Enlaces de accesibilidad

Diez consejos para filmar en Cuba y no morir en el intento


Filmando el documental Havana Motor Club.

Permisos, limitaciones de accesos, restricciones por parte la seguridad del estado, problemas con los equipos de filmación y otras cuestiones esenciales han de estar bien preparadas con antelación para poder llevar a cabo el trabajo.

Si está pensando en rodar algún tipo de película o documental en Cuba ha de saber que no todo es tan rápido ni tan sencillo como en otros países. Permisos, limitaciones de accesos, restricciones por parte la seguridad del estado, problemas con los equipos de filmación y otras cuestiones esenciales como la manutención o la vivienda son temas que hay que tener bien preparados con antelación para poder llevar a cabo el trabajo en la isla.

La realización de un plan previo y, sobre todo, la paciencia para esperar los distintos procesos burocráticos que hay que pasar para cada etapa de la grabación, son indispensables para cualquiera que desee grabar en ciudades como La Habana.

Esto es lo que le ocurrió, por ejemplo, al director del documental Havana Motor Club, Bent-Jorgen Perlmutt, quien publicó recientemente en su blog algunos consejos para cineastas si quieren rodar en Cuba. A modo de resumen, éstos son las 10 recomendaciones básicas que hay que tener en cuenta para poder terminar el trabajo de filmación sin sorpresas.

Nunca sabes qué película harás finalmente

En el caso del director de Havana Motor Club, su propósito era grabar las semanas previas a la primera carrera de autos en Cuba desde 1960, siguiendo la vida de varios competidores. Finalmente la prueba no se celebró porque el Gobierno la anuló al coincidir con la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba, pero ya había recogido 300 horas de filmación.
Escena de la vida cotidiana en Cuba, siempre un motivo para grabar.
Escena de la vida cotidiana en Cuba, siempre un motivo para grabar.
En ellas había mucho más que una simple descripción de los preparativos para una carrera, era el día a día de hombres en La Habana que luchan por conseguir un sueño en medio de dificultades.

El componente humano en Cuba siempre es un factor a tener en cuenta, por ello cualquier guión previo puede dar un giro en función de cómo vaya evolucionando la filmación.

Prepara tus permisos con antelación

Según el autor de estos consejos, quien ha grabado en varios países, nunca ha tenido tantas dificultades para conseguir permisos y licencias como en Cuba. Teniendo en cuenta que ningún americano puede visitar la isla si no es con un visado especial con fines concretos, la cosa se complica aún más.

En su caso, el viaje fue posible gracias a los permisos conseguidos para filmar “los efectos de las recientes reformas en Cuba”. Su consejo es adecuarse a uno de estos propósitos para conseguir meter las cámaras dentro del país.

No obstante, la entrada de los equipos técnicos (cámaras, baterías, trípodes, etc…) es un nuevo escollo. Es posible que tengas que esperar hasta dos o tres meses para que autoricen su uso, y que queden custodiados en aduana mientras tanto. Los micrófonos inalámbricos son además un elemento especialmente sensible; en su caso las autoridades cubanas lo censuraron argumentando que podía ser usado para grabar conversaciones de la policía.

Contrata en Cuba y alquila allí

Cuba es reconocida internacionalmente por el talento de sus cineastas, lo cual es una realidad. Existe mucha gente bien preparada y con imaginación dentro del país que puede encargarse de cualquier tipo de rol, desde ayudantes a realizadores o productores. El consejo es tratar de contratar gente nativa para ahorrar inconvenientes con los visados para extranjeros.
Grabando en plena calle, después de tramitar los permisos oportunos durante meses.
Grabando en plena calle, después de tramitar los permisos oportunos durante meses.
De ese modo, además, se cuenta con la experiencia de gente local, que puede solucionar cualquier problema imprevisto y está habituada al funcionamiento peculiar de este país.

En cuanto a los equipos, en la Habana es posible encontrar todo lo necesario, desde cámaras a micrófonos, grúas y hasta drones –aviones no tripulados- asegura Bent-Jorgen Perlmutt, y muchos de los profesionales cuentan con equipo propio. Lo que sí es recomendable es traer tú mismo los consumibles (baterías, cables, etc).

Duerme y come en casas privadas

Por 20 o 30 dólares al día una persona puede alojarse en viviendas particulares, lo cual es bastante más barato que hacerlo en los hoteles para turistas, generalmente caros y más vigilados. Sobre todo si se trata de largas estancias, la diferencia de costes puede ser abismal.
Nunca de dejes de grabar a los personajes, uno de los consejos para filmar en Cuba.
Nunca de dejes de grabar a los personajes, uno de los consejos para filmar en Cuba.
Convivir con cubanos permite también conocer sus costumbres, contar con el asesoramiento de alguien local y encontrar un personaje más que puede ser motivo de filmación.

Lo mismo ocurre con las comidas, que por 3 o 4 dólares pueden solucionarse si encontramos a alguien que se encargue de prepararlas cada día. Los restaurantes son excesivamente caros, y preparar uno mismo la cena puede ser una odisea tratando de encontrar los ingredientes en el mercado.

Contrata un chófer

Este es un punto fundamental en Cuba: trata de conseguir un conductor, que a la vez haga el papel de “conseguidor” de todo lo que necesites. El país está repleto de viejos autos americanos de los 40 y 50 que funcionan a manera de taxis, tanto para los turistas como para los propios cubanos, y son el mejor método para moverse por la ciudad.
El país está repleto de viejos autos americanos de los 40 y 50 que funcionan a manera de taxis, y son el mejor método para moverse por la ciudad
Se puede llegar a un acuerdo con el chófer por una tarifa diaria que incluye gasolina, y se evitará el engorro de tener que aparcar. Para situaciones en las que haya que tratar con gente, él puede actuar como intermediario y casi un productor para conseguir lo que necesitamos.

Convive con tus personajes

Incluso si no son necesarios para el material que necesitas, no dejes de grabar a los personajes de tu película en su vida diaria: los cubanos son en sí un cofre de sorpresas que pueden proporcionar buenas escenas y declaraciones.

El consejo es tratar de seguirlos en su día a día y, si es posible, que no dejes escapar la oportunidad de estar en sus eventos familiares, su rutina o las fiestas que celebran con su círculo más cercano. Recuerda, eso sí, grabar sólo cuando ellos lo permitan.

Olvídate de Internet y tu teléfono móvil

Es de sobra conocido que Cuba es uno de los países con peor conectividad del mundo debido a las restricciones tecnológicas impuestas por el gobierno. Si necesitas conectarte a Internet, sólo es posible hacerlo en cibercafés a un precio de $4,5 la hora o en hoteles y lugares especialmente habilitados para ellos.

Los números de teléfonos americanos tampoco funcionan dentro de la isla debido al embargo económico, por lo que es imprescindible contratar una línea local para comunicarse.

Dinero, cambio y cajeros

Si vas a llevar dinero en efectivo asegúrate de que sea en cualquier divisa excepto en dólares, a menos que no te importe pagar un 10% de penalización por cambiarlos a pesos cubanos. Conviértelos a euros u otra moneda antes de salir del país de origen, para evitar ese problema una vez llegas a Cuba.
La realidad de La Habana, sus calles, sus autos y su gente son foco de atención para muchos cineastas.
La realidad de La Habana, sus calles, sus autos y su gente son foco de atención para muchos cineastas.
Las limitaciones de efectivo por persona en aduana son de 10.000 dólares, de modo que habrá que repartir el presupuesto de la producción entre varias personas si es mayor de esa cantidad. Otra solución es depositar el dinero en una cuenta extranjera a la que se pueda acceder desde Cuba o llevar una tarjeta de crédito aceptada en los cajeros, aunque la red no es muy extensa.

Intégrate en Cuba

Por lo general, los cubanos son gente que acoge con los brazos abiertos a los extranjeros, lo que incluye a los estadounidenses. En el caso del director de Havana Motor Show, éste recomienda llevar algunos detalles o regalos para la gente con la que se va a tratar para conseguir su confianza.

Desde el punto de vista cultural, hay que tener en cuenta que Cuba tiene sus propias costumbres, sin duda muy diferentes a las de cualquier otro país. Como cualquier turista, en la medida de lo posible amóldate a ellas, e incluso intenta conocer lo que sucede cada día por medio de las noticias para tener un tema de conversación.

Mantén tus contactos cubanos para el futuro
El director y productor de Havana Motor Club, Bent-Jorgen Perlmutt.
El director y productor de Havana Motor Club, Bent-Jorgen Perlmutt.


Nunca se sabe cuándo los volverás a necesitar, sobre todo en un país con tantas dificultades para ejercer la profesión como éste. El mejor consejo es mantener el contacto telefónico una vez regreses a tu lugar de origen, algo que además es económico y gratuito para ellos, con todos los que de algún modo ayudaron a la producción de la película.

Si vuelves a rodar en Cuba, tendrás mucho terreno ganado sabiendo de antemano quién puede ayudarte con las cámaras, el alojamiento, la comida o el transporte. No te olvides de este punto.
XS
SM
MD
LG