General de la ONU. Según Human Rights Watch, los dirigentes deben estar preparados para "hacer promesas concretas de acción para hacer frente a los fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes y al aumento de la pobreza". También deben expresar su apoyo "a la ampliación de las oportunidades de justicia por crímenes graves, como un tratado que fortalezca las protecciones internacionales para los crímenes de lesa humanidad".

Además, "los líderes deben destacar públicamente los innumerables abusos cometidos por las fuerzas rusas contra civiles ucranianos y los cientos de millones de personas que enfrentan hambre en todo el mundo debido a la retirada de Rusia de la Iniciativa de Cereales del Mar Negro mediada por la ONU".

Los líderes también deben instar al Consejo de Seguridad de la ONU a tomar medidas para detener las atrocidades en Sudán y Birmania, indicó.

Otra sugerencia es "presionar para que se rindan cuentas por los crímenes internacionales cometidos por los talibanes en Afganistán. Más de dos años después de que los talibanes regresaran al poder, están sometiendo a mujeres y niñas a severas restricciones y discriminación que equivalen al crimen de lesa humanidad por la persecución de género".

Asimismo, las delegaciones "deben instar a los líderes de la ONU a actualizar a los países miembros sobre la implementación por parte del gobierno chino de las recomendaciones del informe de 2022 de la oficina de derechos humanos de la ONU sobre posibles crímenes de lesa humanidad contra los uigures y otros musulmanes túrquicos".

Los líderes mundiales "deberían respaldar el creciente reconocimiento a nivel mundial de que la opresión sistemática de los palestinos por parte del gobierno israelí equivale al crimen contra la humanidad del apartheid. Deben tomar medidas para ponerle fin y hacer rendir cuentas a los responsables, incluso apoyando la investigación de Palestina de la Corte Penal Internacional e instando a Guterres a incluir a las fuerzas armadas de Israel en su informe anual sobre las graves violaciones contra los niños en los conflictos armados", añadió la organización.

Al concluir su comunicado, Human Rights Watch comentó que los países miembros de la ONU deben diseñar un plan de acción para una respuesta internacional basada en los derechos para ayudar a Haití a establecer un nuevo gobierno de transición para superar su crisis de seguridad, restaurar el estado de derecho y entregar la ayuda humanitaria necesaria.

"Los líderes y sus delegaciones también deben destacar los continuos abusos contra los derechos humanos en Burkina Faso, Malí y en todo el Sahel, la República Democrática del Congo y los países vecinos, Etiopía, Corea del Norte y otros lugares", declaró.

"Dado que la rendición de cuentas suele estar condicionada por consideraciones políticas y dobles raseros, los gobiernos deben trabajar para garantizar el acceso equitativo a la justicia dondequiera, y por quienquiera, que se cometan crímenes internacionales", señaló Human Rights Watch.

"Los líderes mundiales deberían utilizar la atención de la Asamblea General de la ONU para crear conciencia de que millones de personas en todo el mundo se enfrentan cada vez más a atrocidades en tiempos de guerra, desplazamiento, hambre y pobreza", dijo Charbonneau. "Los gobiernos y los líderes de la ONU deben comprometerse a trabajar más duro que nunca durante el próximo año para revertir estas tendencias", concluyó.

Libia investiga el colapso de dos represas que causaron más de 11.000 muertos

Recatistas en la ciudad de Derna.

El fiscal general de Libia anunció la apertura de una investigación sobre el derrumbe de dos represas que provocaron una devastadora inundación en una ciudad costera, mientras los equipos de rescate seguían buscando cadáveres el sábado, casi una semana después de la riada que se cobró la vida de más de 11.000 personas.

El fin de semana pasado, las fuertes lluvias de la tormenta mediterránea Daniel causaron inundaciones letales en el este de Libia. Las dos represas se desbordaron y enviaron una pared de agua de varios metros (yardas) de alto a través del centro de Derna que destruyó vecindarios enteros y arrastró a los residentes al mar.

Más de 10.000 personas siguen desaparecidas, de acuerdo con la Media Luna Roja libia. Seis días después, los rescatistas continuaban escarbando en el lodo y entre los escombros de los edificios caídos en busca de cadáveres y posibles sobrevivientes.


