Enlaces de accesibilidad

Bolivia triplica la importación de alimentos


Una campesina de origen aimara participa en la recolección de papas

El gobierno atribuye a factores climáticos las mermas en la producción agrícola, mientras que los productores alegan también problemas en las políticas públicas.

Bolivia triplicó la importación de alimentos respecto de 2006 a pesar de la fuerte apuesta del presidente Evo Morales por la soberanía alimentaria, según un reciente informe.

Entre enero y abril de este año la importación de alimentos y bebidas creció 61% respecto de similar período de 2013, informó el Instituto Nacional de Estadística.

Entre 2006 y 2013 -en coincidencia con la gestión de Morales- la importación de alimentos pasó de 218 millones de dólares a 655 millones, un 7,7% de incremento anual promedio. En tanto, el valor per cápita pasó de 24 dólares a 66, según un reciente informe de la Fundación Milenio, una organización privada de estudios económicos.

El gobierno atribuye a factores climáticos las mermas en la producción agrícola, mientras que los productores alegan también problemas en las políticas públicas.

Entre enero y abril lo que más se importó fue trigo, harina de trigo, mezclas para pastas y arroz. "El trigo es un capítulo pendiente en la soberanía alimentaria. Bolivia es importador crónico, pero lo que más sorprende es el arroz", dijo a The Associated Press el martes el gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior, Gary Medrano.

Las lluvias e inundaciones de principios de año, las peores en cinco años, afectaron la producción, según el gobierno. Este año se ha sentido el rigor del clima más que otros, dijo recientemente el viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez.

"El gobierno nos exige producir más pero no da medios. La inseguridad jurídica de la tierra impide mejorar las inversiones, la tecnología es obsoleta, la presión para no aumentar los transgénicos nos resta competitividad en la región", dijo a AP el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas, Demetrio Pérez.

Las pérdidas anuales por los rigores del clima bordean los 150 millones de dólares según informes privados y del gobierno.

Lluvias tardías han demorado el inicio de la zafra azucarera y una inusual ola de frío hace dos semanas mató a decenas de vacas y miles de pollos.

Es política del gobierno prohibir la exportación de alimentos si el mercado local está desabastecido, pero eso desalienta las inversiones, según los agroindustriales.

Bolivia tiene una frontera agrícola de 5,2 millones de hectáreas y los agroindustriales han planteado al gobierno triplicar la superficie hasta 2025, dijo Rodríguez.

No obstante, la exportación de alimentos -soja y derivados- generó el año pasado 1.175 millones de dólares y se ubicó en tercer lugar de las ventas totales después del gas natural y los minerales.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG