Enlaces de accesibilidad

Siria amenaza a Israel con responder a ataques


Base situada en frontera siria con Israel.

Estas preocupaciones centrarán las conversaciones entre el secretario de estado estadounidense, John Kerry, y el presidente ruso, Vladimir Putin.

El régimen sirio, inmerso en una guerra de rebelión, aseguró este lunes que elegirá el momento para responder a los ataques israelíes contra su territorio, que causaron 42 muertos, lo que hace temer un conflicto regional.

La ONU y Rusia, uno de los escasos aliados de Bashar al Asad, advirtieron del peligro de una escalada regional tras los ataques aéreos israelíes contra posiciones militares sirias el viernes y el domingo cerca de Damasco, y las amenazas de Irán y el Hezbolá libanés, importantes apoyos del régimen sirio.

Estas preocupaciones centrarán las conversaciones entre el secretario de estado estadounidense, John Kerry, y el presidente ruso, Vladimir Putin, que se reunirán el martes en Moscú, mientras el gobierno de Estados Unidos observa, según lo expresado por el vocero Jay Carney, con mucha cautela la situación generada entre Israel y Siria.

Otro asunto de preocupación es el supuesto uso de armas químicas en el conflicto.

Carla del Ponte, miembro de la comisión de investigación de la Naciones Unidas sobre las violaciones de derechos humanos en Siria, aseguró que los rebeldes sirios utilizaron armas químicas y recurrieron al gas sarín (potente gas neurotóxico).

En un nuevo balance del ataque del domingo, una ONG informó de al menos 42 soldados sirios muertos y un centenar de desaparecidos.

"Siria responderá a la agresión israelí pero elegirá el momento de hacerlo. Esto quizá no ocurra inmediatamente, ya que Israel está en estado de alerta", dijo a la AFP este lunes un responsable sirio, quien precisó: "Vamos a esperar, pero responderemos".

Dos cohetes disparados desde territorio sirio cayeron este lunes en la parte ocupada por Israel de los Altos del Golán sin causar víctimas ni destrozos, informó una portavoz del ejército israelí, que dio a entender que el Estado hebreo no era el objeto de estos disparos y que se debían a los enfrentamientos entre ejército y rebeldes sirios.

Ante el temor a eventuales represalias, Israel desplegó dos baterías antimisiles en el norte del país, ordenó el cierre del espacio aéreo en esta zona hasta el lunes por la noche y reforzó las medidas de seguridad en sus embajadas.

Un responsable israelí afirmó que los ataques estuvieron dirigidos contra un depósito de armas iraníes destinadas al Hezbolá, el poderoso movimiento chiita libanés protegido de Irán y aliado del régimen de Bashar al Asad.

Además, afirmó que su país no permitirá ningún traspaso de armas al movimiento libanés, contra el que Israel luchó en 2006 sin lograr doblegarlo.

Sin embargo, Teherán desmintió que hubiera armas iraníes en los objetivos bombardeados por Israel y advirtió de que estos ataques provocarían "acontecimientos graves en la región de los que ni Estados Unidos ni Israel saldrán ganadores".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, "muy preocupado", pidió "a todas las partes hacer gala de un máximo de calma y contención, así como actuar de manera responsable para evitar una escalada".

Asimismo, Rusia consideró que los ataques israelíes pueden provocar una escalada, con el riesgo de que surjan "focos de tensión en los países vecinos", en particular en Líbano.

La Unión Europea también mostró su preocupación por que se propague el conflicto.

Desde el inicio de la rebelión, Israel llevó a cabo tres bombardeos cerca de Damasco, el 30 de enero y los días 3 y 5 de mayo.
XS
SM
MD
LG