Claire Nicolet, responsable del departamento de emergencias de Médicos Sin Fronteras, apuntó que los rescatistas habían encontrado "muchos cuerpos" el viernes y que el operativo seguía en marcha.


"Fue un gran número (...) Desafortunadamente, el mar sigue arrojando muchos cadáveres", dijo a The Associated Press.


La ayuda es todavía necesaria, incluyendo la asistencia psicológica urgente para quienes han perdido a sus familias, agregó afirmando que los entierros siguen siendo un reto importante, a pesar de algunos avances en la coordinación de los esfuerzos de búsqueda y el reparto de la ayuda.


Las autoridades y los grupos de ayuda han expresado su preocupación por la propagación de enfermedades transmitidas por el agua y por el desplazamiento de artefactos explosivos de los recientes conflictos armados en el país.


Haider al-Saeih, director del Centro Nacional de Lucha contra las Enfermedades, afirmó el declaraciones televisadas el sábado que al menos 150 personas habían padecido diarrea tras tomar agua contaminada en Derna e instó a la población a consumir únicamente el agua embotellada que se reparte.


El fiscal general, Al Sediq al-Sour, dijo que la fiscalía investigará el colapso de las dos represas, que se construyeron en la década de 1970, además de la asignación de fondos para su mantenimiento. Se investigará a las autoridades de la ciudad, así como a los gobiernos previos, agregó.


"Le aseguro a los ciudadanos que, quienquiera que haya cometido errores o negligencias, la fiscalía tomará medidas firmes, presentará una causa penal en su contra y lo juzgará", afirmó en una conferencia de prensa en Derna el viernes por la noche.


La ejecución de la investigación no está clara en un país que se sumió en el caos después de la revuelta popular, respaldada por la OTAN, que derrocó al dictador Moamar Gadafi en 2011. Durante gran parte de la última década, Libia ha estado dividida entre gobiernos rivales — uno en el este y otro en el oeste — que están apoyados por poderosas milicias y patrocinadores internacionales.


Una de las consecuencias es el abandono de infraestructura crucial en un momento en que el cambio climático hace que los fenómenos meteorológicos extremos sean más frecuentes y graves.


Jalel Harchaoui, un experto en Libia del Real Instituto de Servicios para Estudios de Defensa y Seguridad, con sede en Londres, dijo que una pesquisa podría plantear "un desafío único" para las autoridades judiciales, ya que podría llegar a los niveles más altos del liderazgo en el este y el oeste.


Desde 2014, el este de Libia está bajo el control del general Khalifa Hifter y su autodenominado Ejército Nacional Libio. El gobierno rival, establecido en la capital, Trípoli, controla la mayoría de los fondos nacionales y supervisa los proyectos de infraestructura. En ninguno de los bandos se tolera la disidencia.


"El principal obstáculo para una investigación exhaustiva es el comportamiento de la coalición de Hifter; su histórica falta de rendición de cuentas podría obstruir el esclarecimiento de la verdad", manifestó Harchaoui.


Las autoridades municipales habían advertido a la población sobre la tormenta, y el domingo se ordenó la evacuación de zonas costeras por temor a una marejada. Pero no se alertó acerca de las represas, que cedieron en la madrugada del lunes mientras la mayoría de los vecinos dormían en sus casas.


Un reporte de una agencia estatal de auditoría determinó en 2021 que las estructuras no habían recibido mantenido a pesar de que se asignaron más de dos millones de dólares para ese fin en 2012 y 2013.


En 2007 se contrató a una empresa turca para llevar a cabo el mantenimiento y construir otra represa entre ambas. La compañía, Arsel Construction Company Limited, indicó en su web que su trabajo terminó en noviembre de 2012. No respondió a un correo electrónico que pedía más comentarios.


Rescatistas locales e internacionales trabajaban sin descanso para encontrar cadáveres y posibles sobrevivientes en esta ciudad de 90.000 habitantes.


Ayoub contó que su padre y su sobrino fallecieron en Derna el lunes, un día después de que la familia huyera de las inundaciones en la cercana localidad de Bayda. Su madre y su hermana corrieron escaleras arriba hasta el tejado, pero los demás no lo consiguieron.
"Encontré al niño en el agua cerca de su abuelo", dijo Ayoub, que solo se identificó con su nombre. "Aún no me creo lo que ha pasado".


