Enlaces de accesibilidad

Coqueteo de Assange con Correa podría garantizarle el asilo


A la izquierda el fundador de Wikileaks Julián Assange, a la derecha el presidente de Ecuador Rafael Correa

La embajada del Reino Unido en Ecuador ha anunciado que próximamente emitirá un comunicado oficial sobre la petición de asilo político del fundador de wikileaks.

El hacker internacional Julian Assange, fundador de Wikileaks, se refugió en la embajada de Ecuador en Reino Unido, para solicitar asilo político y evadir así, la inminente extradición a Suecia donde deberá responder a las acusaciones por tres delitos de agresión sexual, y uno de violación, a dos mujeres suecas en agosto de 2010.

Assange, de 40 años, materializó así lo que había dicho hace dos años, de que analizaba la posibilidad de pedirle asilo a un país sudamericano. Ahora se encuentra bajo la protección de la embajada ecuatoriana, hasta que el Gobierno de ese país evalúe su solicitud “a la mayor brevedad”. El australiano ha echado mano de esta acción a sólo cuatro días después de agotar su batalla legal de 18 meses en el Reino Unido, para evitar su extradición a Suecia.

El Gobierno de Ecuador, en medio de un sigilo propio de la Guerra Fría, dijo que Ricardo Patiño, el Canciller, haría una declaración “trascendental” para la política exterior ecuatoriana, y en un comunicado a los medios locales se dijo que “cualquier decisión que (se) adopte tendrá en cuenta el respeto a las normas y principios del derecho internacional, así como la tradicional política de Ecuador de precautelar los derechos humanos”. Por el tono de la misiva, y la forma en que Cancillería ha manejado el tema, muchos observadores locales dan como un hecho que el asilo le sea concedido a Assange en cuestión de horas.

Desde Quito, Ricardo Patiño reveló que el hacker australiano había enviado una carta al presidente Rafael Correa, para pedirle asilo por considerar que hay una “persecución” en su contra. En la carta, que fue leída por Patiño, dice Assange: “La persecución de la que soy objeto en distintos países deriva no sólo de mis ideas y mis acciones sino de mi trabajo al publicar información que compromete a los poderosos”.

Para el ex canciller ecuatoriano, Antonio Parra Gil, la petición de asilo de Assange no aplica y debió haber sido rechazada “inmediatamente”. Para Parra no es cierto que Assange sea un perseguido de EE.UU., pues los delitos que se le imputan ocurrieron en Suecia y no son de tipo político. Ante la pregunta de cómo quedaría Ecuador si la solicitud es resuelta de forma positiva, el ex canciller dijo a este periodista: “Ecuador quedaría pésimamente ante la comunidad internacional”.

Los coqueteos de Julian Assange con el gobierno ecuatoriano no son nuevos, comenzaron en noviembre de 2010 cuando el por ese entonces vicecanciller Kintto Lucas (uruguayo nacionalizado) ofreció públicamente a Assange que fuera a vivir a Ecuador, ante su difícil situación en Reino Unido. Unos meses después, en una entrevista con la cadena de noticias de Colombia NTN 24, el presidente Rafael Correa hizo una apología de Wikileaks. “Cometió (Assange) una ilegalidad, pero a la final nos brindó un bien mayor: revelarnos la política imperial de los Estados Unidos”.

Desde entonces los lazos se estrecharon aún más, hasta el punto de que Correa le concedió una entrevista a Assange, en mayo de este año, en la que el mandatario se declaró “sorprendido” por su estado judicial.

Aunque la Cancillería ecuatoriana ha dicho que la decisión de considerar la petición de asilo de Assange no debe ser interpretada “de ninguna manera” como una “interferencia” en los procesos judiciales en el Reino Unido y Suecia, lo cierto es que ya algunos analistas expresan su preocupación en ese sentido. Uno de ellos, el ex vicecanciller Marcelo Fernández de Córdoba cree que el país debe actuar con “prudencia” para no molestar a los países involucrados en el caso.

La embajada del Reino Unido en Ecuador ha anunciado que próximamente emitirá un comunicado oficial sobre este caso. Estados Unidos consideró que la petición de asilo a Ecuador por parte de Assange, “es un asunto entre Suecia, Reino Unido y el mismo Ecuador”, según expresó el portavoz del Departamento de Estado, William Ostick. Y la Fiscalía sueca señaló que la petición es una cuestión entre Ecuador y el Reino Unido, y que Suecia permanece al margen.

“Una eventual solicitud de este tipo debe de ser tratada entre las autoridades británicas y las ecuatorianas, y no tiene nada que ver con la investigación criminal sueca”, señala.

Assange, nacido en Townsville, estado de Queensland (Australia) el 3 de julio de 1971, agradeció a Rafael Correa por haber considerado su petición de asilo.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG