Enlaces de accesibilidad

Comunistas chinos acusan a unos de sus más altos dirigentes


El político chino Bo Xilai, en Pekín, China, el 09 de marzo de 2012.

El Partido Comunista de China expulsó el viernes al político caído en desgracia Bo Xilai y buscó enterrarlo bajo un alud de cargos con la esperanza de deshacerse del escándalo más dañino en décadas para el liderazgo del país.

El Partido Comunista de China acusó el viernes al desacreditado político Bo Xilai de abuso de poder, cobro de enormes sobornos y otros delitos, sellando el destino del controvertido líder, cuya caída ha alterado la sucesión en el poder, que se definirá en un congreso el 8 de noviembre.

Bo enfrenta una investigación penal por el escándalo en torno al asesinato del empresario británico Neil Heywood en la ciudad de Chongqing, en el sudoeste del país, donde Bo era jefe del Partido Comunista. Se espera que sea condenado a 20 años de cárcel.

"Las acciones de Bo Xilai generaron graves repercusiones y provocaron un daño generalizado a la reputación del partido y el Estado, produciendo un efecto extremadamente negativo a nivel local y externo", indicó un comunicado oficial divulgado por la agencia de noticias china Xinhua.

Su esposa y el exjefe de policía Wang Lijun, de la ciudad donde Bo era el mas alto representante del partido, han sido encarcelados.

Bo era uno del 25 miembros del buró político y era hijo de un líder histórico del comunismo chino.

El Politburó anunció que el congreso del partido se llevará a cabo el 8 de noviembre. Las fechas para la realización de dicho congreso, que se efectúa cada cinco años, generan mucha expectativa porque en él Hu Jintao dejará el cargo de jefe del partido -y máximo líder de China- tras 10 años de ejercerlo y será reemplazado por el vicepresidente Xi Jinping.
Corrupción en el buró político
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:23 0:00
XS
SM
MD
LG