Enlaces de accesibilidad

Aserrín en los paquetes de Correos de Cuba


Dos estudiantes colombianas de medicina en una oficina de correos de la Escuela Latinoamericana de Medicina.

El cambio de productos por ropas viejas, pedazos de madera o basura de cualquier tipo es una queja habitual de los usuarios de este vital servicio.

Una sombra cae aún sobre la Empresa de Correos de Cuba, las quejas de quienes debieran ser servidos con excelencia, van enfiladas hacia la total falta de ética, robo tolerado por sus directivos, carencia de sellos, demora en las entregas y la ausencia de una disciplina laboral que concluya en un mejor servicio a los clientes.

La queja más frecuente es la demora en la entrega de la paquetería nacional e internacional, afirma Yordanis Mendoza Coba, desde Guantánamo, quien agrega que: “demoran en llegar, y cuando lo hacen, vienen con problemas. Si es ropa, está llena de moho, mojada, y nadie paga eso”, asegura.

Las secciones de quejas de algunos periódicos nacionales y provinciales dan fe del latrocinio que comenten los funcionarios del correo en los centros de recepción. El cambio de productos por ropas viejas, pedazos de madera, serrín o basura de cualquier tipo es ya habitual en las pendencias entre usuarios y responsables de este vital servicio.

Este es un caso publicado en Juventud Rebelde:

Esperaba un bulto postal con ropa, zapatos y otras prendas para sus nietos, pero lo que recibió Hortensia Juliana Hernández Castillo fue un paquete de angustias. Así lo supimos el 30 de marzo último, cuando esta pinera, vecina de calle 18 No. 4302, e/ 43 y 45 en Nueva Gerona, contó en Acuse cómo, en lugar de los objetos que le enviaba su hija desde Bolivia, encontró un amasijo de trapos sucios e inservibles.

Otro problema grave es la entrega de los giros postales, “el correo demora en pagárselo porque el mismo recauda dinero de lo enviado par entonces poder pagar a los que lo van a recibir y que tiene derecho a cobrarlo” explica Yornanis Mendoza


En la actualidad el Grupo Empresarial Correos de Cuba cuenta con un pesado andamiaje burocrático. La prensa oficial informó de cambios estructurales, pero por lo visto, no serán de mucha ayuda, ya que la nueva distribución contará con 18 empresas (una por cada provincia), a las que se les suman tres en la capital del país y las adjuntas de Mensajería, Cambios Internacionales y Aseguramiento General.
Rafael Bueno, de la Agencia de Prensa Transición, en Pinar del Río, afirma que “el correo en Cuba es totalmente informal.

"Es un servicio que no tiene seriedad ni reservas, el pueblo constantemente está emitiendo quejas por la violación a la privacidad: abren los paquetes, las cartas, no hay sellos de timbre, no hay sobres”, declaró el reportero independiente.

En ocasiones se ha informado sobre procesos penales a los trabajadores implicados, así como medidas disciplinarias tales como suspensiones temporales de salarios o expulsiones definitivas, pero hasta ahora nadie ha visto una declaración formal del Ministerio de Comunicaciones o la renuncia de un alto funcionario en el sector por los robos que se hacen un modo habitual de funcionamiento.

El mismo Rafael Bueno es testigo del mal funcionamiento mencionado: “en el reparto Hermanos Cruz en Pinar del Río, hace más de seis meses que no hay sellos, sin embargo, por ‘la izquierda’ se encuentra, a peso el sello y a dos pesos el sobre. Esto es doloroso porque Correos de Cuba cuenta con 1400 oficinas en todo el país”, finaliza.

  • 16x9 Image

    Luis Felipe Rojas

    Luis Felipe Rojas Rosabal, 1971. Narrador, poeta y realizador audiovisual. Tiene publicados los poemarios Secretos del monje Louis (2001), Animal de Alcantarilla (2005), Cantos del malvivir (2005), Anverso de la bestia amada (2006) y Para dar de comer al perro de pelea (2013). Relatos suyos aparecen en diversas revistas literarias. Es autor del blog Cruzar las alambradas . Siga a Luis Felipe Rojas en @alambradas

XS
SM
MD
LG