Enlaces de accesibilidad

Correos de Cuba: "Un puente de amor y esperanza"


Amigos de “Entre Nosotros”:

No quiero que termine el año sin agradecerles el sinnúmero de correos electrónicos con los que ustedes han acogido mi programa hasta convertirse en coautores de muchos de sus guiones, enriqueciéndolos y conmoviéndome con sus alegrías, tristezas, esperanzas y comentarios amables. He llegado a sentir el programa como un espacio virtual, como una Cuba intangible donde todos los días nos encontramos y compartimos más una reflexión y una sonrisa: si el pueblo cubano renunciara a esta última entonces sí que habría perdido definitivamente la Navidad. No importa que nuestra patria aún sea “dulce por fuera / y muy amarga por dentro”, como la describiera Nicolás Guillén. La dulzura acabará penetrándola, colmándola, porque los sueños tantas veces pospuestos, si no renunciamos a ellos, se harán realidad. Feliz Año Nuevo.

Orlando González Esteva

A continuación reproducimos fragmentos de correos enviados por los oyentes del programa “Entre Nosotros”, que se transmite por Radio Martí de 11 a.m. a 12 y de 10 p.m. a 11 p.m., de lunes a viernes.

***

“Amigo, por fin ha llegado esta jornada navideña donde no hay regalos, ni arbolitos. En nuestro país nos robaron ese espíritu navideño. ¡Qué triste, pero es así! No podemos cambiar esa realidad, como tantas cosas que urge cambiar. Te diré, amigo, que como cristianos, en nuestra iglesia se ha conservado esta celebración. Se hace una programación especial.

También está prevista una cena de fin de año el mismo día 25. En la sociedad no se respira este día como una fiesta, en medio de tanta escasez. Pero el cubano lucha por sobrevivir aun perdiendo su vida, como ha ocurrido en muchos casos. Orlando, tú y tu programa se convierten en ese puente de amor y esperanza entre el cubano de allá y el de acá. El reto es grande para ustedes pero te aseguro que vale la pena, ¡qué bueno escucharlos! ¡Que el buen amor nos una siempre! Felicidades en esta Navidad. Dios los colme de bendiciones, amigos, de verdad: gracias, cuídense, acá los llevamos en el corazón”

Ciego de Ávila

***

“Saludos familia, felicitaciones a todos por la Navidad, ¡y gracias a Dios que existen naciones donde se guardan y sostienen, en un cofre sagrado, tradiciones que nunca fueron rotas!

Guardo entre mis más amargos recuerdos, el día en que el tirano Castro, dueño y señor de Cuba y, por supuesto, de su destino, le informó al pueblo cubano, previo a la zafra de los "10 Millones" que ya no habría más Navidades, pues este país no podía darse el lujo de disfrutar de estas fiestas en tiempos que había que aprovechar para trabajar en las labores de la zafra; labores que catalogó, años después, como trabajo esclavo, justificando su zarpazo a más de cien centrales azucareros y poniendo al descubierto que, para él, ésa ha sido nuestra condición, de esclavos, ¡así de fácil este verdugo acabó con una centenaria tradición y, para ser honesto, dudo que ésta vuelva a ser como antes, al menos en un período razonablemente humano.

¿Sabes por qué? Porque acabó con el amor inocente y dadivoso del cubano. Porque exterminó el nexo entre el mundo secular y el religioso por el debilitamiento y la abominación de la fe, castigando con mano férrea a los que osaron defenderla. Porque la Navidad es un espíritu que se vive en el altar de los dioses, que contagia a aquéllos que no están en los templos y que no saben por qué sienten algo especial, aun siendo ateos. Eso se logra en espíritu navideño genuino, contagioso, ¡del que disfrutaban hasta los comunistas antes de 1959!

Porque los que tienen menos de 60 años no saben lo que es ver en cada bohío campesino un puerco asado, vino criollo, turrones importados, ¡ah!, y una amable invitación a disfrutar con familiares y amigos. Porque la Navidad comenzaba el 24 de diciembre y culminaba el 6 de enero, Día de Reyes. Porque nuestro apóstol sentenció: "Un pueblo sin religión morirá, porque nada en él enaltece la virtud".

Que esta Navidad sea un rayo de luz divina para que aquéllos que no la conocieron lleguen un día a sentirla como yo la sentí, pues la Navidad no es una fecha, es un sentimiento.

Cuando en Cuba gobernaba

Batista, en la Nochebuena

había una mesa llena

de todo, nada faltaba;

había dulce de guayaba,

membrillo, ron y cerveza,

y después, de sobremesa,

peras y melocotón.

¡Pero vino este bribón

y desbarató la mesa!

Décima de Angel Morera (fallecido)
Poeta natural de Casa Blanca,​
Camajuaní, Villa Clara

***

¿Con qué justificación puede truncársele a un pueblo su fe? Ésta es otra de las tantas barbaridades que la Cuba nuestra ha soportado. Por suerte, dentro de tanta desgracia, quienes se empeñaron en esto no pudieron extinguir la esperanza interna de los cubanos creyentes. Comparar la Navidad con algo auténticamente capitalista es el colmo de la estupidez humana. Esperar que haya visitado Cuba el Papa Juan Pablo II para que esa mentalidad se rectificara por parte del gobierno cubano es el peor de todos los pecados. Nos quisieron despojar de todo, las alegrías y las ilusiones. Una persona sin fe no significa nada. La Navidad es renacer, es la vida.

Muchas felicidades en esta Navidad para usted y todo el colectivo del programa. Los programas, magníficos. En este día que escoge el mundo cristiano para celebrar el nacimiento de Jesús oremos juntos por la paz y la libertad de nuestra Cuba, que es algo que necesitamos tanto. Orlando, Jesús es el centro de la historia, así que demos pues un Aleluya en este día especial. Que Dios derrame sus bendiciones sobre ustedes.

Cárdenas

***

Los cubanos tenemos dividida la Navidad, pero somos uno en la Fe, que eso es lo único que el gobierno no me ha podido quitar. Me gustaron mucho los programas dedicados a la Navidad. Aquí, en Cuba, nos la MUTILARON. Este año, ni manzanas vendieron, no llegaron del extranjero. Fue una Navidad sin Navidad. Le digo a usted que lo que nos quitaron, nunca lo vamos a ver, ya que todo quedó en el pasado. Un luto navideño se puede apreciar en mi barrio habanero. Arrancaron de los corazones la Navidad. Se aprecia un luto en las almas de los cubanos. Se perdió la alegría, fue arrancada en 1959. Salud y Prosperidad para 2018.

La Habana

***

Saludos y muy buen día para todo el colectivo de este maravilloso programa. Amigo Orlando, te escribe la muchacha que te escribió ayer. Quiero que sigas trabajando con ese amor y esa profesionalidad que te identifica. Amigo, tus programas están tan llenos de amor y de vida que nos levantan el ánimo de una manera tal que los escucho por la mañana y por la noche también, con mi esposo, lo que a veces se nos dificulta mucho por la interferencia que le pone nuestro régimen. Que Dios los bendiga. Feliz Navidad.

Marianao

***

Hola Orlando y saludos a todos. Soy de la provincia de Las Tunas. Gracias a Dios y a mi familia, que está en Miami, me regalaron un radio con recepción de onda corta y comencé a escucharles hace una semana aproximadamente. No sabes cuánto disfruté el programa del lunes, cuando hablaron del concierto de Willy Chirino. Sus descripciones fueron tan detalladas y emotivas que era como si yo hubiera estado en el concierto con ustedes. Yo admiro a Willy como músico, y siempre lo escuchamos en casa, aun cuando estaban prohibidas sus creaciones.

Gracias por recordarnos cómo deben vivirse y celebrarse las Navidades, ¡cuánto desearía vivir lo que ustedes viven allá! En casa podemos celebrarlas gracias al apoyo económico de mis familiares en el exterior. Desde lo más profundo de mi corazón de católico practicante, les deseo muchas bendiciones estas Navidades y en el ya próximo año 2018.

Las Tunas

***

“Saludos, Orlando. No tengo palabras: por tu entusiasmo y por el corazón puesto en cada programa, tus oyentes, aunque no puedan celebrarla por problemas económicos, ya llevan la Navidad dentro con solo oírte.

La Nochebuena campesina, del dramaturgo Iván Acosta... Orlando, esas cosas no se olvidan: es la familia unida. Y Armando López, qué tan detalladamente dijo la cruel realidad. Ahí tienen ustedes lo que pasó con la Navidad, es triste. Pero olvidemos esas cosas tristes. Yo te aseguró que la alta jerarquía va a celebrar la Nochebuena y el fin de año por todo lo alto; ahí no va a faltar nada. Los de a pie, como nos llaman a los cubanos que ganamos un sueldo miserable, ¡eso no les importa a ellos! Saludos, unas felices Navidades y un próspero año nuevo a todo ese especial colectivo de "ENTRE NOSOTROS".

Antes de que se acaben estas fechas memorables quisiera oír a Luis Aguilé en “Ven a mi casa esta Navidad”.

Colón

XS
SM
MD
LG