Enlaces de accesibilidad

"Hay francotiradores disparando a los civiles. La gente está siendo secuestrada. Están torturando a prisioneros y nadie ha sido liberado... Quienes supuestamente fueron liberados y mostrados en la televisión son personas escogidas de las calles al azar", atestiguó un observador de la misión de la Liga Árabe.

Un observador de la Liga Árabe abandonó Siria indignado después de acusar a las autoridades de cometer crímenes de guerra y de calificar como una "farsa" la misión del organismo enviada al país para verificar el cumplimiento de un plan de paz.

"Ellos no han retirado sus tanques de las calles, sólo los han escondido y los volvieron a desplegar después de que nos fuimos", declaró Anwar Malek al canal de televisión Al Jazeera en su sede en Qatar, aún llevaba uno de los chalecos naranja de los observadores.

"Hay francotiradores disparando a los civiles. La gente está siendo secuestrada. Están torturando a prisioneros y nadie ha sido liberado... Quienes supuestamente fueron liberados y mostrados en la televisión son personas escogidas de las calles al azar", atestiguó el ex observador argelino.

La misión de observadores de la Liga Árabe comenzó a funcionar el 26 de diciembre. Su tarea es verificar si Siria está implementando o no un acuerdo de paz para detener la represión sobre los 10 meses de levantamiento popular contra el presidente Bashar al-Assad.

Según las Naciones Unidas más de 5.000 personas han perdido la vida desde que se inició la revuelta en marzo de 2011.

La embajadora estadounidense Susan Rice dijo que la tasa había aumentado desde el arribo de la misión, unos 40 muertos por día.

“Este es un claro indicio de que el gobierno sirio, en lugar de aprovechar la oportunidad de su compromiso con la Liga Árabe para terminar la violencia y cumplir todos sus acuerdos bajo el protocolo está, en cambio, incrementando la violencia, a pesar de la presencia de los monitores, y realizando varios actos de brutalidad en contra de la población, incluso más frecuentemente en presencia de los monitores” declaró Rice, quien pidió a Assad que deje el poder y dé paso a un gobierno más democrático.

Por su parte el presidente sirio, Bachar al Assad, compareció hoy en público en Damasco ante miles de sus seguidores, a quienes aseguró que va a acabar con la conspiración que a su juicio hay contra Siria.

La renuncia de Malek desacredita aun más la misión ya vapuleada por su ineficiencia y cuyos miembros fueron criticados esta semana por partidarios de Assad y manifestantes.

"La misión fue una farsa y los observadores han sido engañados", anotó Malek. "El régimen orquestó y fabricó buena parte de lo que vimos para evitar que la Liga Árabe tomara acciones en su contra", señaló.

Malek sostuvo que lo que los delegados árabes vieron fue un "desastre humanitario".

"El régimen no está cometiendo un crimen de guerra sino una serie de crímenes en contra de su pueblo", expresó.

Siria ha vetado a buena parte de la prensa independiente, lo que hace difícil la verificación de los reportes sobre la situación en terreno.

Hasta el momento no han habido comentarios inmediatos por parte de la Liga Árabe, que el domingo decidió mantener a sus observadores en Siria al menos hasta que emitan un nuevo reporte sobre su misión el 19 de enero.

XS
SM
MD
LG