Enlaces de accesibilidad

"Pito" Abreu pagó $5.8 millones a contrabandistas por escapar de Cuba


José Abreu, 1B de los Medias Blancas de Chicago.

"The ChicagoTribune" explica los pormenores de la fuga del pelotero cubano que hace historia en los Medias Blancas de Chicago.

Durante una temporada espectacular en su debut con los Medias Blancas de Chicago, en la que el primera base José Abreu cautivó a las multitudes con 36 jonrones, pocos sabían que, al parecer, estaba pagando una pesada deuda a las personas que lo ayudaron a escapar de Cuba.

El 18 de octubre de 2013 Abreu se convirtió en el agente libre internacional mejor pagado en toda la historia de las Grandes Ligas, al firmar un contrato de $68 millones de dólares por cinco años con los Medias Blancas de Chicago.

Hoy registros de la Corte describen el sombrío mundo del contrabando ilegal de peloteros cubanos a Estados Unidos y revelan el caso de Abreu: según los fiscales federales tuvo que pagar $5.8 millones en tres pagos separados durante nueve meses a las personas que ayudaron a su deserción.

La actividad de contrabando se explica en una acusación formal presentada en el sur de Florida en contra de uno de los exagentes de Abreu, Bart Hernández, quien fue encausado en febrero por cargos relacionados con el tráfico de personas.

La acusación detalla cómo los contrabandistas hicieron pagos a los capitanes de los barcos, incluyendo $160.000 para el conductor de Abreu, y cómo falsificaron documentos para ayudar a los mejores prospectos cubanos para que encontraran su camino hacia Estados Unidos para jugar béisbol profesional.

A los jugadores se les instruyó para hacer pagos grandes a las personas que organizaron sus escapes, según los fiscales.

Joe Kehoskie, un consultor de béisbol y exagente que ha representado a jugadores cubanos, dijo a The ChicagoTribune que la especificidad de los documentos, correos electrónicos y transferencias bancarias que definen los fiscales era rara.

"Nunca he visto que el Gobierno vaya a ese nivel de detalle con mensajes de correo electrónico y las fechas", dijo Kehoskie. "Ello parece confirmar lo que se ha especulado desde hace una década, que la deserción de los cubanos ha estado plagada de criminalidad".

La presentación de la semana pasada en la Corte también acusó a Julio Estrada, un exiliado cubano de Miami que trabajó con Hernández por alrededor de una década, y a Amin Latouff, de Haití, por cargos relacionados con el tráfico de personas por presuntamente conspirar con Hernández.

Los fiscales alegan que los tres se aprovecharon del contrabando ilegal de jugadores de béisbol y de sus familias en Estados Unidos con la ayuda de pasaportes y registros de residencias falsos.

En la última década, Hernández pasó de ser un agente relativamente anónimo a manejar una lista de dos docenas de jugadores de origen cubano.

Los registros describen un proceso de tráfico que a veces empieza mediante el pago a capitanes de barco para transportar a los jugadores desde Cuba a otro país latino, explica el diario de Chicago.

También presentaron solicitudes con información falsa al Gobierno federal como parte del proceso de obtener el permiso para que un extranjero pudiera jugar en las Grandes Ligas.

Ben Daniel, un exfiscal que supervisó los casos de trata de personas en Miami, dijo que el caso revela cómo el contrabando se ha convertido en un gran y complejo negocio a medida que las participaciones financieras se han vuelto más elevadas. Dijo, además, que los nuevos documentos federales describen un "esquema mucho más tortuoso".

Abreu, de 29 años, salió de Cuba en agosto de 2013. En ese momento, según los fiscales, Latouff pagó a un capitán de barco $160.000 para pasar de contrabando a Abreu hasta Haití. Más tarde, en ese mes, Hernández presentó una solicitud al Gobierno federal para que el jugador pudiera firmar un contrato con un equipo de Grandes Ligas. También envió por correo electrónico a las Grandes Ligas una visa del pelotero supuestamente emitida por Haití.

El 13 de octubre de 2013, Latouff supuestamente proporcionó al jugador un pasaporte falso con un nombre falso para usar en un vuelo a Miami desde Port-au-Prince, Haití. Según la acusación, Latouff entregó más adelante documentación similar a la entonces novia de Abreu, identificada sólo por las iniciales.

José Abreu, 1B de los Medias Blancas de Chicago.
José Abreu, 1B de los Medias Blancas de Chicago.

Los Medias Blancas anunciaron pronto que Abreu había firmado un contrato de cinco años por valor de $68 millones. En ese momento, Abreu estuvo representado por la agencia de deportes Praver Shapiro, que trabajó con Hernández y su compañía, Gestión Global Sports.

Durante su primera temporada con los Medias Blancas, en 2014, Abreu fue una de sus estrellas, llegó a ser nombrado novato del año. Abreu se ha negado rotundamente a hablar de su viaje para escapar de Cuba y el lunes se negó a comentar a través de un portavoz del equipo.

Si es declarado culpable de todos los cargos, Hernández se enfrenta hasta a 35 años de prisión, mientras que Estrada se enfrenta a 45. También se les pide que renuncien a todo lo ganado con cualquier jugador de béisbol.

Ninguno de los jugadores de origen cubano, entre ellos Abreu, ha sido acusado.

Otro dato interesante en el caso es que Abreu integró una delegación de peloteros y funcionarios de Grandes Ligas que visitó la isla del 15 al 18 de diciembre de 2015, es decir sólo dos años después de haber desertado, y en la que los jugadores impartieron clases prácticas a niños cubanos, mientras los funcionarios conversaban con autoridades comunistas cubanas.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG