Enlaces de accesibilidad

Corea del Norte designa una isla del sur como primer objetivo de ataque


Fotografía distribuida por la agencia Yonhap que muestra al jefe norcoreano, Kim Jong-un, observando con unos prismáticos durante su visita a una unidad militar situada en una isla muy próxima a Corea del Sur.

Baengnyeong tiene unos 5.000 habitantes y es la base de varias unidades militares.

El dirigente de Corea del Norte, Kim Jong-un, señaló una pequeña isla surcoreana, cercana a la frontera marítima entre ambos países, como primer objetivo en caso de conflicto, mientras la tensión sigue siendo elevada en la península, informó este martes la prensa oficial norcoreana.

La isla de Baengnyeong será el primer objetivo del ejército norcoreano, anunció Kim, durante una visita a los cuarteles militares cerca de la frontera realizada el lunes coincidiendo con el primer día de las maniobras militares conjuntas de Seúl y Washington fuertemente criticadas por Pyongyang.

Baengnyeong tiene unos 5.000 habitantes y es la base de varias unidades militares.

En los últimos días, Corea del Norte amenazó con una "guerra termonuclear", advirtió a Estados Unidos de que se exponía a un "ataque nuclear preventivo" y el lunes denunció el armisticio que puso fin a la Guerra de Corea en 1953.

Por su parte, Corea del Sur se negó este martes a reconocer la decisión de Corea del Norte de denunciar unilateralmente el armisticio alcanzado hace 60 años por los dos países y urgió a Pyongyang a poner fin a su nueva retórica belicista.

"La denuncia unilateral o la cancelación del acuerdo de armisticio no están previstos en sus propias disposiciones ni en el derecho internacional", dijo a la prensa el portavoz del ministerio surcoreano de Relaciones Exteriores, Cho Tai-young.

En el origen de este contexto explosivo está el exitoso lanzamiento de un cohete llevado a cabo por Corea del Norte en diciembre y que Seúl y sus aliados consideraron como un misil balístico. A este lanzamiento le siguió en febrero un tercer ensayo nuclear al que el Consejo de Seguridad de la ONU respondió con nuevas sanciones contra Pyongyang el pasado viernes.

En noviembre de 2010, Pyongyang ya bombardeó la isla de Yeonpyeong, también cercana a la frontera marítima, matando a cuatro surcoreanos.

"Una vez dada la orden, deberán romperle el espinazo a los enemigos dementes, deberán cortarles el cuello y así mostrarles claramente lo que es una verdadera guerra", dijo Kim Jung-un, según declaraciones recogidas por la agencia oficial de noticias norcoreana KCNA.

Un responsable de la isla amenazada, Kim Young-gu, dijo que los refugios para civiles estaban listos para recibir a la población y que todos los pueblos estaban en alerta.

"No hay en realidad un éxodo masivo de una población aterrada hacia el continente, pero, para ser sincero, hay un poco de miedo", declaró a la AFP.

Pyongyang cuestiona la línea de delimitación marítima entre el Norte y el Sur, trazada por la ONU después de la Guerra de Corea (1950-1953). Varios enfrentamientos mortales entre ambos países se produjeron en esa zona en los últimos años.

El ministerio surcoreano de Defensa consideró que el Norte intenta ejercer "una presión psicológica" sobre Corea del Sur y debería comenzar dentro de poco maniobras militares.

"Si el Norte nos provoca, responderemos de manera que le causemos más daño", previno el portavoz del ministerio Kim Min-seok. Este martes, Corea del Sur todavía no disponía de ministro de Defensa debido a un bloqueo del parlamento.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG