Enlaces de accesibilidad

El petróleo, esperanza que pende de un hilo


La firma Repsol anunció que un pozo perforado en aguas profundas estaba seco; el gobierno cubano no ha hecho comentarios.

El diario The Washington Post publica una nota según la cual a la ruleta de la suerte petrolera del gobierno de Cuba le restan sólo unas pocas vueltas.

Se suponía que el descubrimiento de petróleo fuera la salvación económica para Cuba, pero el gobierno de la isla se ha quedado por ahora con las ganas de hallar enormes reservas de oro negro ocultas bajo el lecho del mar, destaca una nota publicada por el diario The Washington Post.

El primer intento en casi una década de encontrar la tan deseada bonanza petrolera submarina arrojó como resultado un pozo seco, y el gobierno cubano y sus socios “debe reagruparse y esperar tener mejor suerte, rápidamente”, señala.

Aludiendo al reciente anuncio hecho por la firma española Repsol de que un primer pozo perforado en aguas profundas frente al litoral de La Habana no consiguió nada, la nota de la AP dice que según expertos no es inusual este tipo de fracasos a un costo de más de $100 millones de dólares.

Pero Cuba tiene en juego más, y a su ruleta sólo le quedan unas vueltas más por dar –apunta—porque la plataforma Scarabeo-9 utilizada en la búsqueda es la única en el mundo que puede perforar en aguas cubanas sin violar el embargo estadounidense.

Además, la plataforma tiene contrato para abrir a los sumo cuatro pozos exploratorios más en la isla antes de ser llevada a Brasil.

Luego cita al ex presidente de Amoco Oil Latin America y experto petróleo Jorge Piñon, según quien si no se encuentra crudo ahora, “tomaría otros cinco o 10 años antes de que alguien más regrese y perfore nuevamente”.

A juicio del experto “no porque no haya petróleo, sino porque las molestias y tribulaciones por las que hay que pasar para perforar en Cuba no valen la pena cuando existen mejores y más fáciles opciones en lugares como Angola, Brasil y el Golfo de México”.

La nota sostiene que una demora sería “catastrófica” para Cuba, donde el octogenario presidente Raúl Castro está tratando desesperadamente de poner a flote la economía mediante “limitadas reformas de mercado y ha sido forzado a cortar muchos de los subsidios que la población espera a cambio de salarios que sólo llegan a $20 dólares al mes”.

Además de hacer menos dependiente a la isla del combustible que le suministra Hugo Chávez, enfermo de cáncer—destaca—, “el hallazgo de petróleo mejoraría potencialmente las relaciones por largo tiempo amargas con EE.UU., según sugieren analistas”.
XS
SM
MD
LG