Enlaces de accesibilidad

Ilegales en La Habana


Rolando y Néstor Rodríguez Lobaina durante inicio de una protesta pública en La Habana

Las autoridades policiales los detienen en la capital y los devuelven a sus provincias de origen, el argot popular los llama "palestinos" los opositores los consideran 'deportados".

El Decreto Ley No. 217 de fecha 22 de abril de 1997, que regula en Cuba la migración interna para la Ciudad de La Habana, lo fundamentó el gobierno atendiendo a la grave situación habitacional que había en la capital del país.

Las autoridades alegaron también la falta de empleos, la crisis del transporte, el abasto de agua, electricidad, combustible doméstico y el índice de calidad en la prestación de los servicios a la creciente población urbana como justificación para regular el éxodo hacia la capital.

Pero la poca capacidad del gobierno para resolver los problemas enla capital, unido a la falta de intención para impulsar en cada provincia un programa de desarrollo ciudadano que impidiera el deseo de emigrar, derivó en una cacería policial contra miles de ciudadanos que a pesar de los decretos y las advertencias continuaron el flujo migratorio hacia La Habana.

El argot popular comenzó a llamar a esa población itinerante que continuaba estableciéndose en la zona occidental “palestinos” y contra ellos el control policial se intensificó.

Las sanciones a los detectados en la ciudad han ido desde detenciones temporales hasta multas y prisiones en algunos casos.

Jorge Corrales Ceballos residente en Guantánamo destaca que ha podido conversar con conocidos de su localidad que fueron detenidos en la capital del país y deportados hacia su pueblo de origen bajo la denominación de ‘ilegales’. ”Pasan por todo tipo de sanciones y castigos dice Corrales, los mantienen retenidos en una unidad policial de La Habana hasta los jueves que es cuando sale el tren o el ómnibus que los reparte por provincias," apuntó.

En cada provincia los “ilegales” son entregados en la policía de la localidad y pasan por diferentes sanciones. “Los que son detectados por primera vez fuera de su localidad sólo cargan con un acta de advertencia y la prohibición de no volver a La Habana; los reincidentes son multados con sumas muy altas en algunos casos y en otros casos son enviados a las cárceles conocidas como correccionales,” dijo Corrales.

El periodista independiente Calixto Ramón Martínez residente en Camagüey dice que ha sido ‘deportado” en más de diez ocasiones en los últimos años y destaca que si bien es cierto que al principio de aprobarse la ley los afectados eran mayoritariamente de la zona oriental del país, en la actualidad el término pesa sobre todo el que intenta establecerse sin un ‘permiso de residencia temporal’ en lugares como Matanzas, Mayabeque y Artemisa.

Según los encuestados, el permiso de estancia en la capital lo concede el presidente del CDR de la zona donde la persona esté parando y no puede exceder por más de siete días, explicó Calixto Ramón. “Los detenidos pueden ser lo mismo mujeres que hombres y no hay distinción de edad entre ellos", aseguró.

Rolando Rodríguez Lobaina residente en Baracoa viaja con frecuencia a la capital sin intención de radicarse y aunque no ha sido multado o encarcelado porque no tiene pretensión de vivir si ha sido “deportado” bajo las mismas circunstancias que los “ilegales”.

Aseguran Rodríguez Lobaina y Calixto Martínez que a los activistas los deportan a menudo para evitar que asistan a reuniones de grupos opositores o que vayan a las embajadas donde les ofrecen servicio de Internet.

La denuncia más reciente formulada desde Cuba por Calixto Ramón indica que él y una treintena de “ilegales” fueron detenidos y expulsados de la capital por las autoridades policiales el 16 de mayo en un tren en el cual también viajaba “deportado” el expreso político Santiago Cutiño Aguilera.

please wait

No media source currently available

0:00 0:03:49 0:00

please wait

No media source currently available

0:00 0:03:20 0:00
XS
SM
MD
LG