Enlaces de accesibilidad

Elecciones cubanas: “Sólo participaría si pudiera proponer a un opositor”


Una vidriera donde se exponen las biografías de los candidatos a delegados.

Explica la opositora Sara Marta Fonseca, presidenta del Partido Pro Derechos Humanos Andrei Sajarov y Premio Asopazco (Asociación para la Paz Continental).

La prensa cubana anuncia que 8,5 millones de votantes están convocados a elegir a los delegados a las asambleas municipales del Poder Popular, primera instancia de los comicios generales 2012-2013.

Luego eligen a los delegados a las asambleas provinciales y finalmente a 600 diputados de la Asamblea Nacional, donde nombran a los miembros del Consejos de Estado y de Ministros.

El proceso se hace habitualmente cada dos años y medio, pero esta marcado por la falta de conflicto entre los candidatos, la uniformidad y la mucha apatía de quienes votan.

Para los disidentes y miembros de la sociedad civil cubana, este proceso es una farsa, pues jamás se han visto representados en él.

Sara Marta Fonseca, por ejemplo, dice que nunca participa en las asambleas ni le interesa participar en las próximas por no considerar ese tipo de evento eleccionario como democrático.

“Sólo participaría si pudiera proponer a un opositor” explica la presidenta del Partido Pro Derechos Humanos Andrei Sajarov y Premio Asopazco (Asociación para la Paz Continental).

Los que resultan electos en estas asambleas son siempre personas muy comprometidas con el gobierno que en su mayoría son militantes del único partido legitimado por el régimen cubano, el Partido Comunista de Cuba (PCC).

“Es muy difícil que algún ciudadano común o un disidente que sea propuesto, logre ser elegido porque es un mecanismo muy cerrado debido al sistema de candidatura que tienen armado, que es una especie de filtro para eliminar a los candidatos que no son agradables a las autoridades", explica Henri Constantin, un joven de 26 años y agrega que es por ello que tantos jóvenes se desencantan y no participan.

Constantin dice que le encantaría verse representado por Dagoberto Valdés o tal vez por Reinaldo Escobar.

Por su parte, Eliécer Ávila, un joven informático que desafió a Ricardo Alarcón siendo todavía un alumno de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), dice que desconfía de ese proceso por ilégitimo.

Lilianne Ruiz, de 37 años, aboga porque en las asambleas den espacio “a personas de nuestra sociedad civil, talentosos y con actitudes democráticas. Pensaría en Antonio Rodiles y Dagoberto Valdés porque lo han probado ya en los pequeños espacios cívicos que han abierto”.

René Gómez Manzano, un experto abogado presidente de la Corriente Agramontista de Abogados Independientes de Cuba, explica que se trata de un proceso que solo garantiza que los elegidos en las asamblea sean afines al régimen y está concebido para la perpetuación del sistema donde solo la alta jerarquía es quien decide los jefes”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:18 0:00

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:39 0:00

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:46 0:00

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:37 0:00

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:56 0:00

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG