Enlaces de accesibilidad

Tribunal del Mar pide a Rusia que libere a los de Greenpeace


Fotografía facilitada por Greenpeace del activista sueco de la organización Dimitri Litvinov mientras asiste a una vista de su juicio desde una celda en el tribunal Kalininskiy de San Petersburgo (Rusia).

Un tribunal marítimo internacional ordenó el viernes a Rusia que libere al barco y a 30 personas de Greenpeace arrestadas durante una protesta contra la perforación petrolera en el Artico.

El Tribunal Internacional del Derecho del Mar, con sede en Hamburgo, dijo que había aceptado un pedido de Holanda para ordenar la liberación provisional del buque con registro holandés Arctic Sunrise y su tripulación, que Rusia detuvo el 18 de septiembre y desató protestas internacionales. Pero, después de conocer la decisión del tribunal, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo en un comunicado que la corte marítima internacional no tenía jurisdicción sobre el proceso penal de los 30 detenidos.

Rusia había expresado previamente que no aceptaría la decisión del tribunal. El presidente del tribunal, el juez Shunji Yanai de Japón, dijo que la presentación de Holanda para la liberación provisional fue aprobada por 19 votos a favor y dos en contra. El tribunal fue establecido para dirimir disputas marítimas bajo la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho el Mar, que tanto Rusia como Holanda han ratificado.

Líderes occidentales, incluida la canciller alemana Angela Merkel, han expresado preocupación por el caso al presidente ruso, Vladimir Putin. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió el jueves a Rusia que muestre indulgencia con los detenidos, mientras celebridades como el ex Beatle Paul McCartney solicitaron su liberación.

Los 30 detenidos durante la protesta, en la que activistas de Greenpeace intentaron escalar la plataforma petrolera de Prirazlomnaya, parte de una iniciativa rusa para explotar los recursos energéticos del Artico, podrían ser encarcelados hasta siete años si fueran condenados de vandalismo. Las autoridades rusas han liberado bajo fianza esta semana a 27 de los detenidos, después de tenerlos dos meses en custodia.

Greenpeace, que dice que la protesta fue pacífica y que los cargos son infundados, ha expresado alarma por la explotación de los recursos energéticos del Artico, que dice que amenaza el medio ambiente único de la región. Las 30 personas arrestadas el 18 de septiembre, entre los que hay ciudadanos de Brasil y Argentina, habían sido
inicialmente acusadas de piratería, lo que acarrea una condena de hasta 15 años de prisión en Rusia. Putin dijo que claramente no eran piratas, pero que habían violado la ley.
XS
SM
MD
LG