Enlaces de accesibilidad

Dengue pone a prueba los hospitales habaneros


Hospital Julio Trigo López en el municipio Arroyo Naranjo de Ciudad Habana
Los hospitales de La Habana están tan sobrecargados por la admisión de pacientes con los síntomas del dengue que son incapaces de mantener la higiene básica, aseguraron personal de la salud y familiares de los pacientes al Institute for Way and Peace Reporting.

Una enfermera de un hospital de la ciudad, en condición de anonimato, mencionó que la escasez de personal en las salas dedicadas a casos con fiebre del dengue, provoca que sea imposible mantener las normas básicas de higiene.

La trabajadora de la salud comentó que los hospitales a lo largo de toda La Habana se vieron abrumados con casos sospechosos de padecer dengue.

"En los hospitales como "Julio Trigo", "Miguel E. Cabrera" e "Hijas de Galicia", los funcionarios de salud aconsejan que, debido a la falta de capacidad, deben admitirse sólo casos graves de dengue, con prioridad para las mujeres embarazadas y los ancianos", dijo.

Casos de dengue, una enfermedad transmitida por el mosquito de la fiebre amarilla (aedes aegypti), han sido reportados en varias regiones cubanas en los últimos meses. En agosto, el ministerio de Salud reveló que la infestación del mosquito había alcanzado el nivel "crítico" en 23 municipios, 15 de ellos en la provincia de La Habana.

Como las estadísticas epidemiológicas se mantienen confidenciales, la enfermera basa su evaluación de la magnitud del brote en sus propias observaciones. Según estas, el municipio Arroyo Naranjo, de La Habana, tuvo la mayor incidencia registrada de infección del dengue y también de víctimas mortales.

En Arroyo Naranjo, las condiciones en el hospital “Arturo Aballí”, de enseñanza de maternidad y pediatría, son tan malas que los padres comenzaron a llevarse a sus hijos a sus hogares, sin la completa certeza de que no estén enfermos.

Vladimir Peña, padre de una niña de 6 meses ingresada en ese hospital, explicó que el cubículo y los pisos de los pasillos están cubiertos de desperdicios, comida y torundas de algodón, así como vómitos y heces de los niños, escribe el periodista Osniel Carmona del Institute for Way and Peace Reporting.

Ante la insistencia de los padres de la necesidad de una limpieza, los responsables de la institución de salud respondieron con explicaciones evasivas sobre los motivos de semejantes condiciones.
XS
SM
MD
LG