Enlaces de accesibilidad

Así aseguró el ex funcionario del régimen, Julio Antonio Alfonso Fonseca, quien piensa que "la acogida de etarras se ha vuelto contra nosotros como un bumerán"

El antiguo funcionario del Partido Comunista Cubano (PCC), Julio Antonio Alfonso Fonseca, aseguró durante una entrevista con el diario español El País que “Todo lo relacionado con ETA depende directamente de Fidel. No se hace nada sin su visto bueno”.

Fonseca, especialista en política y relaciones jurídicas internacionales, actualmente reside en España, se encuentra amenazado de cárcel si regresa a la isla y según la publicación es el personaje que en los correos internos de ETA se identifica como El de siempre, Guillermo o El pequeño.

El ex representante del régimen develó la víspera que dentro de Cuba “los vascos (ETA) tienen asignado un dispositivo específico de protección y control. Son un secreto de Estado. Aunque están considerados como un movimiento de liberación nacional más, se les vigila casi igual que a la disidencia porque se les considera asunto de seguridad nacional. Hay que tener en cuenta que EEUU ha utilizado la estancia de ETA para incluir a Cuba en la lista de Estados que patrocinan el terrorismo y, de esta manera, justificar su política de embargo. La acogida de etarras se ha vuelto contra nosotros como un bumerán”, aclaró.

Las causas de poner en peligro a la sociedad cubana al acoger a los miembros de ETA las tiene “Fidel (que) es un ególatra. Se apostó como negociador con España” al darle a ETA un trato de “movimiento de liberación nacional”, indicó Fonseca.

Según el entrevistado de los 22 miembros de ETA acogidos en la isla deben quedar unos 15 aproximadamente, aunque si los suman todos la cifra llega a la treintena. El exfuncionario del régimen aseguró que desde 1990 Miguel Ángel Apalategi, Apala se encuentra en Cuba, aunque públicamente se niega la información.

A diferencia de otros altos cargos de ETA como Txutxo Abrisketa, José Miguel Arrugaeta o José Ángel Urtiaga que hasta se dejaban fotografiar cada vez que venían miembros del Gobierno vasco o empresarios de Euskadi, Apala es más discreto, destacó el diario.

El ex diplomático cubano agregó que la llegada encubierta del grupo de ocho etarras procedentes de Nicaragua y comandados por Apala también se debe al pedido de los sandinistas. “ETA contactó con el Sinn Fein-IRA en Cuba gracias a que en la isla había una representante de los irlandeses en 1980”.

Hay ciertos detalles que por seguridad no son necesario exponer”, se indicaba en esa carta dirigida a José Ángel Urtiaga, cuya extradición por haber actuado de enlace entre la dirección de ETA y las FARC colombianas ha solicitado inútilmente la Fiscalía española. Todo indica que la muerte de Renán Montero (Andrés Barahona López era su verdadero nombre) en agosto de 2009 dejó a ETA en Cuba sin uno de sus mayores valedores. Tampoco el ascenso de Raúl Castro les ha sido provechoso.

Aunque la situación actual de ese grupo en la isla ha cambiado tras la llegada de Raúl al poder, quien tiene una visión menos favorable de ETA, porque después de Luciano Eizaguirre no se les ha otorgado más refugio y solo se permite salir a los que obtienen documentos oficiales de identidad españoles.

“Lo que Fidel no ha hecho nunca es recibir personalmente a etarras o darles entrenamiento militar”, asegura Fonseca.

El exdirigente comunista cubano terminó su entrevista pidiendo perdón al pueblo de España por si, cumpliendo con su deber de funcionario del Gobierno castrista, hizo algo que contribuyó a ofender a los españoles, y muy particularmente a las víctimas del terrorismo. “Al final, esta es una historia triste, entre tantas tristes historias de la Revolución cubana, pero por encima de todo”, enfatiza, “están y deben estar los fraternales lazos entre el pueblo cubano y el pueblo español”, concluyó.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG