Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

"Lo peor del deshielo es seguir siendo pingüino"

Caricatura de Lauzán.
Caricatura de Lauzán.

El dibujante cubano radicado en Chile Alen Lauzán lanza un libro con sus caricaturas editoriales sobre la apertura diplomática EEUU-Cuba bajo la Administración Obama

La historia demuestra que, cuando están en peligro de desaparecer, las naciones se refugian en las esencias de su identidad. A fines del siglo 18, ocupada por Prusia, el Imperio Austrohúngaro y Rusia, Polonia desapareció como territorio nacional y los nacionalistas polacos se refugiaron en las iglesias, hasta que el país resucitó 123 años después. Hoy Polonia es una de las naciones con mayor promedio de católicos practicantes en todo el mundo.

Cuba, bajo secuestro de una dictadura que lleva casi 60 años disfrazada de nación, tiene un dibujante que se refugia en las herejías del humor para azotar a los secuestradores. Se llama Alen Lauzán, nació en Bauta en 1974, y entre 1995 y 2000 editó el suplemento humorístico Dedeté en La Habana. Lleva 18 años viviendo en Chile, 14 de ellos en Santiago, y los últimos cuatro en la ciudad de Talca, casi 160 millas al sur de la capital.

“Como soy de Bauta, un pueblo chico, me mudé a Talca”, cuenta el caricaturista. “Tiene 300 mil habitantes; me siento como en Bauta, que tenía 50 mil habitantes. Volví a mis orígenes: yo le digo Bautalca”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:07 0:00

La palabra Guamá, escrita así, no tendría por qué traer a la mente de ningún cubano el nombre del boletín del Partido Comunista, Granma. Pero basta ver una imagen de la parodia gráfica del logotipo para darse cuenta. Sobre todo, si luego se lee: “Órgano oficial de los que han partido”.

Lauzán, autor de esa parodia, hace muchas otras que también ridiculizan buena parte de los medios usados por el castrismo en su virulenta campaña de propaganda política: los periódicos Trabajadores y Juventud Rebelde son Trabajodedores y Senectud Reverde. Las revistas Bohemia, Verde Olivo, Moncada y Zunzún son Bohimeo, Verde Orino, Mongada y Zonzón. Y el sitio de internet La Jiribilla es La Guaricandilla.

La editorial Hypermedia acaba de publicar su libro Cuba Sí, Cubanos También. Memorias del Deshielo Cuba-USA, disponible en Amazon. Recoge caricaturas publicadas por Lauzán en Diario de Cuba a raíz de la apertura de la Administración Obama hacia La Habana. El breve prólogo es de otro caricaturista, Gustavo Rodríguez, Garrincha.

“Como se podrá apreciar, Lauzán es brutalmente honesto al lidiar con el affairpolítico cubano, tan ninguneado o sobredimensionado, según la agenda o cuenta de banco”, escribe Garrincha.

“Gráficamente hablando, estas colaboraciones son una extensión de ese desparpajo demoledor con que el autor dibuja lo que muchos piensan, pero no saben decir. O lo que nadie había visto, aun teniéndolo frente a sus narices. Yo siempre lo he dicho: Nadie sabe lo que tiene hasta que lo dibuja Lauzán”, agrega el caricaturista, que actualiza semanalmente "El Ojo de la Risa", la sección de opinión gráfica de martinoticias.com.

En la serie de portadas de Guamá, reunidas en otro libro, la irreverencia del humor político lauzaniano no deja títere con cabeza. Reza la presentación: “El libro que usted tiene en sus gusanas manos contiene imágenes y textos publicados en el-guama.blogspot.comentre 2008 y 2014. Gracias a todos los que colaboraron durante esos años y sobre todo a nuestros más guamañangas lectores que hicieron posible que el diversionismo idológico [sic] no muriera”.

Guamá me consumió mucho tiempo, y no podía dibujar”, confiesa ahora el caricaturista. “Era otro estilo de humor, y a mí lo que más me gusta es dibujar. Diario de Cuba me dio esa oportunidad, y el libro Cuba Sí, Cubanos También reúne poco más de dos años desde antes que Obama y Raúl [Castro] aparecieran sin que nadie supiera. Yo me olía que venía algo así. No me sorprendió”.

En una de las caricaturas todos los personajes son pingüinos que pasean frente al Capitolio de La Habana y uno dice: “Lo peor del descongelamiento es seguir siendo pingüino”.

“Seguimos siendo pingüinos porque ese deshielo fue falso, no había alternativa”, comenta Lauzán. Para “los cubanos de Cuba y los que estamos fuera de Cuba”.

Es nieto de José Rafael Lauzán, que fue historiador de San Antonio de los Baños desde 1933 hasta su muerte en 1998.

“Era un comunista aferrado, estuvo preso en el Presidio Modelo [de Isla de Pinos] en el 33”, recuerda el dibujante. “Él me enseñó muchas cosas, entre ellas esa irreverencia. He visto comentarios desde dentro de Cuba de estos comisarios culturales que te dicen: “¿Cómo, tú eres nieto de Jose Rafael Lauzán, que era un gran comunista?” Pero era comunista en el año 33, no en 1998. Él me enseñó a ser yo mismo, nunca me inculcó qué tengo que ser ni cómo tengo que ser. Yo no tenía que estar disimulando mi postura política ni nada. Por mi abuelo es que yo conozco todo este proceso. Siempre me gustó dibujar, pero por él fue que seguí dibujando y después hice humor gráfico”.

Lauzán tenía 20 años cuando entró a trabajar en Dedeté, suplemento humorístico del periódico Juventud Rebelde.

“Era heavy trabajar en ese ambiente, pero aprendí mucho para después formarme mi propia opinión”, comenta. “Me vine a Chile con 24 años, y ahí empecé a ver la verdad de Cuba”.

Fue por pura casualidad que terminó viviendo en Chile, asegura.

“Me gané el Gran Premio Eduardo Abela de la Bienal de San Antonio de los Baños, era la primera vez que entregaban mil dólares”, recuerda. “Imagínate, en el 98 con mil dólares. Le compré un televisor a mi mamá y me dije: Tengo que irme, esta es la oportunidad... Tampoco fue así, fue un proceso para entender que podía hacer con ese dinero”.

Un caricaturista argentino que participó en la Bienal de San Antonio le dijo: “Vete a Argentina, tienes la plata, busquemos la forma”. Pero meses después, cuando ya Lauzán había hecho los trámites para viajar, el colega argentino le dijo que la cosa se estaba poniendo mala en su país. Un año después, en el 2001, vino El Corralito, la congelación de depósitos bancarios decretada por el gobierno de Fernando de la Rúa para evitar las extracciones masivas y el colapso del sistema financiero.

“Me contactó entonces con un caricaturista chileno, que me recibió acá”, cuenta el dibujante cubano. “Hicimos la famosa carta de invitación; como yo trabajaba en Juventud Rebelde no me fue difícil hacer los trámites, pero salí con pasaporte oficial, porque sabían que me iba a quedar. Averigüé y me dijeron que cuando llegara fuera a la Embajada y cambiara el pasaporte. Cuando fui el Cónsul me dijo: “Pero cómo tú, siendo tan joven, te recomiendo que vuelvas y recapacites…” Le dije: “Compadre, ya estoy acá. No tengo más dinero para estar volviendo”. Y así fue”.

Lo primero que lo impresionó al llegar a Chile en el 2000 fueron los estanquillos abarrotados de diarios.

“Imagínate, para un cubano que trabajaba en prensa, acostumbrado a ver sólo Juventud Rebelde, Trabajadores, Granma… y lo que más me llamó la atención fueron las sátiras de The Clinic”, recuerda. “Fui, me presenté ahí en [la redacción de] The Clinic y como se dice en Chile, “se va haciendo migas del pan”, me fui quedando. Ya dos años después me contratan, y estuve hasta el 2010. Porque sentí como que me estaba aplatanando mucho en The Clinic, me fui y sigo ahí colaborando, pero quería hacer otras cosas con Cuba… la sangre llama”.

Hasta hoy. Ha hecho muchas caricaturas memorables, desde las que desenmascaran a quienes disimulan “solidaridad” con Cuba para hacer turismo de hipocresía y bajas pasiones hasta las de humor blanco, como esa donde todos los pasajeros de un avión apuntan con las cámaras de sus celulares al único que lee un libro. Pero una, la que pone a Liborio –el personaje-símbolo del pueblo cubano acuñado por Ricardo de la Torriente en 1904—arrastrando el seboruco donde descansan los restos de Fidel Castro, es una OBRA MAESTRA, así, con mayúsculas. Cuando se edite una antología gráfica de la sátira política cubana de la “revolución”, esa pieza tendrá que ser la portada.

Una revisión incluso superficial de la obra de Lauzán deja ver que no le teme al panfleto.

“A mí el panfleto, mientras esté bien hecho, no me molesta”, explica. “Conocemos la tradición de cartel que hay en Cuba. Y hay panfletos tan bien diseñados que uno tiene que reconocer que deben haber cumplido un objetivo primordial”.

Vea todas las noticias de hoy

La omisión de Olga Guillot en festival de Santiago de Cuba: ¿otro caso de censura?

Olga Guillot en una foto de archivo. (Cortesía de Olga María Touzet y Guillot)
Olga Guillot en una foto de archivo. (Cortesía de Olga María Touzet y Guillot)

En mayo, el principal organizador del evento, Rodulfo Vaillant García, anunció que el festival estaría consagrado a Olga Guillot, pero luego dijo que sería dedicado al guitarrista Gabino Jardines.

Getting your Trinity Audio player ready...

El Festival "Boleros en Santiago" cerró sus puertas este domingo en Santiago de Cuba en medio de la controversia de si fue objeto de censura por parte de las autoridades culturales.

“A mí, desde el principio, me pareció una ridiculez que dedicaran un festival de boleros a Olga porque, primero, tenían que haberle pedido disculpas por haberla ninguneado durante 65 años, pero, además, ahora quitarle el nombre, para dárselo a Gabino, más que insultante, es ridículo y risible”, dijo a nuestra redacción el jazzista, clarinetista y saxofonista cubano Paquito D’ Rivera, exiliado en Estados Unidos.

En mayo, el principal organizador del evento Rodulfo Vaillant García anunció que el festival estaría dedicado a Olga Guillot, "una de las cantantes cubanas más populares" y "un orgullo" de Santiago de Cuba.

Pero, presuntamente, la dirección nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) desautorizó la idea lanzada por Vaillant, que, en su lugar, dedicó la edición 35 al guitarrista Gabino Jardines, fallecido recientemente.

Fuentes no identificadas afirmaron a Diario de Cuba que la UNEAC suspendió la propuesta impulsada por el organizador del evento.

En una llamada telefónica de Martí Noticias, Vaillant García negó que la Guillot hubiera sido censurada por las autoridades.

“Pensábamos realizarlo, pero lo cambiamos por otras razones. Aquí se murió un músico importante y decidimos dedicarle el festival a este músico y, tal vez, el año que viene se le dedicará a Guillot. En ningún momento nadie ha desautorizado y nadie ha dicho nada con eso”.

“Lo habíamos avisado en mayo, pero después, con la muerte del guitarrista acompañante Gabino Jardines, que formaba parte del comité organizador del Festival del Bolero, decidimos consagrárselo a él. Nadie ni nada del régimen nuestro ha tenido que ver con eso”, afirmó Vaillant, quien es el presidente de la UNEAC en la provincia santiaguera.

En Facebook, la internauta Islay González manifestó en un comentario: “Mejor!! Creo que ella no hubiera aceptado”. Fue secundada por otro forista, Rubén Fuentes Villalobos, quien considera que la inclusión de Guillot en la festividad santiaguera se debió a una determinación “de un librepensador decisor a nivel menor, que tomó la determinación inconsulta con los superiores”.

Otros, como Digna Mariana Caballero Ferrer, agradeció a los impulsores del festival por dedicarlo a Gabino.

En entrevista con el periódico oficial Sierra Maestra, Vaillant García destacó "el hilo conductor de la UNEAC" y el apoyo de la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos.

Olga Guillot fue proscrita de las emisoras de radio y televisión de la Isla desde su salida del país en 1961 y, al parecer, continúa bajo una férrea censura.

“Eso es que a alguien se le ocurrió esto como la apertura mental que se supone que tienen ahora. Pero se fueron muy lejos y de arriba le dijeron: ‘no va’, porque a la hora de dedicarle un festival a una persona, lo primero que tienes que publicar es su biografía y que tú puedes decir de Olga Guillot, como no fuera que desde que salió de Cuba hasta el día de su muerte, lo que hizo todo el tiempo fue denunciar las arbitrariedades del Gobierno comunista”, agregó D’Rivera, calificado por especialistas como parte de lo más glorioso de la música cubana.

Obra del artista cubano Hamlet Lavastida pasa a la colección del Museo Reina Sofía en España

Hamlet Lavastida. (Captura de foto/Peter Rosemann/Artnet)
Hamlet Lavastida. (Captura de foto/Peter Rosemann/Artnet)

El Museo Reina Sofía incluyó una obra del artista Hamlet Lavastida, quien fue obligado al exilio tras pasar varios meses detenido en la sede de la Seguridad del Estado en Cuba.

Getting your Trinity Audio player ready...

Una de las piezas que integran la obra “Vida profiláctica”, del reconocido artista visual y activista cubano Hamlet Lavastida, ha entrado a formar parte de la colección del Museo de Arte Reina Sofía, en Madrid, España.

Se trata de una obra con "muchísima iconografía que tiene que ver con la represión política e ideológica dentro del campo de las artes visuales, pero también dentro del campo de la cultura cubana”, dijo Lavastida a Martí Noticias. La obra fue realizada entre los años 2014 y 2021.

Lavastida, que resultara galardonado en 2022 con el Premio Libertad de Expresión en las Artes que concede la organización defensora de la libertad de creación Índice de Censura, considera “relevante” el hecho de que su obra entre a formar parte de una institución tan prestigiosa como el Reina Sofía.

“No sólo para mí, si no para toda una generación que está impulsando otras formas de ver la historiografía en Cuba, las maneras en que el régimen político cubano ha enfrentado y ha articulado la represión política”.

El artista Hamlet Lavastida habla para Martí Noticias
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:11 0:00

“Pero no solamente la represión política, sino una represión simbólica en todo caso, una represión iconográfica, una represión de un imaginario muy bien articulado dentro de lo que es la propaganda política e ideológica y, a partir de aquí, hay un diálogo sobre esto, hay una conversación que ha estado pendiente durante muchísimas décadas dentro del panorama de las artes visuales en Cuba”.

Lavastida, obligado a exiliarse tras pasar más de dos meses recluido en las celdas de la Seguridad del Estado cubana, apunta que “Vida profiláctica” no se limita sólo a lo definido como cultura cubana.

“Al referirme a la cultura, también me refiero a la sociedad en general y a la política. Para mí es un orgullo inmenso el ser parte de un museo que constituye la memoria hispanoamericana, también la memoria europea, en la cual, por supuesto, nosotros tenemos mucho que ver".

En esa obra, concluyó, se recoge también las aspiraciones de una generación, de lo que fue la generación que luchó contra el Decreto 349; de lo que fue la generación que estuvo al lado del Movimiento San Isidro en Cuba y la generación que todavía sigue reclamando por la liberación de los presos políticos”.

“Mujeres que pude ser yo”, una exploración al universo femenino de la artista cubana Ana Albertina Delgado

La pintora cubana Ana Albertina Delgado junto a su obra "El techo del mundo" 2023. (Facebook/entrevistada)
La pintora cubana Ana Albertina Delgado junto a su obra "El techo del mundo" 2023. (Facebook/entrevistada)

La nueva exhibición de la destacada pintora de la generación de los 80 del Arte Cubano se estrena este mes en el Museo de Arte Contemporáneo de las Américas (MoCAA)

Getting your Trinity Audio player ready...

La pintora cubana Ana Albertina Delgado presenta el 12 de julio su primera exposición individual, bajo el título “Mujeres que pude ser yo”, una muestra con 14 pinturas de varios formatos, en el Museo de Arte Contemporáneo de las Américas de Kendall, en Miami.

“Estas obras nacen por un vínculo familiar, por así decirlo, donde siempre estaba rodeada de mujeres, algo que de alguna manera estuvo presente en mí como parte de mi cultura”, explicó la artista en declaraciones al programa radial ARTExpress.

Declaraciones de la pintora cubana Ana Albertina Delgado a la revista ARTEXpress
please wait

No media source currently available

0:00 0:09:19 0:00

“Luego, al sumergirme en el mundo de las artes plásticas donde era latente la exclusión de las mujeres, unido a estudios de historia y charlas de antropología, entendí mucho más como la mujer ha sido un factor importante, porque es la que transmite la educación, los valores y quien continúa la línea humana y decidí incorporarlas más en mi obra”, detalló la creadora, quien reside y crea en la ciudad de Fort Myers, Estados Unidos.

En esta muestra, la artista plástica juega con la posibilidad de haber sido otra persona en esta vida, presentando retratos contemporáneos de situaciones particulares y actuales donde se reflejan mujeres.

La muestra incluye además una serie pequeña con la figura masculina donde se aborda el tema migratorio.

"Todos" obra de la artista plástica cubana Ana Albertina Delgado.
"Todos" obra de la artista plástica cubana Ana Albertina Delgado.

“Mi obra no es descriptiva pero sí lleva todos los procesos referidos al papel de la mujer, su legado en la sociedad, su evolución y supervivencia”, acotó Delgado.

Sobre su estancia de dos años en México y el papel que jugó en su trayectoria artística confesó que le ayudó a "apreciar el arte mexicano, ese arte popular, tan diferente a lo que veía en Cuba, con el elemento femenino por añadidura”.

Ana Albertina Delgado es una figura destacada de la Generación de los Ochenta en Cuba, ha participado en numerosas exposiciones colectivas internacionales, fundando en 1986, el Grupo Puré, junto a cuatro colegas introduciendo conceptos innovadores y obras de crítica social.

Su obra forma parte de las colecciones del Smithsonian, en Washington DC, del Frost Art Museum, de Florida, el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara y el Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana, entre otros.

Muere popular actor cubano Carlos Massola, crítico frontal del régimen

Massola en entrevista con Cubanet. El actor hizo múltiples llamados a sus colegas en el mundo de la cultura a tomar partido por las demandas de libertad del pueblo cubano.
Massola en entrevista con Cubanet. El actor hizo múltiples llamados a sus colegas en el mundo de la cultura a tomar partido por las demandas de libertad del pueblo cubano.

El artista de 62 años fue una figura habitual durante varias décadas en el cine y la televisión de Cuba.

Getting your Trinity Audio player ready...

El popular actor cubano Carlos Massola, quien ganó mayor notoriedad en los últimos años al pronunciarse abiertamente desde Cuba contra el régimen comunista, falleció el miércoles en la ciudad de La Habana.

El artista de 62 años fue una figura habitual durante varias décadas en el cine y la televisión cubana, cada una de sus actuaciones, hasta en las que interpretaba a villanos, despertó simpatías entre la audiencia cubana.

En la gran pantalla quedan sus actuaciones en los filmes Pata negra (2001), El Benny (2006) y Juan de los muertos (2011) y en 2019 compartió junto a Juana Bacallao, José Luis Cortés "El Tosco" y Robertico Carcasses, en el video clip "Ponte pa' lo tuyo" del popular músico cubano Cimafunk.

Carlos Massola en un fotograma del video "Ponte pa' lo tuyo" de Cimafunk.
Carlos Massola en un fotograma del video "Ponte pa' lo tuyo" de Cimafunk.

Fuera de la isla ganó el reconocimiento de numerosos exiliados cubanos que agradecieron sus revelaciones acerca de la crisis en que está sumida la isla y por atreverse, aún estando en Cuba, a denunciar al régimen como una "dictadura".

El actor también hizo múltiples llamados a sus colegas en el mundo de la cultura a tomar partido por las demandas de libertad del pueblo cubano.

“De este año no puede pasar esta dictadura. ¡Abajo la dictadura! ¡Abajo el comunismo! Esto no da más, la gente está cansada de tanta miseria. Un abrazo para mi pueblo de Cuba. ¡Libertad!”, dijo esperanzado en uno de sus videos en marzo de este año.

Según anunció a finales de 2023 tenía planes de emigrar hacia los Estados Unidos con el parole humanitario y el patrocinio de un familiar residente en EEUU.

Al momento de publicar esta nota no había sido revelada aún la causa de su fallecimiento.

Vasili Grossman: No hay vida sin destino

En esta fotografía de principios de 1943, soldados alemanes capturados, se abren paso en el frío glacial a través de las ruinas de Stalingrado, Rusia. La batalla de Stalingrado, considerada un punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial. (Foto AP, archivo)
En esta fotografía de principios de 1943, soldados alemanes capturados, se abren paso en el frío glacial a través de las ruinas de Stalingrado, Rusia. La batalla de Stalingrado, considerada un punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial. (Foto AP, archivo)

Su historia épica centrada en la Batalla de Stalingrado "Vida y Destino" retrata el dolor humano y es un conmovedor ajuste de cuentas con las fuerzas oscuras que dominaron el siglo XX.

Getting your Trinity Audio player ready...

La mayor novela rusa del siglo XX la escribió un judeoucraniano, nacido en Berdíchev, su nombre de nacimiento Iósif Solomónovich Grossman (1905-1964), que debió cambiar su nombre por el de Vasili Grossman, para evitar de uno y otro bando señalamientos y venganzas antisemitas. Formado como ingeniero en la cuenca del Donéts, en realidad sirvió brevemente a la ingeniería, y se decantó por el periodismo y la literatura.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue corresponsal de guerra del Ejército Rojo para el diario Estrella Roja. Desde sus páginas narró las batallas de Stalingrado, Moscú, Kurks, y Berlín. Trabajó arduamente y recopiló testimonios en los campos de exterminio nazi, los que juntó tras la liberación de Treblinka, y cuyos documentos fueron utilizados en los juicios de Nüremberg.


No obstante, después de la Segunda Guerra Mundial, la creencia del escritor en el Estado soviético se desmoronó al evidenciar la irreversible dirección antisemita del régimen de Stalin, y comprender mejor el origen de algunas alianzas con Hitler.

Grossman, de buena familia, fue un luchador antinazi y anticomunista. Del mismo modo que lo fue otro gran escritor húngaro, Sándor Márai. Ambos vivieron los dos sistemas, y ambos murieron horrorizados y destrozados por ellos. En la misma cuerda, otra escritora, rumana, todavía viva, Premio Nobel de Literatura 2009, Herta Müller, cuenta también en su obra, el horror de haber sobrevivido al nazismo y al comunismo. Vidas y destinos cruzados.

Portada de la novela de Vasili Grossman
Portada de la novela de Vasili Grossman

Vida y Destino, qué gran título para una obra magna, de enorme sensibilidad, de desgarramiento y verdad, de coraje y heroísmo. Acerca de ella escribió el escritor español Antonio Muñoz Molina en la revista Letras Libres, de México: “Vida y Destino, como Ulises (James Joyce), como Guerra y Paz (Léon Tolstoï), como En busca del tiempo perdido (Marcel Proust), como Al faro (Virginia Woolf), nos devuelve la conciencia del poderío de la novela como forma suprema de narración del mundo. Palabras mayores”. Y sí que lo son, en 1200 páginas Vida y Destino confirma el carácter humanista y realista de su autor, en una especie de clasificación de lo real-humanista frente a cualquier otro tipo de designación, y desprovista de ambigüedades.

En un reciente artículo en el diario El Debate, de España, María Serrano, además de recomendar su lectura, subraya que se ha visto recientemente y en varias ocasiones a otro Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, laureado en el 2010, con el volumen entre sus manos: “Purísima narrativa rusa, magisterio moral, lecciones diáfanas sobre la humanidad y el totalitarismo. Es extraño que Mario Vargas Llosa haya llegado a una de las obras cumbres de la literatura universal tan tarde: de hecho, lo más probable es que la haya leído en más de una ocasión…”

Estoy casi convencida de que Mario Vargas Llosa descubrió esa novela mucho antes, y que ha vuelto a ella, ahora con la invasión rusa a Ucrania; lo sé porque a mí me ocurrió lo mismo, y he vuelto a aprender y a someterme desde la literatura al espanto inextricable de los totalitarismos. La lectura resulta sumamente necesaria, para conocer la esencia del mal, y los enfrentamientos desde el bien.

La batalla de Stalingrado, sin duda la más sangrienta de la historia, fue una verdadera ‘guerra de ratas’ en la que se luchó calle por calle y se murió casa por casa. Durante el cerco, los miembros de la familia Sháposhnikov, dispersos de Alemania a Siberia, buscan una salida a sus vidas, un destino mejor. La acción transcurre entre dormitorios, nidos de francotiradores, laboratorios científicos, gulags, e incluso nos acerca a las mentes de Hitler y Stalin. Vida y Destino es una novela profunda que retrata el dolor humano, y un conmovedor ajuste de cuentas con las fuerzas oscuras que dominaron el siglo XX – de tal modo presenta la editorial Galaxia Gutenberg esta obra maestra, que por su sencillez sólo invita a ser leída y comprendida.

Vasili Grossman es también el autor de Por una causa justa, y Todo Fluye. Vida y Destino se logró publicar gracias a que fue salvada y sacada desde la URSS mediante microfilm y copiada desde la cinta de la máquina de escribir del autor. Grossman murió antes de que esta obra maestra de la literatura universal fuera publicada y considerada un monumento narrativo y moral de y por la humanidad.

Cargar más

XS
SM
MD
LG