Enlaces de accesibilidad

CIDH exige cese de represión contra defensores de derechos humanos en Cuba


Leticia Ramos ha sido víctima de agresiones por parte de las autoridades cubanas

La CIDH advierte que los defensores de derechos humanos en Cuba son maltratados y amenazados de muerte y en múltiples ocasiones sufren restricciones arbitrarias a la libertad de circulación.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó a través de un comunicado su profunda preocupación por el trato a los defensores de los derechos humanos en Cuba.

En el comunicado la CIDH precisa que los defensores de derechos humanos en Cuba son maltratados y amenazados de muerte y en múltiples ocasiones sufren restricciones arbitrarias a la libertad de circulación.

El organismo regional destaca los casos de los activistas Laritza Diversent, Directora del Centro de Información Legal Cubalex, Leticia Ramos, defensora de derechos humanos y miembro de las Damas de Blanco, e Iván Hernández Carrillo, periodista y Secretario General de la Confederación de Trabajadores Independientes de Cuba.

Diversent fue detenida el 12 de agosto por aproximadamente dos horas a su regreso de Ginebra, donde presentó un informe sobre libertad de expresión ante el Relator Especial de las Naciones Unidas. Durante su detención, todos los materiales que llevaba fueron confiscados por las autoridades.

Diversent es beneficiaria de la Medida Cautelar 96/15 de la CIDH. Es de suma preocupación para la CIDH que este incidente se suma a otros similares ocurridos anteriormente.

La información recibida indica que Diversent fue detenida sin explicación antes de embarcar un vuelo con destino a Estados Unidos para participar en una audiencia ante la CIDH, entre otras actividades. A su regreso a Cuba, algunos de los materiales que traía consigo fueron decomisados por los funcionarios de aduanas.

Leticia Ramos, defensora de derechos humanos y miembro de las Damas de Blanco e Iván Hernández Carrillo sufrieron prohibiciones del gobierno cubano para viajar al Puerto Rico en agosto donde tenía previsto participar en el Segundo Encuentro Nacional Cubano del 12-14 de agosto de 2016.

Ramos y Carrillo son beneficiarios de medidas cautelares otorgadas por la CIDH, números 264-13 y 245-13, respectivamente.

El informe precisa que Ramos fue detenida por más de tres horas, el 9 de agosto de 2016, en un vehículo completamente cerrado, después de ser víctima de un accidente en el que se alega que otro vehículo de policía chocó con su motocicleta, causándole lesiones. Más tarde, la habrían llevado de vuelta a su casa, donde fue amenazada con un proceso penal si intentaba salir de la misma, y permaneció bajo vigilancia del Estado hasta al menos el 12 de agosto de 2016.

Hernández Carrillo sigue bajo licencia extrapenal (libertad condicional), como resultado de la “Primavera Negra” de marzo de 2003, cuando Cuba reprimió a 75 disidentes políticos y los encarceló. El 31 de julio de 2016, a su regreso a la Habana, Cuba de un viaje autorizado al extranjero, Iván Hernández fue violentamente golpeado, arrestado y detenido en el aeropuerto hasta el siguiente día.

Represión contra Damas de Blanco Domingo 10 de julio Lawton La Habana
Represión contra Damas de Blanco Domingo 10 de julio Lawton La Habana

En su reciente informe, Criminalización de la labor de las defensoras y los defensores de derechos humanos (2015), la CIDH ha establecido que el Estado puede ser considerado internacionalmente responsable – por acción u omisión – por no proteger los derechos humanos de las personas defensoras en situaciones en las que los agentes del Estado o personas privadas utilizan indebidamente el derecho penal para obstaculizar sus actividades legítimas en defensa de los derechos humanos.

En consecuencia, la CIDH ha recomendado que los Estados aseguren que las autoridades y los particulares no utilicen el poder punitivo del Estado con el fin de hostigar a las personas defensoras de derechos humanos, y que el uso y la aplicación de medidas cautelares distintas a la detención preventiva estén regulados de manera adecuada, y que no estén empleadas para obstaculizar la labor de personas defensoras.

El comunicado de la CIDH precisa que Cuba debe respetar y defender la participación de defensores de derechos en los procedimientos ante órganos de derechos humanos, y advierte al Estado de que cualquier acto destinado a contrarrestar este compromiso contradice directamente el derecho internacional de derechos humanos.

La CIDH insta al Estado cubano a que cese de inmediato los ataques contra las personas defensoras de los derechos humanos - en particular, Laritza Diversent, Leticia Ramos, e Iván Hernández Carrillo, y cualquier otro/a miembro de las organizaciones a las que pertenecen - y para garantizar que puedan llevar a cabo su trabajo en materia de derechos humanos y cooperar libremente y con seguridad con los mecanismos de derechos humanos sin temor a intimidación o represalias, y sin restricciones indebidas sobre su derecho a la libertad de circulación.

Las personas defensoras de derechos humanos son un pilar esencial para el fortalecimiento y consolidación de las democracias y el estado de derecho, ya que el propósito que motiva su trabajo concierne a la sociedad en general y busca beneficiar a la sociedad, precisa el comunicado de la CIDH.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG