Enlaces de accesibilidad

Catar por intervención militar árabe en Siria


El emir de Catar, Hamad Bin Jalifa al Zani, pronuncia un discurso durante la inauguración de la 67 sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, EE UU.

En la Asamblea General de la ONU, el emir catarí pidió el uso de la fuerza por parte de una coalición árabe para finalizar el conflicto en Siria.

El emir de Catar, Hamad Bin Jalifa al Zani, pidió hoy en la ONU, ante la parálisis que sufre el Consejo de Seguridad, una intervención militar árabe para detener "el baño de sangre" que vive Siria y favorecer el inicio de una transición pacífica.

"Es mejor que los propios pases árabes intervengan y hagan todo lo que sea necesario para detener el bao de sangre en Siria y el asesinato de personas inocentes y su desplazamiento para garantizar una transición pacifica del poder", aseguró el emir durante su intervención en los debates de la Asamblea General.

El emir hizo referencia a un "precedente", la intervención decidida por la Liga Árabe en Líbano en 1976 para intentar poner fin a la guerra civil en ese país. Esa iniciativa fue "eficaz y útil". En aquel entonces, una fuerza árabe de disuasión de 30.000 hombres -integrada mayoritariamente por tropas sirias-- se envió al Líbano en octubre de 1976.

Catar es un aliado clave de la oposición siria, y este mismo martes, el primer ministro catarí, Hamad bin Jassim al-Thani, dijo en Beirut, donde se encuentra de visita, que los países árabes y europeos estarían dispuestos a apoyar un “plan B” para Siria.

El plan establecería una zona de exclusión aérea para que el país cuente con un refugio seguro en caso de que el mediador internacional Lakhdar Brahimi no logre avances para solucionar la crisis.

Catar, Arabia Saudita y Turquía, respalda firmemente a los rebeldes sirios, que son principalmente musulmanes sunitas, mientras que Irán, de mayoría chií, apoya al presidente sirio, Bashar al-Assad, cuya minoría alauita a la que
pertenece es una rama del islam chií.
XS
SM
MD
LG