Enlaces de accesibilidad

Siria: fuerzas rebeldes tomaron el control de tres puestos militares en suburbios de Damasco


El mediador internacional Lajdar Brahimi.

También hubo combates en la región de Alepo (norte), donde los rebeldes intentaban apoderarse de un estratégico cuartel

Violentos combates oponían a rebeldes y el ejército sirio el domingo, tras derrumbarse la tregua propuesta con motivo de la fiesta musulmana del Aid el Adha por el mediador internacional Lajdar Brahimi, quien no obstante ya tiene previstos nuevos esfuerzos diplomáticos para intentar superar la crisis.

Brahimi, quien esperaba que la tregua pudiera conducir a un alto el fuego de mayor duración, durante el cual alentar una solución política y llevar ayuda a las zonas afectadas, "volverá a proponer nuevas ideas" en el marco del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a principios de noviembre, afirmó un diplomático de alto rango en la ONU.

"El proceso político no se iniciará hasta que Asad y la oposición se hayan cañoneado tanto entre ellos que no les quede otra opción. Todavía no han llegado a ese punto, pero Brahimi tiene algunas ideas", agregó otro diplomático vinculado con el Consejo de Seguridad.

En el terreno, fuerzas rebeldes tomaron el control este domingo de tres puestos militares en suburbios de Damasco, tras intensos combates, y mataron a cuatro soldados en otro retén de la zona, afirmó el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña.

También hubo combates en la región de Alepo (norte), donde los rebeldes intentaban apoderarse de un estratégico cuartel. Además, una mujer murió en bombardeos en la misma zona.

Los rebeldes que combaten en esta ciudad son principalmente islamistas del "Batallón de Soldados de Mahoma" o del Frente al Nosra, afirmó el OSDH.

La agencvia AFP dijo que la tregua proclamada en Siria para la fiesta musulmana del Aid Al Adha fue definitivamente enterrada el sábado con ataques aéreos e intensos combates entre rebeldes y soldados.

La tregua, aceptada por el régimen del presidente Bashar al Asad y el rebelde Ejército Sirio Libre (ESL) el jueves, había sido rechazada por el Frente al Nosra, un grupo yihadista rebelde que reivindicó la mayoría de los atentados de los últimos meses, y por otros grupos islamistas.

La tregua planteaba la posibilidad de una suspensión de los combates por primera vez, después de 19 meses movilización popular contra Asad que se fue transformando en conflicto armado.

La fiesta del Aid comenzó con una disminución de los combates y la televisión estatal mostró imágenes de Asad sonriendo y hablando con fieles en la mezquita de Damasco, pero la situación rápidamente de deterioró.

El viernes por la mañana, el OSDH había afirmado que hasta entonces había bajado el número de muertos respecto a lo habitual en los últimos meses y también el número de "puntos calientes".

Posteriormente, el alto el fuego se rompió por nuevos enfrentamientos, mortíferos coches bomba y una nueva promesa del régimen de dar caza a los "terroristas armados".

Los combates volvieron el sábado a causar estragos y un comandante rebelde en Alepo dijo que la tregua se había acabado.

Según el OSDH, el sábado murieron 114 personas, incluyendo a 114 civiles, como consecuencia de actos de violencia, afirmó el OSDH.

Por su parte, la Liga Siria de Defensa de Derechos Humanos indicó el domingo que la militante opositora siria Fatima Saad murió por las torturas de agentes de la policía secreta.

Esta joven de 22 años fue detenida a finales de junio por la Seguridad del Estado en la ciudad costera de Lataquia. Las torturas le produjeron un problema en el hígado por el que tuvo que ser sometida a una intervención quirúrgica.

La Liga manifiesta su "profunda preocupación por el alto número de víctimas que han sucumbido a las torturas en las mazmorras del régimen sirio -más de 1.125 hasta ahora".
XS
SM
MD
LG