Al-Sour pidió a los residentes que tengan familiares desaparecidos que contacten con el comité forense que trabaja documentando e identificando los cuerpos encontrados.


"Pedimos a los ciudadanos que cooperen y acudan de inmediato a la sede del comité para poder terminar estos trabajos lo antes posible", explicó.


La tormenta azotó otras zonas del este de Libia, como las ciudades de Bayda, Susa, Marj y Shahatt. Decenas de miles de personas están desplazadas y se han refugiado en escuelas y otros edificios gubernamentales.


Entre los muertos hay docenas de extranjeros, entre ellos algunos que habían huido de la guerra y los disturbios en otros países de la región. Otros habían llegado al país para trabajar o para intentar llegar desde allí a Europa. Al menos 74 hombres de un mismo pueblo en Egipto murieron en las crecidas, además de docenas de personas que escapaban de la guerra en Siria.

Parlamentario ucraniano pide a naciones democráticas romper relaciones con Cuba

Olexandr Merezhkov, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Parlamento de Ucrania.

Olexandr Merezhkov, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Parlamento de Ucrania, ha pedido a los estados democráticos romper relaciones con Cuba.

El legislador se hizo eco de las declaraciones ofrecidas a la estatal agencia RIA NOVOSTI por el embajador cubano en Rusia, quien aseguró que La Habana no se opone a la participación legal de cubanos en el ejército ruso.

"No tenemos nada en contra de los cubanos que sólo quieren firmar un contrato y participar legalmente en esta operación con el ejército ruso", declaró a esta agencia rusa Julio Antonio Garmendía Peña, embajador de Cuba en Moscú.

Para el político ucraniano este comentario evidencia que "el régimen cubano no está en contra de la participación de los ciudadanos cubanos en la criminal guerra de agresión de Rusia contra Ucrania".

"Quiere decir que apoya esta agresión. Después de esta declaración los estados democráticos deberían romper relaciones diplomáticas con Cuba", sugirió el jefe de la Comisión de Relaciones Exteriores del Parlamento de Ucrania.

El representante diplomático cubano aseguró en la entrevista con RIA Novosti que se oponen "a la ilegalidad y a estas operaciones que no tienen nada que ver con el ámbito legal", en relación a la versión de La Habana que atribuye a una red de tráfico de personas la contratación de mercenarios cubanos para participar en la guerra de Rusia contra Ucrania.

Una semana atrás, Cuba anunció que había procedido con el arresto de al menos 17 personas implicadas en la red de reclutamiento de Rusia para la invasión a Ucrania y que entre los detenidos está "la organizadora interna de estas actividades y otros dos sujetos eran los que "buscan a los cubanos, a las personas nacionales interesadas en alistarse" para la guerra.

Garmendía Peña dijo que todos los detenidos son ciudadanos de Cuba y participaban en actividades ilegales.

También la semana pasada, decenas de diputados del Parlamento de Ucrania manifestaron una profunda preocupación por "la presencia y participación de fuerzas y mercenarios de la dictadura de la República de Cuba en la invasión genocida al territorio de Ucrania".

"Hemos visto cómo en el ámbito diplomático internacional el régimen de La Habana apoya la agresión rusa. Las declaraciones de los dirigentes del país a menudo son un eco de la propaganda rusa. La República de Cuba nunca ha condenado la agresión de la Federación Rusa contra Ucrania, su violación de la integridad territorial de Ucrania, la militarización de la República Autónoma de Crimea ni la violación de sus derechos humanos. No lo han hecho ni en la ONU ni en otras plataformas o foros internacionales. Oficialmente, la República de Cuba siempre vota junto con la Federación de Rusia", recordaron en una declaración 30 miembros del parlamento unicameral ucraniano, integrado por 360 diputados.

El texto considera que "el componente militar de la cooperación de la República de Cuba con el régimen de Vladimir Putin es una señal clara para el mundo libre sobre la amenaza que representa el régimen de La Habana hoy".

Cargar más

XS
SM
MD
LG